Dos años de cárcel por abusar de un menor al que agasajaba con regalos

En la imagen la sede del Tribunal Superior de Justicia de Baleares
En la imagen la sede del Tribunal Superior de Justicia de Baleares

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares ha condenado este lunes a un hombre a dos años de cárcel a un hombre por abusar sexualmente de un menor de nueve años al que estuvo agasajando durante varios meses con regalos de «gran valor económico» para «ganarse el cariño y confianza» del mismo. Los hechos ocurrieron entre octubre de 2016 y febrero de 2017.

El hombre, «como para hacer un favor» a la amiga íntima de su hermana, empezó a llevar al colegio a sus hijos. La mujer en un primer momento llegó a pensar que quería mantener una relación sentimental con ella.

«Conductas extrañas»

Pero con el tiempo, el hombre empezó a «tener una conductas extrañas» con su hijo varón, «mostrándose excesivamente cariñoso» y pasando «largos periodos de tiempo con él», tanto en casa de la madre como cuando los menores iban a casa de la abuela materna, a donde acudía sin haber sido invitado.

Se besaban por la calle y llegó a subir una foto una red social en la que aparecían juntos

Además, empezó a hacer regalos al menor, tales como un teléfono móvil, unas gafas de realidad virtual, un patinete eléctrico o un dron. También le invitaba a comer y a otras actividades de ocio. Llegó a subir una foto a una red social, dando un beso en la mejilla al menor, sin permiso de la madre. También se dejaba besar por él en la calle, sin llamarle la atención.

Tras tener conocimiento de esto, la madre empezó a sospechar y cortó la relación entre ambos. El hombre adoptó una actitud hostil e incluso le quitó la conexión a Internet, que les había proporcionado.

«La excusa de que tenía que aprender a masturbarse»

El hombre ha aceptado que en una ocasión, estando a solas con el niño, «con ánimo libidinoso y con la excusa de que tenía que aprender a masturbarse», le masturbó en varias ocasiones. El menor asintió tras su insistencia, a pesar de que le producía «dolor». No le dijo nada al hombre porque sentía «vergüenza».

Intentó practicarle sexo anal

En otra ocasión, el hombre hizo una apuesta con el menor consistente en que si el niño se ponía un condón, él se pondría otro hasta eyacular. Para esto le puso películas pornográficas, besándole «en cualquier momento». En otra ocasión, intentó practicarle sexo anal.

El acusado consiguió que el menor adquiriera una conducta sexualizada hasta tal punto que, en una ocasión, mientras veían una película infantil, masturbó al ahora condenado.

En concreto, el hombre ha sido condenado a dos años de prisión, una pena que será suspendida a cambio de no cometer delitos durante cinco años. También pesa contra él una orden de alejamiento y la orden de no comunicarse con el menor, la hermana y la madre.

Además, deberá pagar una indemnización de 3.000 euros, una multa de 450 euros y realizar un curso de formación sexual.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.