Más de 15.000 personas se manifiestan en Palma al grito “Ni una + ni una – “

 

Los gritos contra el machismo no han estado reñidos con el buen ambiente que se ha vivido en la manifestación del 8-M que ha recorrido las principales calles de Palma, en la que han participado más de 15.500 personas. Un recorrido tranquilo, pero con gritos, misivas, consignas y reivindicaciones que no han dejado lugar a dudas sobre las críticas contra la situación que vive la mujer en la actualidad. Niñas, adolescentes, jóvenes, de mediana edad y mayores, todas a una, han gritado consignas fundamentalmente contra las muertes y los malos tratos que sufren las mujeres a manos de sus compañeros, novios, maridos, padres, hermanos y jefes. Las pinturas de guerra en las caras de las manifestantes, con los colores morados del activismo feminista han animado esta nueva marcha con nombre de mujer. 

‘Somos la mitad. Sin las mujeres se para el mundo’, “No somos histéricas, somos históricas” o “Ni una +, ni una -“, han sido coreados o portados en pancartas y carteles entre las manifestantes.

Un gran río de manifestantes del 8-M con parada obligada a la altura de los juzgados

La multitudinaria manifestación que ha partido de la plaza de España de Palma ha recorrido las principales calles de la capital balear hasta llegar a sa Feixina, pero como ya viene siendo habitual en este tipo de actos, la cabecera ha realizado una serie de paradas, una de ellas a la altura de las juzgados de Vía Alemania, para evidenciar que a la Justicia le queda mucho camino por recorrer para defender a las mujeres.

“Este juzgado es el patriarcado”, “tranquila hermana, aquí está tu manada” y “no son muertas son asesinadas”, son algunas de las consignas lanzadas por quienes han participado en la marcha reivindicativa del 8-M.

Los techos de cristal, el suelo de barro y la precariedad laboral

“Denunciamos los techos de cristal, el suelo de barro y la precariedad laboral”, han reivindicado las feministas en el manifiesto que han leído al final de la manifestación en sa Feixina. Un manifiesto que ha pivotado en torno a la situación laboral de la mujer y esa brecha laboral con la que hay que acabar.

“Pedimos que la ocupación se adapte a las necesidades de la vida y que no sea un factor limitante: el embarazo, la maternidad o los cuidados no pueden ser motivo ni de despido ni de marginación laboral”, han recalcado, a la vez que han evidenciado la necesidad de ratificar urgentemente el convenio 189 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) sobre el trabajo doméstico.

Condena a cada una de las violencias machistas

Cada una de las violencias machistas han sido condenadas en el manifiesto, en el que han subrayado la necesidad de combatir lo que han calificado como “Justicia patriarcal”. También han culpado a las instituciones del Estado español por su “represión al movimiento feminista”.

La visión estereotipada de la mujer

La visión estereotipada de la mujer y la necesidad de combatirla ha sido otro de los ejes  del manifiesto feminista, en el que no se han olvidado del aborto. Han exigido “la legalidad total” y han apostado por una educación pública, en la que se incorpore la formación afectivo sexual en todas las etapas educativas.

El colectivo de Mujeres Inmigrantes, Dones Pageses y la Unión Sindical de las Kellys, también han leído sus correspondientes manifiestos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.