El Gobierno destina 21,7 millones a paliar los daños de las inundaciones

La delegada del Gobierno en Baleares, Rosario Sánchez, y el secretario general, Ramon Morey (Foto: Caib)
La delegada del Gobierno en Baleares, Rosario Sánchez, y el secretario general, Ramon Morey (Foto: Caib)

El Real Decreto Ley de medidas urgentes para paliar los daños causados por temporales y otras situaciones catastróficas en España, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, prevé destinar 21,7 millones de euros a proyectos para reparar o restituir infraestructuras afectadas por las inundaciones del pasado octubre en Mallorca. Además de estas ayudas, el Consejo de Ministros ha aprobado una batería de beneficios fiscales y medidas laborales y de Seguridad Social para ayudar a empresas y particulares damnificados, cuyo coste está por cuantificar, puesto que dependerá del número de beneficiarios, según ha informado la delegada del Gobierno en Baleares, Rosario Sánchez.

Adicionalmente, el acuerdo del Consejo de Ministros otorga un nuevo plazo de dos meses para las solicitudes de ayudas para daños personales, en vivienda y empresas e industrias tras la finalización del plazo del anterior Real Decreto.

Ocho municipios afectados

Estas medidas extraordinarias incluyen tanto los daños de las inundaciones del 9 de octubre en Llevant como las del norte de la Isla del día 19 del mismo mes y son complementarias a las otorgadas por el Govern balear.

Cabe recordar que los municipios de Sant Llorenç des Cardassar, Artá, Capdepera, Son Servera, Manacor, Pollença, Alcúdia y Sa Pobla fueron declarados zonas gravemente afectadas por una emergencia de protección civil.

La delegada también ha valorado la «gran coordinación» entre las instituciones implicadas

Durante la exposición ante los medios, Rosario Sánchez -que comparecido junto al secretario general, Ramon Morey-, ha subrayado que el presidente del Gobierno «se comprometió a poner al alcance de los afectados todas las ayudas disponibles» y ha valorado este «cumplimiento».

Ayudas para infraestructuras

El acuerdo aprobado este viernes incluye 21,7 millones de euros a proyectos para reparar o restituir infraestructuras, equipamientos o instalaciones públicas, de titularidad de estos municipios o del Consell de Mallorca, y el dominio público marítimo-terrestre.

Se subvenciona hasta el 50 por ciento del coste de los proyectos presentados en su momento por las administraciones afectadas, con una valoración total de 40,3 millones de euros. Algo más de la mitad (11,27 millones) corresponde al Consell de Mallorca, debido a que es la institución competente en materia de carreteras; y el siguiente municipio que recibirá más importe es Sant Llorenç (6,8 millones).

Asimismo, se destinan 1,6 millones para intervenciones en el dominio público marítimo-terrestre afectado por temporales, unas obras que fueron declaradas de emergencia. También se debe sumar la subvención del 100 por cien del coste, aún por determinar, de las actuaciones de emergencia que realizaron las corporaciones locales en el momento de la catástrofe.

Beneficios fiscales

Por otra parte, el Real Decreto establece exenciones y beneficios fiscales para los damnificados por el temporal. Esto incluye, entre otros aspectos, exenciones a las cuotas del Impuesto sobre Bienes Inmuebles para viviendas, establecimientos y explotaciones agrarias o forestales dañadas; y reducciones en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) proporcional al tiempo transcurrido desde el día en que se produjera el cese de la actividad hasta su reinicio en condiciones de normalidad.

Además, quienes tramiten bajas de vehículos como consecuencia de los daños sufridos por los temporales o necesiten solicitar duplicados de permisos de circulación destruidos o extraviados estarán exentos de pagar las tasas de Tráfico.

El Estado compensará, a través de una partida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), la disminución de ingresos que estos beneficios conlleven para las administraciones.

Medidas laborales

En cuanto a las medidas laborales, en caso de suspensión de contratos el empresario quedará exonerado de las cuotas de la Seguridad Social mientras dure el periodo de suspensión. Ese tiempo se mantendrá como efectivamente cotizado por el trabajador. Además, si la empresa se ve abocada a cerrar y despedir a los trabajadores como consecuencia del temporal, las indemnizaciones correrían a cargo del Fondo de Garantía Salarial.

Igualmente, las empresas y los autónomos podrán solicitar una moratoria de hasta un año en el pago de las cotizaciones de tres meses desde que se vieron afectados por las inundaciones. Quienes ya hayan pagado estas cantidades podrán solicitar la devolución.

Finalmente, los trabajadores afectados por suspensiones o reducciones de contrato podrán percibir una prestación por desempleo sin que ésta compute a efectos de consumir los períodos máximos de percepción. También podrán acceder a la prestación trabajadores que carezcan de los periodos de cotización necesarios para tener derecho a ellas.

El Consorcio de Compensación de Seguros ya ha pagado 9.5 millones

Por último, el secretario general de la Delegación de Hacienda, Ramon Morey, ha anunciado que el Consorcio de Compensación de Seguros -adscrito al Ministerio de Economía y Empresa-, ya ha abonado 9,5 millones de euros para paliar daños no cubiertos por los seguros privados, de los 14,9 millones declarados.

Hasta este viernes se han presentado 1.900 expedientes de solicitud de ayudas, de las que se han gestionado ya el 79,5 por ciento (1.509 expedientes).

La mayor parte del importe pagado corresponde a daños en viviendas y comunidades de propietarios (5,3 millones) y vehículos (3 millones). Por municipios, el que más ha recibido ha sido Sant Llorenç (6,5 millones de euros).

13 víctimas mortales 

La riada del 9 de octubre de 2018 en Llevant dejaron un balance de 13 víctimas mortales, entre ellas un menor, y los daños materiales se cifran en unos 91 millones de euros.

Según el informe del director técnico operativo, Joan Pol, la tormenta comenzó aproximadamente a las 15:00 horas del 9 de octubre, pero fue entre las 19:00 y las 20:00 horas cuando se superó el límite de escorrentía, la cantidad máxima de lluvia que el terreno es capaz de filtrar.

A las 19:00 horas, el caudal del torrente pasó de 70 m3 por segundo a 513 m3 en apenas 15 minutos y el agua alcanzó una velocidad de más de 50 km/h. El episodio torrencial terminó hacia las 00:00 horas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.