Rudy y Llull se quedan sin Copa en la prórroga

El FC Barcelona Lassa se ha proclamado este domingo campeón de la Copa del Rey tras vencer al Real Madrid (93-94) de los baleares Rudy Fernández y Sergio Llull en la final celebrada en el WiZink Center de la capital, donde el cuadro culé ha repetido la victoria del año pasado sobre los blancos para volver a alzar un título que ha necesitado de prórroga.

El cuadro Svetislav Pesic parecía en la lona tras el descanso, donde el tercer cuarto despegó al anfitrión. Sin embargo, el Barça devolvió el golpe en el último parcial y, aunque Llull forzó la prórroga, de nuevo el Barça llevó el control en el tiempo extra para llevarse una final de drama y suspense hasta la última décima.

Los blaugranas festejando el título (Foto: Twitter)
Los blaugranas festejando el título (Foto: Twitter)

Tregua en el primer cuarto

Pareció que ambos daban por hecho un partido largo cuando en el primer cuarto firmaron tregua. ‘Facu’ y Pangos dieron un buen aperitivo al Palacio, en un tú a tú que el canadiense con pasaporte esloveno llevó por delante para el Barça. El argentino no supo hacer entrar en calor al resto del equipo (7-14), pero la final siguió en tierra de nadie hasta el segundo cuarto. Ahí se abrió la veda.

LLull entra en juego

Rudy y Hanga sumaron otro pique al partido, banderas de las defensas al límite, y el Madrid comenzó a marcar la diferencia en el interior. El húngaro culé se atrevió también con Tavares y el gigante blanco se picó haciendo suyos los aros. La esquinita de Randolph no funcionó (16-23), pero Llull entró a la final con dos triples para dar al Madrid su primera ventaja (27-25). Tavares llevó a las dudas al ataque culé, exigido por no chocar con la muralla.

Medio título blanco

Por si fuera poco, Ayón y Reyes sumaron más madera. En el Barça, Pangos volvía a mejorar a Heurtel para llegar igualados al descanso (35-35). La reanudación fue a los de Pesic a quienes pilló fríos. Las piernas y manos calientes de ‘Facu’, cinco puntos seguidos de Causeur y dos triples de un Randolph dispuesto a llegar a tiempo de aportar en la Copa pusieron al Madrid con medio pie en el podio (52-41).

El Barça resucita y remonta

El Barça parecía encomendado a Pangos, nadie más miraba al aro, sufriendo el vendaval de un equipo mucho más hecho que el que quiso nacer hace un año con Pesic en Las Palmas. El Madrid se acordó entonces de aquella final y no tuvo piedad. Los de Laso mordieron en defensa y en ataque, mientras el eterno rival atendía helado a un parcial de 25-11 que parecía romper la final (60-46).

Algo sin duda sembró Pesic en la capital canaria, que el Barça reaccionó como en sus mejores tiempos, metiendo triples uno tras otro hasta un tremendo parcial de 1-17. En especial Heurtel irrumpió para dar al Barça otro faro al que aferrarse. Laso metió a Campazzo para cortar esa luz y el partido volvió a sus inicios, con el argentino batallando con Pangos. El cuadro culé mandaba, pero el Madrid seguía peleando, sin que entraran los triples.

Desde la línea de personal el ‘Facu’ falló, pero también lo hizo Claver. La pizarra de Laso señaló a Llull y el ’23’, en busca de su mejor versión, no falló. El Barça, en otra muestra de la madurez que parece haber alcanzado, no se descompuso, mantuvo el intercambio y de nuevo se escapó. Randolph sujetó al Madrid y frenó a Singleton, en otro duelo particular que dejó la noche, con el codo en su cara. Pesic en el centro de la pista no cambió la decisión de los árbitros pero el VAR ratificó después la canasta triunfal de Tomic.

Heurtel, segundo MVP consecutivo

Los catalanes tuvieron la final en su mano después de un festival de triples y un paso al frente de Thomas Heurtel (22 puntos), elegido MVP como lo fuera en Canarias. El francés tuvo un final apoteósico, pero Pesic tiró mucho de Pangos, clave toda la semana.

Enfrente, ‘Facu’ Campazzo se propuso frenar a los dos y Llull fue el elegido para el tiro que forzó la prórroga.

El tiempo extra tampoco fue apto para cardíacos

El Barça volvió a coger la sartén por el mango (87-92), pero otra vez se rebeló el Madrid. Un triple de Randolph dio paso a otra jugada muestra del gusto por la historia de repetirse. El esloveno trabó con el codo a Singleton en su carrera y los árbitros no pitaron, como no lo hicieron el año pasado en el palo de Claver a Taylor.

Un título decidido por el VAR

Carroll firmó entonces un dos más uno que, a falta de cuatro segundos, ponía al Madrid uno arriba. Ante Tomic, el más odiado por casi todo el Palacio, en el día de su cumpleaños, firmó la canasta ganadora que necesitó del VAR.

El tapón de Randolph fue considerado ilegal en la revisión y con un segundo Llull dio en el aro desde su campo a la desesperada. Una secuencia dramática que repitió el título en azulgrana de 2011 en la capital. El Barça se quedó la quinta Copa de la última década, como las que lleva el Madrid. 10 años de Clásicos que la era Laso coloreó de blanco y que la de Pesic ahora devuelve prestigio a la Ciudad Condal.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.