O pagar el alquiler o comer: El grave problema de trabajadores y jubilados

Cada uno pertenece a una persona o familia que hacen cola una vez al mes para recoger productos de alimentación (Foto: María Jesús Almendáriz)
Cada uno pertenece a una persona o familia que hacen cola una vez al mes para recoger productos de alimentación (Foto: María Jesús Almendáriz)

El Banco de Alimentos de Mallorca ha cambiado en los últimos años el perfil de sus beneficiarios, ya que antes mayoritariamente eran personas sin hogar y migrantes recién llegados que todavía no habían encontrado empleo, y en la actualidad han aumentado los casos de los llamados trabajadores ‘pobres’ y jubilados que acuden a por comida. «Cada vez tenemos más casos de personas que antes tenían un empleo y les bastaba para vivir y ahora no les llega», lamentan desde el Banco de Alimentos. 

Añaden que hay muchos jubilados que tienen una pensión con la que hace diez o 15 años vivían perfectamente y ahora no llegan a fin de mes. «Tienen que decidir si pagan el alquiler o comen», han denunciado.

El alto precio de la vivienda, un grandísimo problema

Como principales causas de esta situación está el preocupante alto precio de la vivienda frente a los salarios bajos y la cantidad de contratos temporales.

«No estamos hablando de indigencia o mendicidad, sino de gente que está insertada en la sociedad pero el sistema no les proporciona los suficientes medios para sobrevivir, aunque tenga vida laboral», han criticado desde el Banco de Alimentos.

Leer más: Los carros de la vergüenza

Entre las familias desfavorecidas hay un alto índice de sobrepeso en los niños 

Desde esta organización han subrayado además que son necesarios más recursos, para evitar que los niños de las familias desfavorecidas tengan problema de sobrepeso.

Si hubiera más posibilidades el Banco de Alimentos podría seleccionar los alimentos para mejorar la dieta de los beneficiarios, ya que entre las familias desfavorecidas existe un alto índice de sobrepeso en los niños debido a la mala alimentación. «Si tuviéramos más que ofrecer, igual podríamos evitarlo», han manifestado.

Leer más: «Si tuvieran hambre habría barricadas en las calles, aquí vienen por necesidad»

Kilos y kilos de alimentos que no son suficientes

El Banco de Alimentos de Mallorca distribuyó en 2018 un total de 1.461.932 kilos de alimentos entre 21.787 personas desfavorecidas de Mallorca, a través de 80 entidades solidarias.

Durante un año equivale a unos 70 kilos por persona y año, por lo que han advertido desde el Banco de Alimentos que aunque el total sea mucha cantidad, «no es una solución» sino «un parche».

La cifra total se compone de 702,77 toneladas recogidas por medios propios del Banco de Alimentos, excedentes aportados por supermercados y empresas agroalimentarias, donativos y campañas, y 759,77 toneladas proceden del Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas y el Fondo Español de Garantía Agraria (FEAD-FEGA).

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.