Queman otros cuatro contenedores en Palma

Dos operarios colocando unos contenedores en Palma (Foto: Archivo)
Dos operarios colocando unos contenedores en Palma (Foto: Archivo)

El pirómano o los pirómanos han vuelto a actuar en Ciutat quemando una batería de cuatro contenedores. En esta ocasión, ha sido en la calle Eusebio Estada con el Camí Vell de Bunyola, junto a Son Castelló. Los Bombers de Palma se han desplazado al lugar y han sofocado las llamas. Afortunadamente, no ha habido que lamentar daños personales. El fuego tampoco ha afectado a ningún vehículo estacionado en la zona, tal y como sucedió las últimas ocasiones. 

Desde Cort lamentan que este tipo de actuaciones tienen un gran gasto de dinero público y que además pueden afectar a otros tipo de bienes como fachadas de edificios.

Cada contenedor vale 700 euros del contribuyente

Desde diciembre de 2017 han ardido en Palma unos 360 contenedores. Una grosera cantidad que supone una gran pérdida económica porque cada recipiente cuesta 700 euros. A esto hay que sumar el coste de retirarlos tras el incendio, además de la posterior limpieza. Todo ello añaden a las pérdidas 300 euros adicionales para cada contenedor.

Así pues, teniendo en cuenta que el coste total asciende hasta los 1.000 euros por unidad, el montante económico ha sido de unos 360.000 euros.

El último incidente, en la madrugada del 1 de mayo

Durante la madrugada del pasado 1 de mayo ardieron otros cuatro contenedores en la confluencia de las calles palmesanas de Jaume Ferran y Pons i Gallarza, al lado del colegio Pius XII.

En aquella ocasión, también se vieron afectados cuatro vehículos que estaban aparcados en la zona además de una de las fachadas del centro escolar y varios cristales de las ventanas.

Dos pirómanos entre rejas

Dos hombres, de 48 y 51 años de edad, fueron detenidos por el incendio de cinco contenedores y tres vehículos en la calle Poeta Guillem Colom de Palma. Ambos ingresaron el pasado jueves 25 de abril en prisión sin fianza.

Francisco José M.M, el acusado que fue grabado por una cámara de control del tráfico de Cort mientras lanzaba un trapo ardiendo a los depósitos, se negó a declarar. El otro, José F.D., se desvinculó de los hechos.

Leer Más: «Hemos pasado muchísimo miedo»

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.