Casado y Rivera forman alianza contra Sánchez en el primer debate televisivo

RTVE ha acogido este lunes por la noche el esperado debate entre los candidatos del PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos a la presidencia del Gobierno. Moderado por Xabier Fortes, y dividido en cuatro bloques, el momento más tenso ha llegado coincidiendo con el apartado de política territorial cuando Pablo Casado y Albert Rivera han formado alianza para atacar a Pedro Sánchez por pactar con independentistas. Por su parte, Iglesias ha señalado que España es «plurinacional» y ha advertido que la convivencia en Cataluña no se puede recuperar «con agresividad».

Este martes, en concreto a las 22:00 horas, se llevará cabo el segundo debate televisivo. En esta ocasión, será retransmitido por Antena 3 y La Sexta. Tendrá a los cuatro mismos protagonistas que el de RTVE después de que la Junta Electoral prohibiera la participación del líder de Vox, Santiago Abascal. Tampoco habrá representantes de los partidos independentistas. Ana Pastor y Vicente Vallés moderarán y se encargarán de realizar las preguntas.

Los cuatro candidatos posando antes de iniciar el debate (Foto: Twitter)
Los cuatro candidatos posando antes de iniciar el debate (Foto: Twitter)

Empieza Rivera

El candidato de los naranjas, Albert Rivera, ha abierto el debate. Sus primeras palabras han sido para expresar su solidaridad con las familias de las dos víctimas españolas en los atentados de Sri Lanka.

Durante su primer minuto de intervención, el líder de Ciudadanos ha acusado tanto a Sánchez como a la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, que hayan intentado evitar este debate en la televisión pública. De hecho, ha subrayado que Mateo debería dimitir porque la televisión pública se paga con el dinero de «todos» los españoles.

Rivera ha asegurado que Sánchez quiere indultar a los presos independentistas que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo y «lleva en la frente la palabra indulto».

«Sánchez no se conforma con colocar a dedo a la presidenta de RTVE, lo ha hecho en Correos y en el CIS y colocando a amigos y enchufados en empresas públicas y además ahora quiere indultar y lleva en la frente la palabra indulto para indultar a sus socios separatistas que han dado un golpe de Estado», ha enfatizado, para añadir que él quiere «justicia» y que se «cumplan las sentencias si son condenatorias».

Casado señala los pactos con independentistas

También Casado ha echado en cara a Sánchez sus pactos con los independentistas, al tiempo que puesto en valor la labor económica que había llevado a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy que, además, «había llevado a los golpistas» al banquillo y que había aprobado la prisión permanente revisable.

«Quizá por eso el señor Torra y Otegi apoyaron la moción de censura y quizá por ello han dicho esta semana que le volverían a apoyar después de las elecciones generales», ha afirmado Casado, para presentar al PP como la «única alternativa» al Gobierno de PSOE que va a «echarse España a las espaldas y sacar» al país de la crisis.

«Se ha desterrado la corrupción»

Por su parte, Sánchez ha puesto en valor lo que ha hecho estos meses y ha criticado que «la derecha» diga que todo iba «maravillosamente bien» hasta que los «malvados socialistas» hicieron una moción de censura en España.

Frente a esa versión, ha recalcado que con su Gobierno se ha puesto a una España de «justicia social» y de «limpieza» en la que se ha «desterrado la corrupción», al tiempo que se ha apostado por la convivencia. A su entender, la cuestión que deben responderse los españoles es si quieren que España siga «avanzando» o «retroceda».

Iglesias defiende hacer «obligatorios» los debates y que la televisión pública «nunca más» sea «brazo mediático» de un Gobierno

En su turno, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha indicado que los debates deberían ser obligatorios y ha agradecido a los trabajadores de RTVE su defensa de la independencia de la televisión pública.

Según ha dicho, la televisión pública «nunca más debe ser el brazo mediático de ningún gobierno» y ha defendido «legislar» para hacer obligatorios los debates, máxime cuando son «más importante» que la propaganda electoral y permite que los partidos presenten sus propuestas. Por eso, ha pedido discutir sin «insultos» para que la gente tenga elementos de juicio «útiles» para decidir su voto.

Por otra parte, Sánchez ha evitado descartar un pacto de gobierno con Ciudadanos, como le ha reclamado una y otra vez el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Rivera y Casado acusan a Sánchez de querer «romper España»

Sánchez ha optado por destacar que es posible «un tercer espacio» en el que haya una «amplia mayoría» que apoye un Gobierno formado por socialistas e independientes «progresistas», como el que ha liderado estos 10 meses.

De hecho, Sánchez ha reprochado duramente al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que haya puesto un «cordón sanitario» al PSOE y no a una «ultraderecha» que ha calificado de «temible» y que ha identificado con Vox, el gran ausente del debate junto a los partidos independentistas.

«Qué decepción», ha dicho una y otra vez Sánchez, mientras Rivera le reprochaba que quien es temible es el presidente catalán, Quim Torra, que llama «bestias taradas» a los españoles y que pese a ello el PSOE se ha puesto «en sus manos».

Rivera se ha dirigido también al líder del PP, Pablo Casado, para insistir en que él está dispuesto a un pacto, pero siempre que queden excluidos los nacionalistas. En concreto, ha criticado que el PP esté dispuesto a pactar con el PNV, como ya hizo en el pasado.

Casado ha respondido dejando claro que esa acusación no la entienden los votantes del PP ni de Ciudadanos y, tras dejar claro que Rivera no es su adversario -«usted tampoco», ha concedido el líder de Ciudadanos-, se ha defendido con un ataque: «Yo no voy a pactar con el PNV, ni con Sánchez, como usted hizo en 2015».

Iglesias: Diálogo y menos gritos

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado que España es «plurinacional» y ha advertido que la convivencia en Cataluña no se puede recuperar «con agresividad». A su entender, «hace falta un poco de diálogo y empatía» y menos «gritos» y «insultos», «sobreactuaciones» y expresiones «muy fuertes» como traición.

De hecho, ha dicho que para él traición a España es que haya expresidentes del Gobierno que acaban en consejos de administración de grandes empresas, privatizar empresas públicas o los casos de corrupción.

Iglesias ha afeado a Pablo Casado que solo se acuerde de la Constitución para hablar de la aplicación del artículo 155 en Cataluña y ha pedido no utilizar la Carta Magna como «un ladrillo que arrojar al rival político».

«Tenemos un problema de convivencia y para resolverlo, deberíamos dejar determinado lenguaje y asumir que tenemos que dialogar con todo el mundo», ha afirmado.

Valoraciones

Al acabar el debate, cada uno de los candidatos ha sacado sus propias conclusiones. «Se ha visto a una derecha con sus dos representantes presentes y otro que estaba ausente, pero que no tienen proyecto de país», ha asegurado Pedro Sánchez.

Por su parte, Pablo Casado ha señalado que «hemos visto quién tenía propuestas y un programa de futuro para España. El único valor seguro es el Partido Popular».

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha apuntado «hoy hemos visto por qué Sánchez no quería debates» añadiendo que el candidato estaba «nervioso cuando le preguntamos por los indultos, nervioso ante el ERE en Andalucía, nervioso cuando se habló de los pactos con separatistas».

El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha subrayado que «cuando acudimos a estos debates tenemos que ser claros y sinceros con la ciudadanía”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.