Santanyí instala radares pedagógicos cerca de la Escuela Municipal de Música

El funcionamiento de estos nuevos aparatos consiste en informar a los conductores de la velocidad a la que circulan (Foto: Ayto Santanyí)
El funcionamiento de estos nuevos aparatos consiste en informar a los conductores de la velocidad a la que circulan (Foto: Ayto Santanyí)

El Ayuntamiento de Santanyí ha adquirido dos radares de los llamados pedagógicos y los ha instalado en la calle de Palma. El objetivo es incrementar la seguridad vial alrededor de la Escuela Municipal de Música, una de las zonas que soporta más tráfico rodado del núcleo. El funcionamiento de estos nuevos aparatos consiste en informar a los conductores de la velocidad a la que circulan, y en caso de sobrepasar los límites legales establecidos, se realizan las pertinentes advertencias.

De esta manera se comunicará a los conductores a cuántos kilómetros por hora circulan, y dependiendo de la velocidad de sus vehículos se les iluminará con los dígitos de color verde y con un emoticono o Emoji de aprobación si están dentro de los límites legales. Pero en caso de sobrepasar la velocidad permitida, los dígitos se iluminarán en rojo, alertando de que circulan a una velocidad excesiva, y el Emoji será de desaprobación.

Un sistema amable que no tomará imágenes de los vehículos infractores

Estos dispositivos en ningún caso tomarán imágenes de los vehículos que no cumplen los límites de velocidad ni tienen capacidad para imponer sanciones. Se trata de un sistema amable que permite aumentar la seguridad de las personas usuarias de la vía pública, sin la necesidad de aplicar medidas sancionadoras.

Los radares pedagógicos, además de informar a los conductores de la velocidad a la que circulan, también recopilan información para que la Policía Local pueda analizar los vehículos que pasan por estas zonas y las velocidades a las que pueden llegar.

De esta manera, con posterioridad se podrán tomar medidas para reducir la velocidad en necesitar con elementos fijos o móviles, o bien realizar en días determinados controles reales de velocidad.

La regidora de la Policía Local del Ayuntamiento, Maria Pons, se ha mostrado muy satisfecha de haber dado un paso más para mejorar la seguridad 

«La zona de la Escuela Municipal de Música es de las más transitadas, y en algunos momentos del día hay muchos de niños que entran y salen. Estos radares deben ayudarnos a tomar conciencia de la importancia de ir a la velocidad adecuada, y entre todos tener un pueblo más seguro. Hay remarcar que en ningún caso estos radares pueden sancionar o fotografiar los vehículos, pero nos recordarán si lo estamos haciendo bien», ha explicado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.