El Barça deja sin Liga al mallorquín Miguelín

El Barça Lassa se ha proclamado campeón de la Primera División del fútbol sala español tras derrotar a ElPozo Murcia del mallorquín Miguelín (3-2) en el quinto y definitivo partido de la final del ‘play-off’, disputado en el Palau Blaugrana, gracias a los goles de Esquerdinha y Sergio Lozano, que firmó un doblete y resultó decisivo para que el conjunto de Andreu Plaza haya vuelto a ganar una Liga seis años después.

Los culés, pese a tener la serie en contra (1-2) al término del tercer partido, supieron rehacerse y aprovechar su acierto en Murcia para empatar la eliminatoria y solventar este sábado ante su público. El Barça fue letal para los murcianos, valientes pero ineficaces.

Los blaugranas, campeones seis años después (Foto: Twitter LNFS)
Los blaugranas, campeones seis años después (Foto: Twitter LNFS)

Ventaja mínima al descanso

Esquerdinha fue el encargado de inaugurar el marcador con un extraño remate dentro del área. El balón pegó a Drasler antes de superar la línea de fondo y poner en ventaja a los suyos. El gol, sin embargo, no minimizó a los pupilos de Diego Giustozzi, que fueron ganando metros para intentar contener la impulsividad de los blaugranas.

Con el 1-0 se llegó al descanso y el Barça metió una marcha más, apoyado por un Palau volcado y arrollador en algunas fases. La gran responsabilidad fue de Sergio Lozano, que se echó a la espalda al equipo para confirmar la victoria y el título con un doblete de postín. El primero fue una obra maestra.

El ‘búfalo’ robó el balón en su campo, condujo con calidad, frenó antes del disparo y ajustó la mira a la base del poste. El gol obligó a ElPozo a seguir creyendo en botas de su capitán Miguelín, el que más lo intentó antes de que llegase el tercero del Barça, obra nuevamente de Sergio Lozano con un lanzamiento desde el costado derecho.

Una reacción que ha llegado demasiado tarde

Fue entonces, a falta de ocho minutos para el final, cuando ElPozo Murcia optó por el ‘portero-jugador’ para encerrar a los catalanes en su campo.

Con Álex en esa figura, sólo un milagro podría haber cambiado el guion de una final que estaba pintada de color azul y grana por mucho que Andresito recortase distancias a cinco minutos para la conclusión. E incluso puso el 3-2 en el minuto 40, sin embargo, el triunfo culé era una realidad porque tan solo restaron tres segundos para el bocinazo final.

ElPozo acabó llorando pese a su digna final y el Barça recuperando su capacidad ganadora en una temporada que ha conquistado tres de los cuatro títulos a nivel nacional.