Gori Estarellas: «Si esta propiedad privada es de un banco, mala suerte»

Los activistas, este miércoles frente al Ayuntamiento de Llucmajor
Los activistas, este miércoles frente al Ayuntamiento de Llucmajor

Un día después de que la plataforma Stop Desahucios se concentrara frente al Ayuntamiento de Llucmajor reclamando soluciones para Santiago Ramos y su numerosa familia, el alcalde del municipio, el socialista Gori Estarellas, ha asegurado que desde el consistorio «han ofrecido mil soluciones y han dicho que no a todo».

El primer edil del municipio ha recordado que la familia llegó hace unos meses, «pegó un golpe a una puerta y ocupó la vivienda que es de propiedad privada».

Se aplazó el primer desahucio 

Sin embargo, ante la orden judicial de desahucio, desde el Ayuntamiento de Llucmajor y sus Servicios Sociales, «se consiguió parar el desahucio y tener un plazo de tres meses para encontrar una solución».

Desde el Consistorio también han explicado que, durante este tiempo, la familia ha recibido la visita de un trabajador social cada semana y que, además, «evitaron que les cortaran el agua y la han tenido sin pagar».

«La familia ha dicho a todo que no»

«Llucmajor no tiene viviendas sociales y, por eso, se les ofrecieron dos viviendas en los cuales la familia se separaba por núcleos, además de una residencia especial para las personas de la familia que necesitan asistencia», ha explicado Estarellas durante el pleno, añadiendo que «la familia ha dicho a todo que no».

Previsto para el 9 de mayo

«Nosotros no podemos hacer más que defender la propiedad privada porque es un derecho constitucional, y si esta propiedad privada es de un banco, mala suerte. No podemos hacer más y, por lo que sabemos, el próximo día 9 de mayo se llevará a cabo el desahucio», ha concluido.

Los activistas plantan cara

Por su parte, la plataforma Stop Desahucios Mallorca se concentró este miércoles delante del Ayuntamiento de Llucmajor por «las mentiras del alcalde, la mala praxis de la trabajadora social Antonia Gari, del Instituto Balear de la Vivienda (Ibavi) y de Abanca, el banco rescatado que gana 400 millones al año».

«Un intento de echar a los pobres del pueblo»

«El Ayuntamiento de Llucmajor prefiere echarlos del pueblo, separarlos o incluso tutelarlos y no duda en darles la espalda y echarlos del pleno municipal. No lo vamos a consentir», señalan los activistas.

En este sentido, insisten que «no se trata de simple incompetencia del Ayuntamiento. Es un intento de echar a los pobres del pueblo, dejarlos más desamparados que antes y tratar de facilitar que en el futuro sean tutelados. Ya acudimos al último pleno municipal del mes pasado. El alcalde Estarellas ‘interpretó’ el reglamento a su favor para negar la palabra a la familia y a Stop Desahucios para acto seguido ordenar el desalojo del pleno».

«Nos movilizaremos todos los días»

El portavoz de la plataforma, Joan Segura, ha explicado que «por lo menos puedan vivir en el mismo municipio si no es posible encontrar una vivienda que pueda acoger a los 14 miembros de esta familia» agregando que la responsabilidad «es del Ajuntament de Llucmajor, el Ibavi y Abanca, que es el banco propietario de la vivienda en la que ahora residen».

«Nos movilizaremos todos los días, tanto en Palma como en Llucmajor, para pedir una solución para esta familia», advierten.

Durante meses sin agua corriente 

La Plataforma Stop Desahucios Mallorca fue quien se encargó de realizar, a finales del pasado 2018, todas las gestiones administrativas para que la familia no fuera desahuciada de la casa donde viven de ‘okupas’ o, en caso de serlo, encontrar una vivienda pública donde poderse instalarse.

Abanca, entidad que se hizo con Caixa Nova Galicia, es propietaria de la vivienda y denunció la ocupación ilegal que instruye el juzgado de primera instancia número 13 de Palma. El juzgado decretó su salida de la vivienda.

Durante meses, la vivienda no tuvo agua corriente. Ahora, se la proporciona el propio Ayuntamiento. 

Leer Más: El drama de una familia de 14 personas con una orden de desahucio

1 Comentario

  1. «El consistorio «han ofrecido mil soluciones y han dicho que no a todo»: Falso. Sólo se ofreció separar al núcleo más dependiente ¡en dos pueblos!, y pagando precios de mercado, más gastos. Separar a los hermanos es cruel, y separar a sus cuidadoras es sencillamente imposible. Una sola no puede quedar al frente, necesitan atención 24h. Para los otros siete (entre ellos un enfermo terminal y un niño pequeño) desahucio y calle.
    «La familia pegó un golpe a una puerta y ocupó la vivienda que es de propiedad privada». Falso. La vivienda estaba abandonada y vandalizada. Durante años fue un criadero de marihuana y después lugar de botellón, porros, sexo y hogueras de adolescentes. Todo ante las narices del Ayuntamiento. La familia Santiago Moreno la arregló en lo que pudo.
    (Desde el Ayuntamiento) «Evitaron que les cortaran el agua y la han tenido sin pagar». Falso. Nunca habían tenido agua, llevaban meses sin ella (y el Ayuntamiento lo sabía, habiendo graves descapacitados y niños). Se la conectó un bombero voluntario« a raíz del primer intento de desahucio y que su caso saliera a la luz.
    «Llucmajor no tiene viviendas sociales». Algunas informaciones, si bien no contrastadas de momento, indican lo contrario. Y siempre se pueden alquilar.
    «Nosotros no podemos hacer más que defender la propiedad privada». La única verdad: el PSOE al servicio de la banca y del capital, y contra sus vecinos pobres. Muy socialistas y muy obreros.
    El resto de partidos (PP, Pi, ASI, Més), con la excepción del regidor de Podemos, hacen seguidismo total de esta insolidaria y cruel postura.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.