La surrealista historia de una familia barralet en Córdoba

Mabel y Juanma con la pequeña Sofía, este domingo en Córdoba
Mabel y Juanma con la pequeña Sofía, este domingo en Córdoba

Más allá del resultado, acompañar a tu equipo en un desplazamiento se convierte en una experiencia única que conlleva un sinfín de anécdotas. Son momentos inolvidables compartidos con los tuyos y con desconocidos que pasan a formar parte de tu familia durante un par de horas. Todo, por el amor a unos colores. Un sentimiento difícil de explicar con palabras pero capaz de ser transmitido de generación en generación y que cobra una mayor importancia si tu equipo es de una isla. Un hándicap que implica tener que desplazarse en avión o en barco con la esperanza de que el trayecto de vuelta este reconfortado con una victoria.  

Juanma y Mabel son dos de los cerca de treinta aficionados barralets que acompañaron a su equipo el pasado fin de semana a Córdoba. No fueron solos. Con ellos estaba su hija, la pequeña Sofía, de tan solo cinco meses. Como en otras ocasiones, viajaron desde la Isla expresamente para ver jugar a su Mallorqueta.

Cuando la realidad supera la ficción 

Por la mañana, la familia se despertó pronto. No era para menos puesto que el choque ante los conocidos como «califas» estaba programado a las 12:00 horas.

Ilusionados, emprendieron rumbo al estadio blanquiverde: el Nuevo Arcángel. A su llegada, la sorpresa. Y es que la seguridad del recinto les prohibió la entrada del cochecito alegando que está prohibido entrar carros y que además, no tenían ningún sitio para guardarlo.

Un ataque de ansiedad

La inesperada situación provocó un ataque de ansiedad de una Mabel que no pudo reprimir las lágrimas, producto de su impotencia. Tras mucho insistir, el personal de seguridad accedió a que pudieran entrar en el estadio siempre y cuando comprarán una entrada en el sector visitante para la bebé (recuerden, de cinco meses).

La pareja aceptó a regañadientes. Tampoco tenían muchas más opciones. Eso sí, su indignación aumentó al conocer el precio del boleto: ni más ni menos que 25 euros. Al menos, pudieron dejar el carrito en una caseta.

El precedente del Carranza

Mallorca Confidencial ha charlado este lunes con una Mabel a la que todavía se le quebrataba al voz al recordar lo sucedido.

«Hace un par de semanas viajamos con la niña a Cádiz. Cuando llegamos al Carranza -estadio del verdadero submarino amarillo- los empleados nos ofrecieron una manta para que no pasara frío. Al final, presenciamos el partido desde un palco«, nos confiesa.

Una denuncia viral

Horas después del envite que acabó con derrota barralet (3-2), Moviment Mallorquinista emitió un comunicado explicando lo sucedido. No en vano, los afectados son socios de esta plataforma formada por auténticos barralets.

En pocos minutos, la denuncia se convirtió en viral. Al menos, entre muchos aficionados que compartieron la misma. Además, generó todo tipo de comentarios.

La llamada del presidente 

Una vez conocido los hechos el presidente del Córdoba CF, Jesús León, ha telefoneado personalmente a un Juanma que ha aceptado de buen grado las disculpas del máximo mandatario del conjunto andaluz. El máximo mandatario les ha prometido mandar un detalle: una camiseta de la escuadra califa firmada por todo el plantel.

Por su parte, el RCD Mallorca también contacto con la pareja para preocuparse por lo sucedido a través de un representante del club.

Una anécdota que contar

Sin duda, Mabel y Juanma tienen una gran historia que contar a la pequeña Sofía dentro de unos años. Si muchas generaciones crecieron escuchando como un portero barralet (Reus) había marcado un gol de portería a portería en El Arcángel (antiguo estadio de los cordobeses) quién sabe si las próximas lo harán escuchando el relato de la «niña de Córdoba».

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.