Sánchez «sobrevive» al segundo debate tras la pugna por liderar la derecha

Veinticuatro horas después de verse en RTVE, los candidatos a la presidencia del Gobierno del PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos se han vuelto a ver las caras en otro debate televisivo. En esta ocasión, Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias han debatido en Atresmedia con dos moderadores: Ana Pastor y Vicente Vallés.  

Cabe recordar que la Junta Electoral prohibió la participación del líder de Vox, Santiago Abascal. Tampoco ha habido representantes de los partidos independentistas.

Los cuadro candidatos posando junto a los dos moderadores
Los cuadro candidatos posando junto a los dos moderadores

Iglesias, el único candidato con una mujer en el plató

En los minutos previos antes de que empezara el debate, los candidatos han repasado los últimos detalles con sus respectivos asesores. Noelia Vera, de Unidas Podemos, fue la única mujer presente en el plató. Algo que no pasó desapercibido en las redes. Como tampoco que haya llegado en un taxi. Mientras, los morbosos, comentaban el reencuentro de Iglesias con Ana Pastor después de la sonora bronca que tuvo el líder de los morados con su marido, Antonio García Ferreras.

Pedro Sánchez, el primero en hablar

El primero en abrir el fuego este miércoles ha sido el candidato socialista, quien ha respondido respecto a un posible pacto con Ciudadanos, que «no entra» en sus planes pactar con un partido que le ha puesto un «cordón sanitario».

Por el contrario, ha apostado por un Gobierno del PSOE con independientes de prestigio que camine hacia la convivencia y la limpieza en el ejercicio del poder.

Pedro Sánchez también ha lanzado una advertencia y es que «se olvida» que antes del día 29 de abril está el 28, es decir, el día de las elecciones.

«Si suman las dos derechas con la ultraderecha van a hacer lo que en Andalucía», ha avisado y acto seguido ha reclamado que se concentre todo el voto posible en el PSOE.

Pablo Casado: «Otegi es una persona experta en secuestrar» 

Pablo Casado, por su parte, ha acusado a Pedro Sánchez de haberse convertido en una «muñeca rusa, en una matriosca», en la que están Podemos, JxCat, ERC y Bildu. Con relación a esta última formación, ha recordado que su líder, Arnaldo Otegi, ha ofrecido su apoyo al PSOE y le ha lanzado una advertencia a Sánchez sobre lo que le puede pedir a cambio del voto el líder de la izquierda abertzale: «Otegi es una persona experta en secuestrar».

Al ser preguntado si está dispuesto a gobernar aunque no sea la fuerza más votada, tras su afirmación de que el pilar de la regeneración democrática es que gobierne el que gane, Pablo Casado ha venido a decir que sí lo hará ya que planteó una reforma electoral para que gobernase el partido más votado y ninguna fuerza política le apoyó. «No vamos a salir al ring con una mano en la espalda», ha exclamado.

«Nunca han mandado tanto en España los independentistas y los batasunos»

Según ha afirmado, el PP es el único partido que no ha pactado con Pedro Sánchez, mientras que Podemos y Ciudadanos sí lo han hecho. Por eso, ha añadido, «Pedro Sánchez no ha querido un cara a cara, porque somos la única alternativa a su gobierno».

Sí ha recordado que su partido ofreció a Ciudadanos que fueran juntos al Senado antes de que se cerraran las mesas electorales, pero se ha lamentado de que José Manuel Villegas les diera «un portazo» porque han desaprovechado la oportunidad de «aunar esfuerzos»

Pero sí ha dicho que «ahora, para formar gobierno», estará «encantado de dar cabida a partidos constituiconalistas como en Andalucía». En este sentido, ha señalado que el acuerdo puede ser de Legislatura, de investidura o de Gobierno, pero por lo que apuesta es por dar «estabilidad» y ha criticado que «por culpa» del PSOE y los partidos de la moción España lleva dos años en la «mayor inestabilidad».

«Nunca han mandado tanto en España los independentistas y los batasunos», ha exclamado.

No obstante, no ha querido entrar a responder si pactará con Vox en caso de que necesite a este partido para gobernar, como en Andalucía: «Habrá que preguntarselo a Vox, yo me presentaré a la investidura y quien quiera apoyar ese proyecto lo hará».

Rivera insiste en un pacto con el PP para gobernar

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, también ha sido preguntado por qué no dice claramente qué hará con relación a VOX, es decir, si pactará o no con ellos y en cambio sí ha dicho que no apoyará a Pedro Sánchez.

El líder de la formación naranja ha respondido que ha adoptado esa decisión con relación a Pedro Sánchez porque está gobernando con los que «quieren liquidar el país». »

Con esos no voy ni a la vuelta de la esquina», ha exclamado antes de señalar que en Andalucía su formación política ha realizado una coalición con el PP y en el Gobierno de esa comunidad autónoma «no hay otro partido».

Así que, en relación con VOX ha señalado que tendrá que decidir el PP si en la investidura quieren preguntar a otro. No obstante, ha insistido en tender la mano a los populares porque considera que son los únicos que pueden formar una «coalición de gobierno» y enviar a Pedro Sánchez, a Torra y a Iglesias a la oposición.

En su opinión, hay una «emergencia nacional» y él es el «único que dice claramente la preferencia» de Gobierno que tiene.

https://twitter.com/CiudadanosCs/status/1120782220430598144

Pablo Iglesias: «A veces quien entra como Papa sale como Cardenal»

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha sido preguntado si va a exigir a Pedro Sánchez formar parte del Gobierno como condición para apoyarle en caso de que sumen ambos partidos.

«Vamos a ver quien gana. Hay que ser prudentes, porque a veces quien entra como Papa sale como Cardenal», ha respondido el líder morado quien a renglón seguido, ha admitido que sería bueno que se pongan de acuerdo porque las elecciones, ha dicho «no van solo de vencer, sino de convencer» y ha puesto los ejemplos de Inés Arrimadas o de Susana Díaz, que ganaron en Cataluña y Andalucía y no han podido gobernar.

En este sentido, considera «sensato» decir que el próximo gobierno será de «coalición» y ha pedido también ser «honestos», refiriéndose a Pablo Casado, quien había dicho previamente que era el único que no había pactado con Pedro Sánchez. Le ha recordado que PP y PSOE sí pactaron, la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

También ha recriminado a Rivera que descarte un acuerdo con el PSOE y ha puesto en duda que luego lo lleva a la práctica, porque dijo que no pactaría con Sánchez ni con Rajoy y luego pacto primero con uno y luego con el otro. Y lo mismo sucedió, ha dicho, en Andalucía cuando afirmó que no permitiría la investidura de Susana Díaz y luego la apoyó.

«Hay que ser honestos y decir con quien se va a pactar y que Pedro Sánchez diga que no descarta gobierno con Cs», ha remachado.

Ante la insistencia de la pregunta de si reclamará ministros de Podemos, ha vuelto a responder que lo primero será acordar un programa antes de hablar de ministerios, no obstante no ha descartado esta opción y ha pedido que España se parezca a Europa.

Rivera saca una copia de la tesis de Sánchez para acusarle de mentir… 

Todavía en el primero de los tres bloques en el que ha sido dividido el debate, el candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha sacado una copia de la tesis doctoral del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para acusarle de mentir.

«He traído un libro que usted no ha leído, es su tesis doctoral», ha dicho Rivera, sacando a colación la festividad de Sant Jordi y Día del Libro, que se celebra el 23 de abril. El líder de Ciudadanos ha llegado a poner el ejemplar sobre el atril de Sánchez y ha mencionado que un software antiplagio detectó en el texto un nivel de plagio del 21 por ciento.

…y éste le regala el libro de Abascal

«Lea el de Abascal», le ha respondido Sánchez, entregándole el libro que éste ha escrito con Fernando Sánchez Dragó, mientras Rivera le decía que le veía «nervioso». «No quiere que digamos que pactó con los independentistas o que tiene una tesis que es mentira, que juzguen los ciudadanos que nos ven si miente o no miente», ha remachado.

Este intercambio de libros se ha producido durante el primer bloque del debate, relativo a los programas electorales, a pesar de que la pregunta de los moderadores había sido de empleo. Sin embargo, Sánchez ha aprovechado su primera respuesta para acusar tanto a Rivera como al presidente del PP, Pablo Casado, de «mentir» cuando insisten en que ha pactado con el independentismo.

Iglesias afea «que se hable de Torra» cuando el segmento era para el empleo

El episodio ha merecido el reproche del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha advertido de que los espectadores «no se merecen» cosas como el intercambio de libros para conocer las propuestas de los diferentes candidatos.

Iglesias también ha afeado a sus contrincantes que se insulten, llamándose mentirosos, y «que se hable de (Quim) Torra», el presidente de la Generalitat, cuando el tema de ese segmento del debate era el empleo.

Ha sido Sánchez quien, esa primera intervención, ha advertido de «las mentiras que vuelan entre el señor Casado y el señor Rivera», de manera que «cada vez se parecen más y cada vez se parecen más a la ultraderecha».

Pedro Sánchez: «Yo no he pactado con los independentistas, es mentira»

«Yo no he pactado con los independentistas, es mentira, es falso, podrán repetir mil veces una mentira pero falso es falso, no es no y nunca es nunca», ha dicho.

Sus palabras han hecho saltar tanto a Rivera -«es una tomadura de pelo», ha afirmado- como a Casado, que le ha preguntado si acaso «lo de Pedralbes fue un picnic», en alusión a su reunión con Torra el pasado diciembre en Barcelona.

«No mientas, cariño»

Casado ha cargado contra Sánchez por «llamar mentirosos a los demás cuando el que más miente es él». Para ello, le ha recordado críticas que le han dirigido la expresidenta andaluza Susana Díaz -su «no mientas, cariño», durante las primarias-, pero también Felipe González, Alfonso Guerra o José Bono.

«Todo el mundo ha visto que estaba pactando con los independentistas», le ha espetado Casado, y acto seguido ha vuelto al tema del debate recalcando que también pactó con Iglesias un proyecto de Presupuestos que «subía 6.000 millones los impuestos» y que eran lesivos.

Sánchez rechaza las cifras de empleo de Casado

En esa línea, ha pasado a reprocharle que en los meses del Gobierno de Sánchez el número de parados ha aumentado en 126.000 personas, de las que 60.000 son mujeres y 20.000 jóvenes. «Es mentira», ha repetido Sánchez.

El líder ‘popular’ le ha echado en cara las políticas de José Luis Rodríuez Zapatero, a las que culpa de haber destruido 3,5 millones de empleos y le ha preguntado si también mienten el exministro socialista Carlos Solchaga, cuando critica sus políticas, o las advertencias sobre la economía de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional o el Banco de España.

Un «rehén» de Podemos

Para Casado, lo que sucede es que Sánchez es «rehén» de Podemos y por eso aplica una «política económica devastadora como ha pasado en Venezuela» y de los independentistas, y por eso propuso un aumento de la inversión en Cataluña y una reducción en Murcia, Galicia o Madrid, «donde no gobierna el PSOE ni va a gobernar».

Casado pide a Sánchez no dar lecciones sobre malos tratos: Eguiguren está «condenado y no lo echaron»

El líder del PP, Pablo Casado, ha recriminado este miércoles al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que no dé lecciones sobre malos tratos porque el PSOE tiene en la persona de Jesús Eguiguren «al único líder condenado por malos tratos a su mujer».

«Y no lo echaron y lo pusieron a negociar en el caserío con los etarras. Que venga a dar lecciones de feminismo… Por favor, echen a los maltratadores y luego hablen ustedes de lo que dice Cayetana, que estuvo perfectamente clara», ha proclamado Casado, mostrándole a Sánchez un recorte de periódico con la noticia sobre el dirigente del PSE.

En defensa de Álvarez de Toledo

Casado, que ha recalcado que el consentimiento está regulado en el Código Penal desde 1822, ha salido en defensa de la candidata del PP Cayetana Álvarez de Toledo sobre el consentimiento expreso en las relaciones sexuales y ha dicho que estuvo «perfectamente» cuando expuso su postura. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo ha reprochado al PP que no se puede «frivoliza» sobre las agresiones sexuales.

Los tres cuestionan la gestión económica del PSOE

Los candidatos del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno han criticado la política económica del Ejecutivo de Pedro Sánchez, unos (Pablo Casado y Albert Rivera) por lo que consideran la incapacidad de los socialistas de crear empleo y cuadrar las cuentas, mientras que Pablo Iglesias la ve como demasiado conservadora.

El jefe del Ejecutivo ha sacado pecho de que el número de afiliados a la Seguridad Social se encuentra, con 19 millones de personas, en máximos desde agosto de 2008 y ha prometido mejoras para los trabajadores autónomos, con los que se ha comprometido a permitirles cotizar en la próxima legislatura en función de sus ingresos reales.

El bloque dedicado a las propuestas de cada partido en materia laboral y de pensiones lo ha abierto el líder de Ciudadanos, que ha arremetido contra la demostrada incapacidad, a su juicio, de PP y PSOE para arreglar el problema del paro cada vez que han gobernado.

Él, en cambio, se ha erigido como el candidato capaz de situar la tasa de paro por debajo del 10 por ciento fomentando la creación de empleo de calidad con la figura del contrato único y asegurando la sostenibilidad de las pensiones promoviendo la natalidad con medidas de apoyo a las familias. «Me comprometo a ser el presidente de las familias y del empleo de calidad», ha llegado a decir.

Fomentar los empleos «basura»

Sánchez le ha interrumpido para advertir de que el contrato único que propone Ciudadanos lo que hará es fomentar los empleos «basura» y ha exhibido en contraposición las iniciativas en materia laboral impulsadas por su Gobierno, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros que nutre además de mayores ingresos a la Seguridad Social.

Pensiones

El líder socialista ha advertido de que los modelos que defienden PP y Ciudadanos caminan hacia la privatización de las pensiones y se ha comprometido a promover una reforma de la Constitución para «blindar» el carácter público de las pensiones.

Iglesias ha retado a Sánchez a que sea más ambicioso y se comprometa a vincular por ley la revalorización de las pensiones en función del Índice de Precios al Consumo (IPC). Pero el presidente ha explicado que el déficit actual, del 2,6%, no permite llegar tan lejos. «Las cosas tienen que cuadrar», ha justificado, pese a estar de acuerdo con Iglesias en la necesidad de que las pensiones se vayan revalorizando.

El líder ‘morado’ ha defendido la necesidad de que su partido entre en un Gobierno de coalición con el PSOE como garantía de que la política económica de los socialistas beneficie a las clases trabajadoras y no cometa errores como los que a, su juicio, supusieron las reformas laborales aprobadas por los Ejecutivos de PP y PSOE y que no hicieron otra cosa que aumentar la temporalidad.

Casado, por su parte, ha afirmado que el PSOE «nunca» ha sido capaz de crear empleo, ha recordado que Sánchez, siendo diputado, votó a favor del «hachazo histórico» que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acordó entre los recortes de 2010 y que incluían la congelación de las pensiones, salvo las mínimas.

El líder del PP ha advertido de la urgencia de que su partido llegue al Gobierno porque, con la economía en manos de los socialistas, se avecina una «crisis brutal» y ha puesto como ejemplo los datos de creación de empleo de los Gobiernos de Aznar y Rajoy.

Rivera pide a Casado que «rectifique» para regular la eutanasia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, han reprochado el «bloqueo» de PP y Ciudadanos a sus proposiciones de ley de Eutanasia, al tiempo que el líder de Ciudadanos ha pedido al líder del PP, Pablo Casado, que «rectifique» para que en la próxima legislatura se pueda aprobar una Ley de muerte digna y una Ley de eutanasia.

En concreto, Rivera ha apostado por ser «valientes» y aprobar en la próxima legislatura una Ley de muerte digna y una Ley de Eutanasia, una propuesta que le ha afeado Sánchez porque, según ha dicho, Ciudadanos «bloqueó hasta en 19 ocasiones» la proposición de ley de eutanasia impulsada por el PSOE.

Si bien, el líder de Ciudadanos ha insistido en este asunto y se ha dirigido al líder del Partido Popular, Pablo Casado, de quien se ha distanciado en esta cuestión.

«Le pido que reflexione, si tenemos que llegar a acuerdos en el Parlamento, hay que regular la muerte digna y la eutanasia, muchos que eran votantes del PP están a favor de regularlas. Rectifique para que en esta legislatura salgan definitivamente la ley de muerte digna y la ley eutanasia», ha pedido.

Por su parte, Casado ha presumido de ser el «partido pionero en regular la muerte digna en los parlamentos de Galicia, Madrid y Castilla y León», aunque no se ha referido a la eutanasia sino a los «cuidados paliativos y la sedación en el momento final» así como a la distanasia o rechazo al encarnizamiento terapéutico.

Mientras, Pablo Iglesias ha pedido a sus contrincantes «altura de miras» en este asunto y les ha reprochado que no apoyaran la proposición de ley que Podemos presentó sobre eutanasia. Además, tras recordar el caso del hombre que ayudó a morir a su mujer en Madrid, ha apuntado que «en privado» todos estarían «de acuerdo» en «ayudar a morir a un familiar dignamente».

Rivera despliega un largo rollo de papel con casos de corrupción del PSOE

Rivera ha desplegado un largo rollo de papel que, según ha dicho, contenía un listado de los casos de corrupción que afectan al PSOE. «Llega casi hasta el suelo», ha dicho Rivera del listado, pero no ha conseguido que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, responda a la pregunta de si dimitirá si los expresidentes socialistas andaluces son condenados por el caso de los ERE, que ha cifrado en 1.000 millones de euros.

Sánchez ha optado por responder reprochando a Ciudadanos que haga «un cordón sanitario al PSOE» y prefiera pactar con el PP, un partido cuya sede ha vuelto a tildar de «gran bazar de la corrupción».

«Parque temático de la corrupción»

El líder socialista ha puesto el foco también en la Comunidad Valenciana, que también celebra elecciones autonómicas el 28 de abril, para decir que hay tres expresidentes y 13 exconsejeros involucrados en casos de corrupción, de manera que lo que allí hay es un «parque temático de la corrupción». Rivera ha replicado entonces preguntándole si lo de Andalucía es «una fiesta».

«De cloacas mejor no hablamos, ¿no?»

Sánchez también ha decepcionado al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, por evitar la cuestión de la policía patriótica. «De cloacas mejor no hablamos, ¿no?», le ha dicho Iglesias cuando, justo después de denunciar este asunto, el jefe del Ejecutivo ha optado por ceder la palabra a Rivera.

Para Iglesias, en cambio, el problema de la corrupción es que «no es un delito común sino una forma de gobierno que a veces es legal y a veces ilegal». Corrupción legal, ha opinado, es cuando las eléctricas «compran» expresidentes y exministros para sus consejos de administración. También ha cargado contra el PP porque «grandes constructoras hacían donaciones ilegales para beneficiarse de sus contratos».

Iglesias ha propuesto que se prohíba que presidentes y ministros fichen por eléctricas y también crear una unidad policial que dependa solo de jueces y fiscales, no del Ministerio del Interior para «investigar la corrupción institucional y así limpiar las cloacas».

Compromiso de regeneración de Casado

El bloque había comenzado con una pregunta al presidente del PP, Pablo Casado, sobre su compromiso de regeneración, y éste ha recalcado que ganó las primarias «con un discurso de firmeza absoluta». Quien haga algo mal en su partido, ha dicho, irá a la calle, y ha contrapuesto esa firmeza a la actitud de Sánchez con Manuel Chaves y José Antonio Griñán, de quien Sánchez dijo que son personas honestas o con Cristina Narbona, presidenta del PSOE «en pleno caso Acuamed».

Casado también ha destacado las reformas del Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal para castigar la corrupción y ha defendido que «los partidos no son corruptos» y ninguno de los que están allí tienen «la culpa de que alguien haya traicionado hace 20 años la desconfianza de sus compañeros», pero sí «la responsabilidad de ser implacables» ante cualquier conducta irregular.

Casado acusa a Sánchez de blanquear terrorismo y separatismo por un puñado de escaños

Durante el bloque relativo a la situación de Cataluña, el líder popular ha atacado duramente al candidato socialista al asegurar que, mientras que el PP es el «antídoto contra el separatismo», el socialista «solo es la guarnición del plato principal que Sánchez está preparando y es que mande Torra, Puigdemont, Iglesias y Otegi».

Tras esta afirmación ha advertido que «no se puede blanquear el terrorismo y el separatismo a cambio puñado de escaños». Eso, según Pablo Casado, «sería romper con la transición y el consenso constitucional» y ha dejado claro que si gana Sánchez, España dejará de ser lo que ha sido hasta ahora las últimas cuatro décadas. Por ello, ha advertido de que «votar es gratis pero puede salir carísimo».

El jefe del Ejecutivo ha advertido a Pablo Casado que no va a aceptar ninguna mentira. Según ha dicho, la afirmación del presidente del PP es falso. «No es no y falso es falso», ha recalcado antes de asegurar que no ha pactado con los independentistas y que por ese motivo «estamos aquí».

Sin embargo, ha acusado tanto a PP como a Ciudadanos de votar con los independentistas contra los presupuestos socialista que había presentado en el Congreso de los Diputados y ha reiterado: «por esto estamos aquí».

Casado y Rivera proponen bajar impuestos

En el debate electoral organizado por Atresmedia, los cuatro candidatos a la Moncloa han expuesto y contrastado sus propuestas fiscales, poniendo de manifiesto la sintonía entre, por un lado, el PP y la formación naranja y, por otro, el PSOE y el partido morado.

Casado ha explicado que el PP quiere suprimir impuestos que considera «injustos», como el de Sucesiones, el de Actos Jurídicos Documentados y el de Patrimonio, además de prolongar la duración de la tarifa plana de los autónomos, bajar el IRPF y reducir el Impuesto de Sociedades.

De esta manera, cada contribuyente pagará 700 euros menos al año y que cada autónomo se ahorrara 3.000 euros al año en impuestos, según ha precisado. «Eso es dinero que se inyecta en la economía productiva», ha señalado.

«La trampa de la derecha»

Al escuchar esta argumentación, Sánchez ha advertido de «la trampa de la derecha»: «Al que gana medio millón de euros, le rebajan 50.000 euros, y al que gana 12.000, solo 3 euros».

En su opinión, hay que trabajar por la «justicia social» y para ello debe haber «justicia fiscal». «El debate es a quién bajamos los impuestos y quién tiene que pagar más», ha subrayado, apostando por hacer que las grandes corporaciones tributen y por fijar un impuesto sobre las transacciones financieras.

En este punto, Rivera ha intervenido para decirle a Sánchez que se le había olvidado mencionar el impuesto al diésel –aunque finalmente no se materializó– y ha avisado a los españoles de que «preparen el bolsillo» si gobiernan el PSOE y Podemos.

El candidato de Cs les ha dicho que subir el tipo máximo del IRPF por encima del 50% es «confiscatorio», y que lo que propone su partido es bajarlo al 44%, además de suprimir el Impuesto de Sucesiones.

Rivera recuerda el «sablazo» de Rajoy

Pero Rivera también ha arremetido contra el PP porque, según ha recordado, el Gobierno de Mariano Rajoy metió un «sablazo» a los españoles subiendo el IVA y el IRPF. «El mejor lugar para el dinero es el bolsillo de los ciudadanos» para así «reactivar la economía», ha subrayado.

Esta idea ha sido rechazada de plano por el candidato de Unidas Podemos, que, al igual que Sánchez, ha defendido que el debate es «a quién hay que subirle los impuestos y a quién hay que bajárselos». Por ejemplo, ha abogado por aumentar el IRPF a quienes ganen más de 100.000 euros al año y a los que perciban más de 300.000 euros, al tiempo que se baja la presión fiscal a los qe no lleguen a 12.000.

Igualmente, Iglesias quiere bajar el IVA de los suministros energéticos para las familias vulnerables y el de los productos de higiene sanitaria para las mujeres, y hacer que los bancos paguen un tipo efectivo en el Impuesto de Sociedades mientras se reduce para las pymes que facturen menos de un millón de euros.

«Con el PSOE, en términos teóricos estamos de acuerdo», pero «cuando está solo» en el Gobierno «no lo lleva a la práctica», ha apuntado.

Evitar que se especule con la vivienda

Por otro lado, los cuatro aspirantes a la Presidencia del Gobierno han expuesto sus ideas sobre la política de vivienda, un bloque en el que, de nuevo, el PP y Cs ofrecen recetas similares mientras que la visión del PSOE coincide más con la de Podemos.

Para Sánchez e Iglesias, uno de los principales factores que ha provocado el incremento de los precios del alquiler en varias ciudades es la actividad de los llamados fondos buitre.

Según el jefe del Ejecutivo, lo que hay que hacer es impulsar «una verdadera política de vivienda social», tanto en propiedad como de alquiler, y aumentar la oferta, sobre todo la pública, para que los jóvenes puedan emanciparse.

Iglesias también ha culpado a los fondos de inversión extranjeros y ha propuesto «aplicar el artículo 47 de la Constitución» con el fin de «evitar la especulación interviniendo el mercado para bajar los precios».

El líder del partido naranja ha replicado que intervenir el mercado de la vivienda es «lo que hizo Franco». Además, ha añadido que, en cualquier caso, «la Constitución no dice ‘exprópiese'» y esa medida «no va a solucionar nada».

Pero el secretario general de Podemos ha aclarado que su intención no es expropiar, sino obligar a los grandes tenedores de vivienda que tienen muchos pisos vacíos, como los bancos, a «sacarlos (al mercado) a precios que las familias puedan asumir».

«Los okupas»

Tanto Casado como Rivera han insistido en la importancia de legislar para proteger a los propietarios ante una posible ‘okupación’ de sus pisos. El candidato del PP quiere facilitar el desalojo y que los ‘okupas’ puedan ser castigados con entre uno y tres años de cárcel, para así «dar seguridad al arrendatario para que pueda alquilar su vivienda».

El presidente de Cs también ve necesario actuar contra «las mafias que se organizan y revientan puertas» y ha advertido de que los ‘okupas’ «lo tendrán más fácil» si gobiernan el PSOE y Podemos.

En lo que ha coincidido con estos partidos es en que hay que aumentar la oferta de vivienda con alquiler social para jóvenes, aunque en su caso también cree que se deben reactivar proyectos privados «parados por los Gobiernos de Podemos en Madrid y Barcelona».

Sánchez afea a Casado desconocimiento en violencia machista

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reprochado durante el debate de Atresmedia al líder del PP, Pablo casado, desconocer lo que representa la violencia de género, después de que el ‘popular’ asegurara que es importante que éstas tengan un empleo para no dependen de un «sinvergüenza» que esté ejerciendo maltrato. Casado le ha reprochado que vaya al debate a «arrojar» a las víctimas de violencia de género. Algo en lo que ha coincidido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que le ha afeado que juegue «con el dolor de las víctimas».

Durante el debate, Casado ha sido preguntado si, en materia de delitos sexuales para él un silencio es un sí. «No, ni para mí ni para el Código Penal. El consentimiento tiene que ser implícito y figura desde 1.822», ha reiterado para subrayar que en la Junta de Andalucía, cuando gobernaba el PSOE había ayudas para la violencia machista que no estaban siendo usadas para este fin.

El líder popular ha defendido que la violencia de género se tiene que erradicar otorgando plena autonomía a la mujer y para eso lo mejor es que tengan un empleo. Ante esta afirmación, Sánchez se ha mostrado «indignado» y le ha señalado que hay mujeres que son catedráticas o abogadas y que sufren agresiones sexuales.

«Usted está diciendo que las mujeres que sufren la violencia de género no tienen empleo –le ha recriminado– ¿Cómo puede decir usted que el Código Penal no se tiene que reformar?». Una afirmación que Casado ha calificado de «lamentable» al tiempo que le ha preguntado en reiteradas ocasiones si indultaría a los miembros de la manada. Casado ha insistido en señalar a Jesús Eguiguren como «maltratador confeso», como ya había hecho anteriormente, y ha defendido la prisión permanente revisable.

El líder del PP, Pablo Casado, ya había recriminado previamente al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que no dé lecciones sobre malos tratos porque el PSOE tiene en la persona de Jesús Eguiguren «al único líder condenado por malos tratos a su mujer».

«Y no lo echaron y lo pusieron a negociar en el caserío con los etarras. Que venga a dar lecciones de feminismo… Por favor, echen a los maltratadores y luego hablen ustedes de lo que dice Cayetana, que estuvo perfectamente clara», ha proclamado Casado, mostrándole a Sánchez un recorte de periódico con la noticia sobre el dirigente del PSE.

Casado, que ha recalcado que el consentimiento está regulado en el Código Penal desde 1822, ya había salido en defensa de la candidata del PP Cayetana Álvarez de Toledo sobre el consentimiento expreso en las relaciones sexuales y ha dicho que estuvo «perfectamente» cuando expuso su postura. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo ha reprochado al PP que no se puede «frivolizar» sobre las agresiones sexuales.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo ha advertido a Casado y a Rivera que como consecuencia del pacto con la «ultraderecha» en Andalucía, se han empezado a enviar circulares a médicos, psicólogos y trabajadores sociales para hacer una «lista negra» de trabajadores contra la violencia machista, un trabajo que ha atribuido a una consejería de Rivera. El líder de ciudadanos ha acusado a Sánchez de «jugar con el dolor de las víctimas» y ha reprochado al PSOE que echara a las mujeres de su partido en el Día de la Mujer.

Iglesias siente mucha vergüenza

Por su parte, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado sentir «mucha vergüenza» por la forma en la que discurría el debate sobre violencia machista y ha defendido cambiar el Código Penal para que sólo «si sea sí», acabar con el tipo de abuso que permite juzgar casos como el de la manada no como y alternativa habitacional inmediata y un salario mínimo de al menos seis meses para mujeres que denuncien violencia ante la violencia de género.

Además, Iglesias ha recalcado que la cabeza de cartel del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, se equivocó -en referencia a su cuestionamiento sobre la reforma de los abusos sexuales y ha apuntado que cuando alguien se equivoca lo más elegante es pedir disculpas. Iglesias también ha recalcado que Vox es un «retroceso» en los derechos de las mujeres.

https://twitter.com/ahorapodemos/status/1120816354532237318

Valoraciones

A su salida del debate, el presidente del Gobierno ha destacado que ha podido cumplir su objetivo de defender su gestión y explicar su proyecto, «con humildad, con determinación y con mucha pasión porque se trata del futuro de España». Según ha dicho, él se queda con lo que ha explicado y «no con el rifirrafe».

Sánchez ha descrito el debate como «vivo e intenso», que en ocasiones ha requerido «dosis de paciencia» por las cosas que le han dicho pero ha dejado claro que está «acostumbrado». Es más cree que, el debate «reivindica la calidad de la democracia» española porque los ciudadanos han podido ver los distintos proyectos.

Así, está convencido de que cada vez hay menos indecisos porque «las posiciones están cada vez más claras». En su opinión, el debate es si España avanza o «retrocede 40 años». «Lo que decidan los españoles el día 28 será bueno y para bien de nuestro país», ha añadido.

Para Pablo Casado, en el debate ha quedado «claro» que la «única alternativa» para «echar a Sánchez, a los batasunos, a los independentistas y a Podemos» del Gobierno de España es el PP y se ha mostrado satisfecho de cómo, a su modo de ver, su intervención ha «desenmascarado las mentiras y la demagogia» de un presidente «aliado con quienes quieren destruir el país y la economía».

El líder ‘popular’ cree que en este debate el espectador ha podido comprobar que España «no está para bromas ni experimentos», por lo que, al igual que uno se pone en manos del mejor equipo de cirujanos cuando tiene un problema de salud, ahora que España vive una crisis territorial y se avecina una crisis económica internacional, es el PP el que debe estar al frente del Gobierno porque éste es el partido que ha «sabido rescatar al país en dos ocasiones» ya.

Por su parte, el candidato de Unidas Podemos cree que hoy los electores tienen «mucha más información» para poder decidir su voto gracias a los debates celebrados esta semana. En su opinión, se deberían celebrar más debates electorales y tendrían que ser obligatorios por ley.

Iglesias ha añadido que él se queda con los momentos en que han podido conversar «de manera respetuosa» y explicando cada uno sus propuestas «con tranquilidad», y en cambio ha lamentado «los momentos dominados por el insulto y la sobreactuación». «Por respeto a la gente, hay que mantener las formas y ser educados», ha defendido.

Para el líder de Ciudadanos, los debates son «sanos para la democracia» y pueden ayudar a los españoles a «elegir un presidente» el día 28 de abril en las urnas. A su juicio, han podido conocer las propuestas de cada candidato y también comprobar «quién tiene liderazgo y quién no, quién es valiente y quién no, quién miente y quién no miente».

Respecto a la dinámica del debate de este martes, ha dicho que le ha gustado porque era «bastante libre», aunque «a veces se interrumpía más de la cuenta», y ha destacado el minuto de oro del final porque para él ha sido «lo más emotivo».

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.