Arrestan a dos pirómanos por el último incendio de contenedores en Palma

Dos hombres, ambos de nacionalidad española, han sido detenidos como los presuntos autores del incendio que sembró el pánico en el vecindario y que calcinó cuatro contenedores además de tres vehículos estacionados durante la madrugada del sábado al domingo en la calle Poeta Guillem Colom de Palma, al lado de la Cruz Roja.

Las detenciones tuvieron lugar ayer domingo al mediodía, tan solo unas horas después de provocar un incendio que debido al humo obligó a los vecinos a refugiarse en la azotea, en una operación conjunta entre los cuerpos de la Policía Local y Nacional.

Los cuatro contenedores afectados ya han sido reemplazados (Foto: MallorcaConfidencial)
Los cuatro contenedores afectados ya han sido reemplazados (Foto: MallorcaConfidencial)

Investigan si han quemado más contenedores 

Aunque inicialmente se les acusa del acto de vandalismo acontecido este pasado fin de semana, los agentes investigan si los dos sospechosos son también los responsables de los otros incendios provocados durante los últimos meses en la zona.

“Hemos pasado muchísimo miedo”

Mallorca Confidencial tuvo la ocasión de charlar con una vecina de la vivienda afectada. Visiblemente nerviosa por lo sucedido, la mujer nos confesó que “hemos pasado muchísimo miedo. La gente del barrio está muy preocupada” antes de añadir que “algún día pasará una desgracia y luego lloraremos todos. Aquí, por ejemplo, los contenedores los tenemos delante del portal, que es la única puerta de entrada y de salida”.

Otro joven residente en la zona nos reconoció que “procuro siempre aparcar lejos de los contenedores” mientras su compañero apuntaba que “yo estoy nervioso. Vivo en un primero junto a mi mujer y nuestra hija”.

“Tienen que encontrar al loco este antes de que muera alguien”, nos comentó el propietario de un establecimiento cercano.

Llamas hasta el cuarto piso

El fuego, declarado alrededor de las 05:20 horas, llegó a alcanzar el cuarto piso del edificio. Las tres primeras plantas fueron las más afectadas, sobre todo los balcones y las paredes. También mesas, sillas y hasta una bicicleta.

Por otra parte, el incendio intencionado provocó que algunos de los cristales del edificio estallaran. Además, tres coches resultaron totalmente calcinados.

Cada contenedor vale 700 euros del contribuyente

Desde diciembre de 2017 han ardido en Palma casi 350 contenedores. Una grosera cantidad que supone una gran pérdida económica porque cada recipiente cuesta 700 euros. A esto hay que sumar el coste de retirarlos tras el incendio, además de la posterior limpieza. Todo ello añaden a las pérdidas 300 euros adicionales para cada contenedor.

Así pues, teniendo en cuenta que el coste total asciende hasta los 1.000 euros por unidad, el montante económico ha sido de unos 350.000 euros.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.