De las portadas de Vogue a dormir en los cajeros de Barcelona

Después de que su caso haya salido a la luz pública, Daniel Mirabal, un amigo del sector de la moda de Nastasia Urbano, la top model de los 80 que por trabajar tan solo 20 días cobraba un millón de euros al año y que hasta hace poco ha tenido que dormir en los cajeros de Barcelona, la ciudad en la que empezó su carrera, ha iniciado una campaña a través del portal GoFoundMe para conseguir un poco de dinero para que esta mujer de 57 años pueda volver a dormir bajo un techo en condiciones. Tiene tres hijos, está divorciada y desde que volvió a la ciudad condal, tras vivir en Nueva York, su bajada a los infiernos había llegado a un punto de no retorno, del que no le ha importado hablar públicamente, con tal de volver a encauzar su vida.

“Ya me han desahuciado tres veces, he trabajado limpiando casas, cuidando niños…”, comenta. Ahora espera que gracias a la campaña de GoFundMe la estabilidad vuelva a su vida. Y tras esta campaña de ayuda está su amigo, el madrileño Daniel Miralba que desde hace dos años intenta que la exmodelo salga de este oscuro agujero en el que se ha visto abocada. Afortunadamente en estos momentos y después de todo lo publicado, tiene otro amigo que se llama Toni, que le ha dejado una habitación en su piso.

Una declaración de principios de su amigo Daniel Mirabal, un experto en el sector de la moda desde hace 30 años

Me llamo Daniel Mirabal, he creado esta campaña para ayudar a Nastasia, una íntima amiga que adoro y que está pasando por un momento personal y económico muy delicado. Ella es conocedora de esta campaña y además estoy en contacto directo con ella. La campaña está lanzada con mi nombre porque quería ser yo quien tomara la iniciativa de ayudarle, pero quiero que sepan que el número de cuenta que figura en la campaña es el suyo personal y todos los fondos le llegarán directamente a ella.

La campaña de su amigo

Dice Daniel Miralba que Nastasia “necesita alquilar un pequeño apartamento, cubrir tres meses de fianza, comprar lo básico para sentirse una persona normal y desea empezar de nuevo: “Me gustaría vivir dignamente, estoy agotada de ir sobreviviendo. Desde lo mas profundo de mi corazón muchas gracias a todos los que me estáis ayudando”, corrobora la exmodelo.

“Ella también ayudaría a otro compañero”

“Si quizás perteneces al mundo de la moda, o si te ha emocionado alguna vez algunas de sus campañas publicitarias, si alguna vez te diste cuenta que los sueños más hermosos a veces se convierten  en pesadilla, si alguna vez te sentiste desamparado aun rodeado de mucha gente, por favor ayuda a Nastasia! Por muy poco que sea, para ella hoy en día es mucho. Todos los amigos y compañeros que la conocemos sabemos que ella lo haría lo mismo en circunstancias contrarias”.

Segundas oportunidades

“Nastasia sigue siendo la misma mujer dulce, simpática, generosa y noble que cuando tenía 20 años. Sólo que ahora se le ha roto el vuelo. Podríamos demostrar al mundo que no siempre se debe sacrificar a un ave del paraíso cuando tienes las alas rotas. Podemos curárselas y ayudarla a levantar de nuevo el vuelo. ¿Crees en las segundas oportunidades?, subraya en su petición el amigo de Nastasia, que en realidad se llama Consuelo Urbano.

Los años de gloria

“Hacía todas las revistas, le encantaba a todo el mundo” y “me daban un millón de dólares al año por 20 días de trabajo, durante tres o cuatro años”, recuerda Nastasia.
Firmó para una conocida agencia que trabajaba para revistas influyentes del todo el mundo, y fue imagen de marcas muy importantes. Además, se rodeaba de gente muy famosos entre los que se contaban Jack Nicholson o Harrison Ford, Richard Gere, incluso estuvo en la boda de Madonna con Sean Penn.
Nastasia, la segunda por la izquierda, cuando trabajaba para la agencia Ford
Nastasia, la segunda por la izquierda, cuando trabajaba para la agencia Ford

Pero dice que todo cambió cuando conoció a su marido

Pero todo cambió cuando conoció al que acabaría siendo su marido: “Lo único bueno de esa relación han sido mis hijos, pero lo demás fue horrible. Todo lo pagaba con mi dinero. Al segundo día de conocerlo quiso que le comprara un BMW, y yo, como una tonta, le hice el cheque. Estaba enamorada”.

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.