Nadal se queda a la puertas de la final en Madrid

Rafa Nadal se ha quedado a las puertas de una nueva final en el Mutua Madrid Open, cuarto Masters 1.000 de la temporada, después de caer este sábado ante el joven griego Stefanos Tsitsipas en tres sets (6-4, 2-6, 6-3) tras más de dos horas y media de partido.  El balear no ha jugado un buen partido, salvo mediado el segundo parcial, único momento en el que pudo desarbolar realmente a su rival, infranqueable e incansable en la noche madrileña para aguantar los intercambios con el pentacampeón del torneo, menos afilado en sus golpes y menos cómodo que en la víspera ante Stanislas Wawrinka.

Nadal ha rozado otra final en su adorada tierra, pero finalmente ha sucumbido ante uno de los mejores valores de la nueva generación de tenistas y al que había arrollado a principios de año en el Abierto de Australia. En esta ocasión, con el aval de haber llegado a la capital con el título en la arcilla roja de Estoril (Portugal), ha dominado al campeón de 17 ‘grandes’ que no ha podido cambiar la historia vivida en Montecarlo y Barcelona.

El balear tampoco jugará la final en Madrid (Foto: Europa Press)
El balear tampoco jugará la final en Madrid (Foto: Europa Press)

Tsitsipas empieza mandando 

Desde el principio, los aficionados de la Manolo Santana han augurado un partido duro para el balear, que ha empezado su semifinal perdiendo su saque. Este, que había sido una de sus mejores armas hasta el momento, ha flojeado en esta primera manga y ha sido fiel copia de la poca regularidad que ha arrastrado el exnúmero uno del mundo en su inicio de partido.

Nadal ha sufrido ante un Tsitsipas, felino en su defensa de los peloteos, que el español ha cargado casi siempre sobre su efectivo revés a una mano para alejarse de un ‘drive’ que le corrió mucho al ateniense, que ha sido capaz de levantar un 0-40 en el sexto juego. A partir de ahí, el griego se ha convertido en más dominador y sus golpes y su saque comenzaron a hacer más daño.

Reacción en el segundo set

El tenista balear, algo lastrado por su ‘drive’, ha logrado replicar una segunda rotura de su rival, pero no una tercera pese a que también ha gozado de bola de ‘break’ y ha terminado por entregar el set, el primero que ha cedido ante su joven rival.

El once veces ganador de Roland Garros necesitaba mejorar sus golpes ganadores y su servicio para poder controlar a un Tsitsipas dispuesto a amargarle la noche. Y el español lo ha logrado, aferrado a la recuperada fortaleza con su saque, que le ha permitido ir siempre por delante en el marcador y esperar su oportunidad al resto.

El heleno no daba sensación de querer aflojar, pero su servicio ha empezado a bajar y, por consiguiente, el dominio con su derecha. Así, un mal juego le ha costado un ‘break’ que ha terminado por despertar la mejor versión hasta ese momento de un Nadal que ha cerrado con contundencia y buenos golpes una segunda manga donde sólo ha perdido un punto con su saque.

El joven heleno se medirá a Djokovic en la final

La tercera y definitiva ha arrancado parecida a la primera. Ambos han dispuesto de opciones de rotura, sendos 15-40, primero para el balear y luego para el griego, pero que acertaron a salvar en un duelo donde el físico se empezaba a vislumbrar decisivo. Nadal ha vuelto a perder eficacia y poderío con su saque y eso ha provocado que el de Atenas volviese a amenazar al resto.

Tsitsipas, de nuevo muy agresivo y profundo, ha sido el primero en golpear y romper para tomar la iniciativa. Eso ha descentrado un tanto al de Manacor, que ha malgastado a continuación otro 15-40, el principio del final de su aventura de este año en la Caja Mágica porque el ateniense, pese al último aliento del manacorí y el apoyo del público, no ha perdonado para citarse por el título con el serbio Novak Djokovic en su segunda final de Masters 1.000 tras la perdida precisamente ante su víctima de este sábado en Toronto.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.