Desmantelada una vivienda de Pere Garau utilizada como prostíbulo

La Policía Nacional ha detenido en Palma a una mujer de 41 años por presuntamente apuñalar a su pareja (Foto: Archivo)
La Policía Nacional ha detenido en Palma a una mujer de 41 años por presuntamente apuñalar a su pareja (Foto: Archivo)

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 65 años de edad como presunto autor de un delito contra el derecho de los trabajadores, relativos a la prostitución y blanqueo de capitales, al regentar una vivienda que la utilizaba como prostíbulo en la barriada de Pere Garau. Las mujeres se encontraban hacinadas en una habitación con indicaciones imperativas de lo que podían o no hacer, quedándose un tanto por ciento del dinero que pagaba el cliente por el servicio.

Las investigaciones empezaron el pasado mes de julio, cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de las condiciones infrahumanas con las que trabajaban una serie de mujeres que se dedicaban a la prostitución.

Mujeres de Colombia y Brasil

Agentes de la Policía realizaron una serie de gestiones y averiguaron que diferentes mujeres de nacionalidades diversas, como Colombia y Brasil, se encontraban en pésimas condiciones laborales, trabajando hasta 18 horas y que tuvieran sólo 6 horas de descanso, repartido a lo largo del día.

También averiguaron que durmían todas ellas juntas hacinadas en un antiguo patio, habilitado como habitación, al que le habían puesto un techo prefabricado y que contaba con literas.

Cómo habían llegado a Mallorca

«Las mujeres no estaban dadas de alta en la seguridad social, algunas de ellas incluso se encontraban en situación irregular, otras habían venido a Palma, como turistas, por una estancia de tres meses», informa la Policía.

«Varias de ellas se encontraban en una situación de necesidad, viéndose obligadas a ejercer la prostitución para subsistir o mantener a sus familias», añaden las mismas fuentes.

El detenido se quedaba entre un 40 y un 50% del servicio

El coste de los servicios oscilaba entre los 50 euros por media hora, a los 100 euros por la hora. El importe entregado por el cliente se desglosaba en tantos por ciento, ya que el detenido, el hombre de 65 años que regentaba el prostíbulo, se quedaba entre el 40 y el 50%.

A ello se sumaba el importe abonado por las consumiciones de bebidas, que íntegramente se lo quedaba el hombre.

Carteles con órdenes sobre prohibiciones y advertencias

En la vivienda había numerosos carteles con órdenes imperativas sobre prohibiciones o advertencias, indicándoles a las mujeres lo que podían o no podían hacer, tales como “las chicas de 24 horas tienen un solo día libre a la semana y 3 horas libres al día, la que no cumpla esta norma cobrará el 50% sin previo aviso”.

Los agentes han realizado dos entradas y registros y han intervenido 3.135 euros en efectivo, diversa documentación, así como varias agendas donde se recogían nombres de las mujeres y otras anotaciones, como cantidades de dinero que se anotaban día por día.

El detenido tiene antecedentes 

El pasado lunes, los agentes al tener conocimiento de todo ello, procedieron a la detención del presunto autor por los delitos contra los derechos de los trabajadores, prostitución y blanqueo de capitales. Cuenta con antecedentes y ha sido puesto a disposición judicial.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.