Santanyí compra una parte del yacimiento arqueológico de Can Jordi

El alcalde Llorenç Galmés en la parcela adquirida por el consistorio (Foto: Ayto Santanyí)
El alcalde Llorenç Galmés en la parcela adquirida por el consistorio (Foto: Ayto Santanyí)

El Ayuntamiento de Santanyí ha comprado uno de los solares donde se ubica el yacimiento del poblado talayótico de Can Jordi, uno de los tesoros patrimoniales más importantes que hay en el municipio. El consistorio se ha hecho con la parte donde más se ha trabajado en las últimas campañas de excavaciones.

En total, la adquisición de estos terrenos ha supuesto un gasto de 36.000 €, y es una primer paso del consistorio para conseguir que todo sea de titularidad pública.

Un paso muy importante

El alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés, ha explicado que «para nosotros es muy importante conservar el patrimonio histórico y cultural del municipio. Por ello, seguiremos negociando para que Can Jordi sea un referente como yacimiento arqueológico gestionado por un ayuntamiento. Esta es una primera inversión, pero poco a poco, esperamos conseguir encontrar la manera para que toda la zona donde se encuentra el talayot sea de titularidad pública y que sea excavada y estudiada».

El problema

El problema para conseguir que todo el yacimiento sea totalmente público es que el poblado está repartido entre diferentes fincas y propietarios

Según los arqueólogos, por lo que se deduce de la planimetría del talayot, la parte principal del asentamiento estaría en una de las fincas donde no se ha podido trabajar porque no se ha llegado a un acuerdo con los propietarios.

El Ayuntamiento lamenta que el Consell haya decidido rechazar la concesión de la subvención para realizar este año la campaña de excavaciones

Dsde hace cuatro años, Can Jordi se excava durante el mes de agosto gracias al trabajo de la asociación cultural Lausa. De los 20.000 euros que costaba aproximadamente cada campaña, la institución insular aportaba el 50%, y la otra mitad el consistorio de Santanyí, pero la solicitud de este año ha sido rechazada. Y precisamente en 2019 debía ser el último año de un proyecto quinquenal que habían preparado los arqueólogos conjuntamente con el ayuntamiento en 2015.

La historia del poblado de Can Jordi se remonta al año 1000 aC

Está formado por diferentes talaiots, de los que se conserva uno en buen estado, además de diferentes tramos de muralla.

Can Jordi, de forma elíptica, presenta casi todos los detalles típicos de los poblados de estas características de la isla, con una muralla perimetral y diferentes habitaciones adosadas.

Durante los últimos veranos se habían concentrado los esfuerzos restaurar la muralla y excavar las zonas habitadas para conocer algún detalle más sobre cómo vivían los últimos ocupantes del poblado.

Can Jordi fue habitado hasta la conquista romana de Mallorca al 123 aC, aunque no quedó en desuso por completo. A lo largo de las diferentes campañas se han encontrado vestigios de otras culturas, como cerámicas musulmanas y restos de animales.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.