Muebles de cocina Soler: 47 años de tradición artesanal en sa Pobla

La familia Soler, de izquierda a derecha: Cati, Mateu, María Antonia y Tolo
La familia Soler, de izquierda a derecha: Cati, Mateu, María Antonia y Tolo

Desde los distintos segmentos comerciales, Mallorca goza de un prestigioso y longevo tejido empresarial con años de experiencia, cuya profesionalidad está en rangos muy elevados. Son las «Empresas distinguidas mallorquinas» con un sello de altísima calidad. Una de éstas firmas es «Cocinas Soler» de sa Pobla, fundada por los hermanos Antonio y Tolo Soler en 1972, que en breve cumplirá medio siglo de existencia, siempre en el mismo lugar y enclave, la calle Joan Sindic, Nº 31.

De manera artesanal, desde hace 47 años, fabrica con dedicación y esmero muebles de cocina, de baño y armarios. Desde la materia prima ( madera o laminados sintéticos), en sus talleres y exposición de 2000 metros cuadrados, se elaboran estos elementos tan importantes para el hogar.

Una empresa familiar

Actualmente Tolo Soler, que en su día fue directivo de la Unión Deportiva Poblense, es quien dirige los destinos de la empresa junto a sus tres hijos.

El fundador de «Cocinas Soler», junto a su hermano Antonio, recordaba como eran las cocinas de hace unas décadas, señalando que «se estilaba la «Formica», que es un laminado de alta presión, de composición sintética, que se presentaba en distintos colores y formas; aquello fue una auténtica revolución que facilitó a los fabricantes poder tener un material resistente, fácil en su utilización y muy limpio«.

Pioneros en el sector

En el transcurso de los años los laminados perdieron terreno, y Tolo Soler lo recordaba diciendo que «a partir de los años 80 la madera cobró protagonismo, nosotros fuimos pioneros, con distintas versiones tanto en el tipo de procedencia, roble, la más utilizada, además de cerezo o haya, entre otras, con presentaciones de líneas muy lisas o con más dibujo, siempre en base al gusto del cliente» .

Durante los últimos años los materiales sintéticos vuelven a ser protagonistas y los lacados, laminados con muchos y variados acabados imitando madera, diversidad de colores, diseños, son lo más solicitado, siempre con una personalización exclusiva para cada pedido, a medida del gusto, la necesidad y el presupuesto.

En éste aspecto hay que destacar que los gustos actuales van dirigidos hacia un mueble de cocina o baño moderno, sin estar recargados en su diseño. De igual manera debe señalarse que también se construyen combinados con elementos de madera maciza y laminados. Un dato relevante es que en el mobiliario de cocina se imponen los módulos con grandes cajones, más que las clásicas baldas o estantes. Ello se debe a que se gana espacio y es más funcional para poder ordenar y guardar el material habitual como ollas, cazos, cazuelas, etc…

La fidelidad, un valor que se agradace 

A modo de resumen, Tolo Soler finalizó su experta explicación de lo que es su empresa indicando que «en casi cinco décadas de intensa labor empresarial, hemos puesto nuestro granito de arena para que miles de familias hayan tenido un servicio profesional y mi mayor orgullo, además de que mis hijos continúen el proyecto que iniciamos mi hermano y yo, es que más del sesenta por ciento de nuestros clientes son de rotación, que hace años nos compraron su primera cocina y tiempo después, al querer renovarla o para otra viviendo, han vuelto a depositar su confianza en nosotros….A todos ellos les estoy muy agradecido por su fidelidad con «Cocinas Soler«.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.