«Casi matan a mi hijo por un atropello con un patinete eléctrico»

El joven E, tumbado en una camilla antes de ser trasladado a Son Espases
El joven E, tumbado en una camilla antes de ser trasladado a Son Espases

La historia de E, un adolescente de 15 años, es una de aquellas que puede protagonizar cualquiera. No importa la edad ni el sexo ni tampoco el lugar. Un relato desgarrador que invita a la reflexión antes de que sea demasiado tarde. La suerte, tan necesaria en la vida, estuvo de su parte. Unos escasos centímetros impidieron una auténtica tragedia que con el paso del tiempo, y afortunadamente, será recordada como una anécdota. 

Como cada día, E y su hermana de 13 años S se despidieron de sus padres para emprender juntos el trayecto a sus respectivos institutos, ambos situados en Palma, a apenas cinco minutos de su domicilio. Por entonces, ninguno de los dos podía imaginar que esa mañana, la del martes de 7 mayo, no iba a ser una cualquiera.

Mucho más que un susto

Poco después de marcharse, Roberto, el progenitor de los adolescentes, estaba apurando su taza de café cuando tocaron al interfono. Era su hija que requería urgentemente su presencia. «E se ha hecho daño«, advirtió la joven.

El padre bajó, con el corazón en un puño, hasta la calle. En la entrada, frente al portal del número 16 de la calle Fonts i Monteros, estaba tendido su hijo E. Un joven, de unos 17 o 18 años de edad, le había arrollado con su patinete eléctrico.

Un brutal impacto

E estaba consciente pero había sufrido importantes heridas tras un brutal impacto que hizo golpear su cabeza con un canto de piedra. Además, también tenía lastimada una de sus piernas, en concreto la izquierda, con una fuerte contusión. Mientras, el temerario conductor permanecía apoyado en un coche, superado por la situación y con molestias en un pie.

Otro chico que en esos momentos pasaba por allí ayudó en la medida de lo posible a Roberto. Entre ambos, mientras auxilibian como podían a los heridos, llamaron a los servicios sanitarios. El responsable del accidente también avisó a su madre, que poco después acudió para interesarse por lo sucedido. Ambos, muy afectados, no dejaron de disculparse.

También se trasladó hasta el lugar de los hechos la Policía Local. Los agentes tomaron declaración a S para completar el correspondiente y pertinente atestado.

El adolescente tendido en el suelo antes de que llegaran los servicios sanitarios

Traumatismo craneoencefálico como resultado 

Unos quince minutos después, aparecieron dos ambulancias. Después de ser estabilizado, E fue trasladado hasta el hospital de Son Espases donde permaneció ingresado en observación durante 48 horas. El impacto le había provocado un traumatismo craneoencefálico, una fractura de hueso temporal en el costado izquierdo de su cabeza que corría peligro de derivar en una hemorragia interna.

Afortunadamente, E abandonó el centro hospitalario en el plazo previsto. Durante esos interminables días, y todavía hoy, la madre del conductor temerario no ha dejado de preocuparse por su estado.

Daños secundarios 

Debido al incidente, E no ha podido competir en el Campeonato de Mallorca de atletismo ni tampoco en el de Baleares, dos citas que ha estado preparando y para las que se ha entrenado duramente durante todo el año.

Además durante tres meses no puede realizar ninguna actividad física que requiera contacto. Todo ello, a las puertas de un verano en el que no podrá asistir a algunos de los planes que organizan sus amigos, como una próxima excursión a un parque acuático. Los toboganes, en su estado, están prohibidos.

Un padre que demanda soluciones 

En Mallorca Confidencial hemos charlado con Roberto, el padre del afectado. «Casi matan a mi hijo por un atropello con un patinete eléctrico«, recordó el progenitor.

«No quiero que los prohiban pero si que adapten los carriles a vehículos alternativos. Si lo que le pasó a mi hijo le sucede a una persona mayor, ahora estaríamos hablando de una desgracia«, subrayó.

Roberto también demanda «una normativa clara y sencilla que sea difundida» y asegura que «es importante potenciar el uso del patinete y de estos nuevos vehículos pero en un entorno que sea positivo para todos«.

Leer Más: Nueve de cada diez baleares desconocen la normativa sobre patinetes eléctricos

Unos datos que invitan a la reflexión 

Sólo en 2018, los patinetes provocaron un mínimo de 273 accidentes con heridos en 44 grandes ciudades españolas, según datos de la Fiscalía.

De los 273 sucesos contabilizados, 203 de ellos registraron el atropello de peatones por patinetes en los que la responsabilidad del siniestro fue del conductor del vehículo.

Leer Más: Muere una anciana atropellada por un patinete por primera vez en España

Falta de consenso 

Ante la falta de consenso, la Dirección General de Tráfico (DGT) trabaja para establecer una regulación mínima sobre los patinetes eléctricos, que contemplaría la prohibición de circular por la acera o de utilizar auriculares, además de establecer el límite de velocidad a 25 kilómetros por hora.

Un seguro 

Los expertos aconsejan a los propietarios de estos vehículos que que dispongan de un seguro de responsabilidad civil, aunque no sea obligatorio. De esta manera, en el caso de ser el culpable de un accidente, será la aseguradora quien se haga cargo del resarcimiento a los terceros.

Leer Más: «Van obsesionados y cuando te das cuenta ya los tienes encima»

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.