El mal tiempo frustra La Fiesta de la Luz en la Seu

Unas 800 personas han madrugado este sábado para acudir a La Seu para asistir a la Fiesta de la Luz. Pasadas las 08:30 horas, y después de un chaparrón que ha caído sobre Ciutat a primera hora de la mañana, un tímido rayo de solo ha provocado un efecto lumínico consistente en la proyección cromática del rosetón que preside el altar mayor sobre la fachada principal. 

No obstante, unas inoportunas nubes han aparecido justo cuando la conocida como ‘la figura del 8’ estaba en su culmen. La desilusión inicial ha dado paso a los aplausos de los asistentes.

Unas inoportunas nubes han deslucido el momento más esperado
Unas inoportunas nubes han deslucido el momento más esperado

¿En qué consiste este fenómeno?

Durante cada 2 de febrero, si el tiempo lo permite, la luz del sol naciente atraviesa el rosetón mayor y se proyecta en la pared opuesta, justo debajo del rosetón de la fachada principal, pudiéndose contemplar un 8 formado por dos rosetones, uno de vidrio y otro de luz.

Este fenómeno es posible dado que la orientación de la Catedral, 120 grado sureste aproximadamente, coincide con la salida del sol durante el solsticio de invierno.

La construcción del templo definió su planta basilical incorporando los ámbitos de la mezquita preexistente, así como los espacios del entorno urbanístico. Las dimensiones de la nave central vienen determinadas por la ocupación del espacio anterior de la mezquita.

Se trata de un fenómeno lumínico único que solo ocurre dos veces al año, cuando la luz del sol penetra por el rosetón del altar mayor y se proyecta justo debajo del rosetón opuesto.

Tres fases en la construcción de la Seu

La construcción de la fachada principal se hizo en tres fases cronológicas (siglos XVI-XVII y XIX) y presenta dos frontis diferentes, interior y exterior. Este es un factor decisivo en la ubicación actual de su rosetón visto desde el muro interior.

Un rosetón de 40 metros de altura y 11,33 de diámetro interior

En el centro del rosetón de la fachada principal figura la “M” de María Virgen, la titular de la Catedral mallorquina. El rosetón mayor, formando 24 triángulos equiláteros, alcanza los 40 metros de altura, con sus 11,33 de diámetro interior y 100,82 metros cuadrados de superficie.

Tradición mariana

Con la denominación de la ‘Fiesta de la Luz’, la Seu de Mallorca pretende revitalizar la denominación histórica procedente del siglo VI en Occidente, de tradición devocional mariana y asociada a la celebración de Candelaria el día 2 de febrero, fecha coincidente
con la repetición del mismo efecto lumínico.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.