Agresión racista a un menor de 16 años en la calle Blanquerna

Pau, un joven de 16 años, ha sido víctima este jueves por la tarde de una agresión racista ante una docena de testigos en la calle Blanquerna de Palma. La autora, una mujer de mediana edad con síntomas claros de estar bajo los efectos del alcohol o de alguna clase de estupefaciente, ha resultado herida tras golpearse la cabeza con una jardinera después atacar a un chico que ha intentado mediar en la situación.

Los hechos han tenido lugar alrededor de las 15:00 horas. Más de una docena de personas han presenciado la grotesca e incómoda escena.

El incidente ha tenido lugar a primera hora de esta tarde
El incidente ha tenido lugar a primera hora de esta tarde

Dos piedras de considerables dimensiones 

Como cualquier otro día, Pau se marchaba a casa después de una larga jornada escolar. El adolescente, de 16 años, iba acompañado por tres amigos cuando una mujer ha empezado a increparle por su color de piel tras salir del interior de un bar de la zona.

Lejos de dejar el ataque verbal con gritos como “vete a tu país, negro de mierda” o “ven aquí te mato”, la triste protagonista de este relato ha lanzado dos piedras de considerables dimensiones al chico. Ambas le han alcanzado y una de ellas, le ha provocado un dolor que iba en aumento.

Un ciclista, segundo objetivo

Entonces, un ciclista que circulaba tranquilamente por el carril bici se ha detenido para mediar. El joven, que curiosamente también se llama Pau, ha logrado tranquilizar a una mujer que exhibía claros síntomas de estar bajo los efectos del alcohol o de un algún estupefaciente.

Después de andar unos metros para distanciarse del grupo de chicos, Pau ha regresado para interesarse por su joven tocayo, visiblemente afectado. Una decisión que no ha gustado a la mujer que ha dado la media vuelta para abalanzarse sobre el mediador. El joven se ha defendido mientras los allí presentes no daban crédito. En un momento dado, y mientras golpeaba como podía al ciclista, la agresora se ha caído con la mala fortuna de impactar con su cabeza en una jardinera.

Una de las piedras lanzadas por la mujer
Una de las piedras lanzadas por la mujer

Abundante sangre

Otra mujer, que estaba junto a su pareja y una amiga en la terraza del bar del que ha salido la agresora, ha llamado a la Policía. Después de una espera de más de veinte minutos, ha aparecido una patrulla de la Local y otra de la Nacional para tomar declaración a las personas que habían presenciado el incidente. Por entonces, la agresora ya sangraba abundantemente.

Eso sí, a pesar de estar herida, no ha dejado de proferir insultos tanto al joven como al ciclista. “Si fueras español me ayudarías”, le repetía al mediador.

Los comerciantes, hartos

MallorcaConfidencial ha podido charlar con los empleados de un establecimiento de la zona. “Estamos hartos. Cuando no son borrachos, son un grupo de rumanos que se pasean por aquí molestando a nuestros clientes. Estamos cansados de llamar a la Policía y de que no nos hagan caso o que, como hoy, tarden media hora en venir”, nos han asegurado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.