«Nosotras somos muy importantes. Sin ‘Kellys’ no habría hoteles»

Lola y Mercedes son de las muchísimas mujeres que se ganan la vida en la Isla trabajando como ‘Kellys’. Estas dos camareras de piso, que trabajan en el municipio de Calvià, representan la lucha diaria que cada una de sus compañeras tiene que afrontar en su día a día. Ambas protagonizan un vídeo en el que, a  través de sus testimonios, explican la ardua y poco recompensada labor que desarrollan. 

La suya es, sin duda, una profesión sin la que un sector económico tan vital como es el turismo en Baleares no tendría sentido. Tan solo demandan un reconocimiento laboral y un empleo de calidad, unos derechos de los que no disponen en pleno siglo XXI y que denuncian a través de la formación ‘Transforma Calvià’ que lidera Aïnhoa Barajas Nájera.

Lola y Mercedes, las dos camareras de piso protagonistas del vídeo de Transforma Calvià
Lola y Mercedes, las dos camareras de piso protagonistas del vídeo de Transforma Calvià

La importancia de su labor profesional

«Nosotras limpiamos habitaciones. Somos muy importantes. Sin Kelly´s, no habría hoteles«, asegura Lola en el inicio de la grabación.

Por su parte, Mercedes explica que «es una profesión que te desgasta mucho. Yo estoy llena de artrosis» antes de añadir que «yo por ejemplo trabajo en apartamentos. ¿Y qué pasa? Pues que llega el verano y en lugar de tres camas pues tengo que hacer cuatro o cinco que las tengo que hacer en el mismo tiempo pero yo no percibo por ello nada«.

Explotación laboral

A continuación, Lola afirma que «he llegado a hacer hasta 65 camas diarias» mientras Mercedes subraya que «si hay alguien que llega que es demasiado sucio, que vomite a diario o que pinte la pared con tubo de labios se les cobra un extra de limpieza… De ello, yo no percibo nada. O me lo pagas o redúceme el trabajo. Una de dos«.

«A mi me hicieron fija discontinua a los seis años. Vivo en un apartamento, pago 500 euros. Yo ahora mismo no estoy cobrando nada«, matiza Lola.

El vídeo concluye con Mercedes reconociendo que «ahora que ya ha pasado el tiempo y veo que soy sólo un número y no una persona… me duele«.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.