5.000 afectados por cáncer necesitaron tratamiento psicológico especializado

El Consell de Mallorca ha colgado una pancarta en sus balcones con motivo del Día Internacional contra el Cáncer (Foto: CIM)
El Consell ha colgado una pancarta en sus balcones con motivo del Día Internacional contra el Cáncer (Foto: CIM)

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, que se celebra todos los años el 4 de febrero, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha presentado el estudio del Observatorio del Cáncer de la AECC “Informe sobre la atención psicológica a pacientes de cáncer y familiares en España” en un encuentro informativo previo al VIII Foro Contra el Cáncer. El informe expone las características del impacto psicológico del cáncer en las personas afectadas por la enfermedad, pacientes y familiares, las diferencias entre apoyo emocional y atención psicológica especializada, el perfil de pacientes y familiares que solicitan este tipo de atención en la AECC, la eficacia de esta y la situación de la atención psicológica especializada en el Sistema Nacional de Salud (SNS) dentro del ámbito hospitalario.

La primera gran conclusión mostrada en el informe es que, en España, el 94% de las comunidades autónomas o no ofrece tratamiento psicológico especializado a pacientes y familiares o es insuficiente.

Baleares no tiene plan autonómico

Como dato, pese a este reconocimiento, cuatro comunidades autónomas (Islas Canarias, Cantabria, Islas Baleares y Murcia) no poseen planes en cáncer y, de aquellas que lo poseen, casi la mitad (el 46 %) no están vigentes.

En 2018, en Baleares casi 5.000 personas necesitaron tratamiento psicológico

4.986 personas afectadas por cáncer en Baleares necesitaron tratamiento psicológico especializado en 2018.

Del total de personas afectadas por cáncer, la AECC Baleares ha atendido al 9,2%.

La atención psicológica en hospitales muy deficiente

En cuanto a los hospitales públicos la proporción es que el 48% de ellos tampoco ofrece atención psicológica y el 52% restante, es insuficiente. Sin embargo, todos los planes autonómicos o estrategias dedicadas a cáncer (al igual que la Estrategia Nacional en Cáncer del SNS) hacen referencia a la necesidad de brindar apoyo psicológico a pacientes de cáncer y sus familiares.

Se estima que, en el 30% de los casos, las personas afectadas desarrollarán algún tipo de trastorno psicopatológico que necesitaría tratamiento especializado. Se calcula que actualmente en España hay cerca de 236.000 personas afectadas por la enfermedad que necesitarían este tipo de tratamiento especializado.

Estas carencias hay que solventarlas

Ante esta situación, la AECC cree necesario que las personas afectadas por el cáncer tengan cubiertas sus necesidades de atención psicológica y que el Sistema garantice, como mínimo, la evaluación de los niveles de distrés, tanto de pacientes como de familiares, desde el primer momento del diagnóstico y el acceso a tratamiento psicológico especializado cuando lo necesiten.

El impacto psicológico del cáncer: es una de las enfermedades más temidas

Pese a los avances científicos, el cáncer sigue siendo una de las enfermedades más temidas ya que se asocia a sufrimiento y dolor de tal manera que su diagnóstico provoca un impacto psicológico en pacientes y familiares que es diferencial del impacto que provoca otras patologías.

Por ejemplo, cuando un diagnóstico de cáncer aparece en un núcleo familiar surgen reacciones emocionales habituales tras el diagnóstico, y especialmente durante la fase de tratamiento, como rabia, ira, ansiedad, tristeza… además, en el 30% de los casos, las personas afectadas desarrollarán algún tipo de trastorno psicopatológico que necesitaría tratamiento especializado.

La enfermedad con nombres y apellidos: Paz y Javier

Paz Ortega y Javier Santuy son un matrimonio con 2 hijos que conviven con el cáncer desde 2016. Aquel año, a Paz le diagnosticaron un cáncer de pulmón y a partir de ese momento, toda la familia se vio impactada ante el diagnóstico de la enfermedad.

De la sorpresa inicial, Paz no es fumadora, al shock de la confirmación del diagnóstico pasando por la incertidumbre del tratamiento, toda la familia se vio envuelta en una montaña rusa de emociones y necesidades psicológicas hasta que uno de sus hijos sugirió buscar ayuda psicológica.

Tuvieron que pedir ayuda a la AECC porque en el hospital no la encontraron

Paz recuerda que buscó este recurso en el hospital sin hallarlo y terminó acudiendo a la AECC para que ella, y toda la familia, recibieran tratamiento psicológico especializado porque ella misma confiesa que “el cáncer estaba inundando toda mi vida de una manera obsesiva, con una espada de Damocles apuntándome constantemente y viviendo con unos niveles de estrés provocado por el miedo que no podía manejar”.

Javier, su marido, también recibió tratamiento psicológico porque la carga emocional que provoca el ser el cuidador principal, el que acude con su mujer al hospital casi todos los meses y quien realiza el primer soporte emocional día a día, podría llegar a provocar un colapso que repercutiría directamente en la fortaleza de la propia paciente. Javier reconoce que “la atención psicológica nos sirvió de guía para poder afrontar con solvencia situaciones que nos han permitido sobrellevar la enfermedad de mi mujer”.

Atención psicológica especializada en la AECC

La AECC lleva 30 años ofreciendo tratamiento psicológico especializado a pacientes y familiares. Con más de 250 profesionales de la psicología, la asociación ha sido capaz de atender al 13% de las personas lo que significa más de 30.000 personas cada año.

Los datos más relevantes de su actividad e incluidos en este informe demuestran que el 40% de las personas que han recibido este tipo de tratamiento están en fase de tratamiento activo; el 27% en fase de enfermedad avanzada y un 12% son supervivientes. En cuanto a las diferencias entre pacientes y familiares son los primeros, en un 62%, los que han solicitado atención psicológica de la AECC mientras que el 38% restante son familiares. Las mujeres, con un 74% solicitan más ayuda que los hombres que solo la han solicitado un 26%.

Además, el nivel de distrés o malestar emocional percibido es superior en el colectivo de familiares que en el de pacientes. El nivel medio de sufrimiento expresado por pacientes es de 6,9 frente al 7,5 manifestado por los familiares, dato que presenta significación estadística. Por último, después del tratamiento recibido se observó una disminución significativa del nivel de distrés o malestar emocional, así como un efecto beneficioso sobre los niveles de sintomatología ansiosa y depresiva.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.