Aquel inolvidable 28 de junio de 2003

El RCD Mallorca vuelve a estar de moda. Los dos ascensos consecutivos de Vicente Moreno han instaurado de nuevo el mallorquinismo como forma de vida. Una gesta que, por cierto, ya logró el conjunto barralet a finales de los cincuenta cuando con Juan Carlos Lorenzo, los de rojo y negro pasaron de jugar en Tercera a hacerlo en la máxima categoría por primera vez en su historia en tan solo dos años (por entonces no existía la Segunda B).  

Más allá de los ascensos, existió un tiempo no muy lejano en el que el equipo bermellón jugaba competiciones europeas, goleaba en grandes estadios y llegaba a finales. Incluso alzaba títulos como la Supercopa de España y la Copa del Rey, esta última conquistada hoy hace 16 años en el Martínez Valero de Elche.

Los barralets celebrando el título, el segundo de su historia tras la Supercopa de 1998
Los barralets celebrando el título, el segundo de su historia tras la Supercopa de 1998

Tercera final de Copa en 12 años 

Aquel inolvidable sábado 28 de junio de 2003, el RCD Mallorca jugaba por tercera vez en su historia la final de la Copa del Rey. El destino brindó otra oportunidad tras haber caído en la prórroga frente al Atlético de Madrid (0-1) en 1991 (este sábado si cumplirán 28 años de la cita) y en los penaltis ante el FC Barcelona en 1998.

Éxodo barralet a Elche

Más de 14.000 aficionados viajaron desde la Isla hasta la ciudad alicantina. Muchos de ellos ya habían estado presentes en las finales citadas anteriormente. Sin embargo, esta era distinta. El RCD Mallorca era favorito. Y es que enfrente esperaba el Recreativo de Huelva, un conjunto que disputaba la primera final de su ya centenaria historia siendo equipo de Segunda.

Eso sí, y para no desmerecer el hito conseguido, cabe recordar que por el camino, el entonces plantel dirigido por Gregorio Manzano había eliminado en cuartos al por entonces vigente Campeón de Liga, el Real Madrid (1-1 y 4-0), y en semifinales, al defensor del título, el Deportivo de La Coruña (2-3 y 1-1).

La muerte repentina de Marc Vivien Foé 

Un triste episodio marcó la concentración de los baleares. Dos días antes de la final, el 26 de junio, el camerunés Marc Vivien Foé perdió la vida en un partido de la Copa Confederaciones que medía al conjunto africano ante Colombia. En pleno entrenamiento en tierras ilicitanas, Manzano llamó a Eto´o para comunicarle la muerte de «su hermano».

Marea roja 

Durante las horas previas al choque, una interminable marea roja de barralets ocuparon una carpa situada en los aledaños del Martínez Valero, escenario del envite. Para el recuerdo, el sofocante calor y la paella que Samuel Eto´o pagó de su bolsillo para los seguidores desplazados. Sin duda, una manera original de pedir perdón por la expulsión que el león indomable sufrió en un encuentro disputado en Son Moix ante el FC Barcelona tras caer en las provocaciones de Thiago Motta.

Para los curiosos, comentar que para preparar el encuentro, Manzano ejerció su profesión de psicólogo con la proyección de tres vídeos: uno sobre la superación personal, otro que relataba las decepciones de equipos favoritos que perdieron sus finales y un tercero de alegrías tras grandes triunfos. No hay que olvidar que  los dos compromisos ligueros disputados ante El Decano habían acabado en empate (1-1). En otro sentido, cabe destacar que los blanquiazules estuvieron acompañados por 10.000 seguidores o dicho de otra manera, el 10% del total de su población.

Han pasado los años, pero ninguno de los presentes en el recinto mundialista olvidará nunca como el bermellón se apoderó de medio estadio ilicitano. Era ahora o nunca. No se volver a fallar…

Pandiani abre el marcador

El duelo empezó con un buen susto cuando en el minuto 3 Leo Franco tuvo que solventar una indecisión de su defensa que a punto estuvo de aprovechar Raúl Molina.

Con el paso del tiempo, los de rojo y negro empezaron a monopolizar la posesión gracias a un imperial Ibagaza. Y es que el experimento del técnico de los onubenses, Lucas Alcaraz, de adelantar la posición de Viqueira dejó al argentino libre de marca.  Así, en el minuto 20, el uruguayo Walter Pandiani transformó un claro penalty cometido por el zaguero Loren sobre Eto´o en una jugada que nació en los pies de «El Caño«. Entonces, el entrenador de los blanquiazules mandó a calentar a dos viejos conocidos: Óscar Arpón y Xisco Muñoz. Mientras, Luque frustraba un disparo de Ibagaza con una gran parada. Poco después, un tiro de Eto´o se marchó ligeramente desviado.

Gol anulado al manacorí de los onubenses, Xisco Muñoz, justo antes del descanso

Un minuto antes de enfilar el camino a los vestuarios, llegó la polémica cuando un centro de Benítez fue rematado con la testa al fondo de las mallas por el manacorí cedido por el Valencia Xisco Muñoz. Entonces, y ante la sorpresa general, el colegiado invalidó la diana a instancias del juez de línea, el mediático Rafa Guerrero, por considerar que el balear había cometido falta antes de su remate sobre su paísano Miquel Àngel Nadal. Cabe recordar que el delantero que pasó por la cantera bermellona antes de hacer las maletas rumbo al Turia, había sustituido poco antes a Mario Bermejo.

Don Samuel Eto´o 

Tras la reanudación, los andaluces adelantaron sus líneas en busca del empate dejando espacios en su retaguardia. De esta manera, los barralets empezaron a hilvanar contras. En una de ellas, Luque evitó el tanto de Eto´o. Sin embargo,  poco pudo hacer en el minuto 73 cuando el mejor jugador de la historia mallorquinista firmó el segundo aprovechando una magnífica asistencia de Albert Riera, el tercer manacorí presente en el pasto alicantino.

Ya con la fiesta instalada en el sector rojo, Eto´o sentenció definitivamente el duelo con una diana de pura raza. Un gol para el recuerdo y dedicado al cielo, a su amigo y compañero de selección Marc Vivien Foe. Y es que no cabe olvidar, que tras el partido y sin tiempo para celebraciones, Eto´o viajó con avión privado hasta París para disputar con su selección la final de la Confecup frente a Francia. A eso se le llama compromiso.

«A la afición del Mallorca sólo puedo decirle que la quiero«, afirmó el africano tras el envite. Además, confesó que «tengo a un compañero que está sentado al lado de Dios en el cielo. Esta Copa se la dedico a él«.

La insolita celebración de «El Rifle»

La anécdota la protagonizó Walter Pandiani. El uruguayo celebró el título más importante de la historia barralet portando una bandera no de su país natal sino del Peñarol de Montevideo. Un hecho insólito y poco respetuoso que lamentablemente, quedó registrado para la posteridad.

En la zona mixta, los campeones expresaban su inmensa felicidad. «No podemos aspirar a ser campeones de Liga pero sí a este título. Ya nos tocaba«, aseguró Riera. Por su parte, Miquel Àngel Nadal (que levantó el trofeo tras recibirlo de las manos del Rey Juan Carlos I) señaló que «es el primer título que gano con el equipo de mi tierra. Es la ilusión de cualquier mallorquinista«. Por cierto, subrayar que el central ha estado presente en las tres finales coperas de los bermellones si bien en la segunda lo hizo en el bando contrario.

Ficha técnica

RCD MALLORCA (3):  Leo Franco, David Cortés, Nadal, Niño, Poli, Harold Lozano, Ibagaza (Marcos, min 85), Riera, Álvaro Novo, Pandiani (Carlos, min 81) y Eto´o (Campano, min 87)

RECREATIVO DE HUELVA (0): Luque, Juan Merino, Loren (Óscar Arpón, min 69), Alex Pereira, Mariano Pernía, Diego Camacho, Viqueira, Mario Bermejo (Xisco Muñoz, min 41), Javi García, Benítez (Joaozinho, min 77) y Raúl Molina

COLEGIADO: Iturralde González (colegio vasco).

GOLES: 1-0 Pandiani (min 20); 2-0 Eto´o (min 73); 3-0 Eto´o (min 84)

Por primera vez en autobús descapotable 

Al día siguiente, la ciudad despertó engalanada para recibir a sus héroes. Calles cortadas y el centro, ocupado por miles de mallorquinistas que vitoreaban sin parar a los protagonistas, todos ellos exultantes en un autobús descapotable especialmente habilitado para la ocasión que recorrió el centro de Palma.

Sa Font de Ses Tortugues, invadida por unos 10.000 aficionados
Sa Font de Ses Tortugues, invadida por unos 10.000 aficionados

El santuario de Sa Font de Ses Tortugues fue invadido por unos 10.000 aficionados que cantaron al unísono el mítico «We are the Champions» de Queen y que enloquecieron cuando el vehículo se detuvo para que los jugadores ofrecieran el título. Destacar que el camerunés Samuel Eto´o no estuvo presente al estar en París disputando con su selección la Final de la Copa Confederaciones ante Francia.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.