La ‘Festa des Tondre’ de es Llombards recupera la más antigua de las tradiciones del campo

Es Llombards, el llogaret perteneciente al municipio de Santanyí, celebra por estas fechas, concretamente el próximo domingo 5 de mayo, una de sus jornadas más característica y arraigada en la localidad, sobre todo para las ovejas, a las que se libera de su “abrigo” de lana, llegados los primeros calores de la primavera. Es la ‘Festa del Tondre’, una celebración que viene de muy lejos y que ha ido pasando de generación en generación de payeses y ‘gent del camp’. Todo un arte, el de ‘tondre’, que durante todo un día se muestra en este pintoresco rincón del Migjorn mallorquín.

Inmersos en la estación primaveral y con una meteorología cambiante, unos días hace un sol de justicia, con temperaturas casi veraniegas, mientras que otros días desciende el mercurio considerablemente y nos planteamos casi si volver a sacar el abrigo del armario. Entre ese ir y venir de prendas de abrigo y paraguas llegan las ferias y fiestas más características de cada municipio. Es el caso de los payeses de es Llombards, que por estas fechas deciden aligerar el peso de sus ovejas y retirar esa gruesa capa de lana para dejarlas más frescas además de comercializarla.

Una jornada intensa, festiva, que llama la atención a las personas no muy familiarizadas con las labores del campo y la ganadería, y los más jóvenes. Los niños disfrutan al ver la destreza de los ‘tonadors’ a la hora de “pelar” a las ovejas como de si una manzana se tratara.

La jornada empieza pronto, a las 9 de la mañana los xeremiers y el cercavila anuncian el inicio de la fiesta para, posteriormente, a las 10, iniciar el proceso de ‘tondre’, o sea, pelar a las ovejas pero con tijeras, como se hacía antiguamente y que constituye un verdadero espectáculo.

Así lo manifiesta el alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés, quién tijeras en mano se anima cada año a esquilar una oveja. “Es una habilidad difícil de adquirir que yo personalmente he ido aprendiendo a lo largo de los años. Este año, como última fiesta de la legislatura, quiero aprovechar la ocasión para rendir homenaje a los ‘tonadors’ que impulsaron esta celebración y que ya no están entre nosotros”.

Hoy en día, el proceso está mecanizado y ya se hace como con una especie de máquinas de afeitar pero para ovejas. Una forma más rápida de realizar el trabajo pero que carece de la destreza y pericia de los antiguos ‘tonadors’.

“De ahí la importancia de esta festa des tondre”, dice el alcalde, “es una manera de mostrar a la gente, sobre todo a los más jóvenes como era la vida en el campo y la manera artesanal y manual en que se realizaba la tarea de esquilar a las ovejas”.

A las 11.30, un espectáculo ecuestre invadirá el campo de fútbol y al filo del mediodía, la música y el jolgorio de la Xaranga ‘Els Valencians’, invadirá las calles de la localidad.

Una ‘Fira artesana’ en la Plaça des Pou con varios stands mostrará a los visitantes toda clase de artículos y productos locales.

Las dos de la tarde es una buena hora para reponer fuerzas. La Plaça des Pou será el escenario de la comida popular en la que los visitante se sentarán a manteles para disfrutar de una suculenta y gigantesca paella, postre, café y licores para todos los presentes.

La jornada finalizará con la entrega de premios a los mejores ‘tonadors’.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.