La maravillosa historia de superación de una doctora mallorquina con cáncer

La historia de Magdalena Socias Moyà es un ejemplo de superación. Un relato de aquellos que despiertan admiración y que invitan a la reflexión. Nacida hace 59 años en la Isla, esta doctora tiene cáncer. Lejos de desfallecer, la médico ha completado el reto de recorrer los aproximadamente 110 kilómetros de la Serra de Tramuntana en cinco días con el único objetivo de recaudar fondos para investigar esta maldita enfermedad.

Acompañada en diferentes tramos por los suyos, Magdalena concluyó el pasado lunes el desafío en Pollença. Ni el viento ni la lluvia ni tampoco el frío pudo con ella.

Magdalena Socias, rodeada a los suyos, en Pollença tras completar su reto (Foto: Facebook)
Magdalena Socias, rodeada a los suyos, en Pollença tras completar su reto (Foto: Facebook)

 #Reptemetàstasi 

El reto en el que ha participado la mallorquina forma parte de la campaña #Reptemetàstasi del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona, donde investigan la expansión del cáncer por diferentes órganos del cuerpo.

En un vídeo publicado en Youtube, Socias explica que actualmente está en tratamiento en el Hospital Vall d’Hebron tras ser diagnosticada hace unos años con un colangiocarcinoma.

Durante la grabación, la médico recuerda que «con 50 años empecé a correr para cargar pilas. Ahora, siempre que los fármacos me lo permiten, salgo a caminar por la montaña» antes de señalar que «creo en la investigación para avanzar. Es la mejor inversión para los enfermos y para sus familiares».

Cinco etapas en cinco dias

En la primera etapa, que tuvo lugar el pasado jueves 18 de abril, la balear fue de es Capdellà hasta Esporles, pasando por Estellencs y Banyalbufar. Un camino que recorrió en casi siete horas y media.

El viento, siempre protagonista

Al día siguiente, el viernes 19, este ejemplo se superación se desplazó desde Esporles hasta Deià en la que fue la segunda de las cinco etapas previstas.

«Hoy hemos sido un buen grupito. Lo hemos disfrutado», escribió al acabar una jornada marcada por el fuerte viento y la niebla en su perfil personal en la red social Facebook.

Un campeón del mundo se une en la tercera etapa

El sábado llegó la tercera etapa, que transcurrió por Sóller y la Font d’es Noguer después de partir a las 07:30 horas. Según comentó la protagonista, las fuertes rachas de viento marcaron un camino al que se sumaron amigos de su hijo, Víctor Cañellas Socias.

Aquella no fue la única sorpresa del día. Y es que en Sóller esperaba el campeón del mundo de carrera de montaña en 2010, Tòfol Castanyer, para unirse al grupo y marchar un tramo juntos. «Hoy ha sido un día muy emotivo», confesó Magdalena en otra publicación.

La llegada a Lluc, en el cuarto día

La cuarta etapa tuvo lugar el domingo con la llegada a Lluc, en concreto al refugio de Son Amer. Fueron más de cinco horas de camino en el que el convoi tuvo que hacer frente a una incensante lluvia. Además, las fuertes rachas de viento continuaban siendo protagonistas.

Reto completado en Pollença

A las 08:30 horas del lunes, la doctora partió desde son Amer hasta Pollença para completar el último tramo del desafío. Entre el nutrido grupo que secundó la travesía, no faltó su entrenador, Pablo Escobar.

En menos de cinco horas, Magdalena llegó al punto establecido como meta. Lo hizo empapada por la lluvía, ataviada con su inseparable chubasquero rojo y entre los aplausos de los presentes, a los que ella respondió con su eterna sonrisa.

«No me esperaba tanta gente.Yo esperaba que igual hubiese cuatro familiares y cuatro amigos, pero no tanta gente. La verdad es que ha sido una explosión de emociones», confesó a su llegada.

 

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.