“Fotografían, presionan y telefonean” a trabajadores del bloqueo en Lloseta

Los trabajadores de Cemex en la fábrica mallorquina de Lloseta han asegurado estar recibiendo “presiones” y “llamadas telefónicas” desde la dirección de la compañía con el objetivo de que cese el bloqueo de los accesos la fábrica para camiones y personal externo ejecutado por los trabajadores desde el jueves en protesta por la actitud de la empresa.

Fuentes de los trabajadores han afirmado que la empresa está intentando “levantar los bloqueos” y han asegurado que estos seguirán “hasta la finalización de la negociación”.

Seguridad pide documentación y sacan fotos a los que participan en los bloqueos

Las mismas fuentes ha detallado que los agentes de seguridad de la fábrica piden la documentación de los trabajadores antes de dejarles acceder a los centros de trabajo y fotografían a la gente que participa en estos bloqueos.

En este sentido también han asegurado que la dirección de la empresa está llamando a los trabajadores diciendo que aquellos que participan en los bloqueos están “haciendo cambiar la logística de Lloseta y de Almería porque ahora tienen que servir a sus clientes de otras comunidades autónomas sin contar con las instalaciones de Mallorca”.

Los trabajadores denuncian presiones y llamadas de teléfono por parte de la empresa
Los trabajadores denuncian presiones y llamadas de teléfono por parte de la empresa

Y dentro de una semana huelga general

Los trabajadores lejos de amilanarse, siguen adelante con las movilizaciones, por lo que dentro de una semana los sindicatos han convocado una huelga general en todos los centros de trabajo de Cemex en España para el día 11 de febrero. También habrá una manifestación el mismo día ante la Embajada de México en Madrid.

Poco después terminará el plazo de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que implicará el despido de 85 de los 86 trabajadores que tiene la fábrica en Mallorca, ya que al director se le ha asignado otro destino.

En los días que quedan hasta esa fecha, podría solicitarse una prórroga en la negociación “si hubiera un acercamiento”, pero de no ser así los trabajadores acudirán a la autoridad laboral a denunciar un ERE que consideran que “no se sujeta por ningún lado”.

Los sindicatos insisten en que el ERE no tiene ningún sentido

Los técnicos de los sindicatos cuestionan la validez de los motivos alegados por la empresa, causas económicas, organizativas y productivas, y consideran que el ERE “no tiene adonde ir”.

En este sentido, creen que se trata de una “reducción de personal pura y dura” para “maximizar beneficios”, afirman fuentes sindicales.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.