Catorce años de cárcel para la mujer que mató a su marido en Cala Millor

Svetlana hablando con uno de sus dos abogados (Foto: Europa Press)
Svetlana hablando con uno de sus dos abogados (Foto: Europa Press)

Svetlana Batukova, la mujer rusa de 49 años acusada de asesinar a su marido, el alemán Horst Hans Henkels, en Cala Millor en 2016, ha sido condenada este viernes a 14 años de cárcel. El magistrado ha impuesto a la acusada la pena solicitada por la fiscalía tras el veredicto emitido el pasado sábado del tribunal popular, que la declaró culpable de un delito de homicidio.

La defensa de la mujer recurrirá la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) para solicitar su absolución. Según los abogados de la rusa, fueron los perros de raza peligrosa los que acabaron con la vida del hombre, de unos 70 años.

Cortó trozos de carne y piel de un brazo de su esposo

Según el veredicto emitido por el Jurado, la sentencia declara probado que la mujer, con la intención de acabar con la vida de su marido, le cortó trozos de carne y piel de un brazo, lo que le provocó una hemorragia masiva y un shock hipovolémico.

La sentencia también declara acreditado que los perros que vivían con ellos en la casa, Lord y Linda, de forma espontánea atacaron y mordieron el cuerpo del hombre cuando éste ya había fallecido.

Las heridas de los perros, después de la muerte

Así, el Jurado no aceptó la versión de la Fiscalía, que acusaba a la mujer de haber dado de comer a los perros trozos de carne de la víctima y haberlos azuzado para que le mordieran, y le imputaba un delito de asesinato, que implicaría una condena mayor. Los jurados entendieron, en vista del informe forense, que las heridas de los perros fueron posteriores a la muerte.

El juez ha apreciado la agravante de parentesco, ya que habían contraído matrimonio 3 meses antes 

El magistrado también entiende que en este caso, la muerte violenta del hombre a manos de su esposa «se halla estrechamente vinculada» a la convivencia matrimonial, «lo que reviste un mayor reproche a la conducta de la acusada».

Los jurados no consideraron probado que la mujer sufriera ninguna alteración psicológica ni que tuviera sus facultades mentales afectadas por el consumo de tóxicos.

En cuanto a la pena a imponer, el juez considera que la actuación de la mujer «reviste una extrema gravedad, no sólo por el hecho de privar a una persona del derecho más preciado, que es el derecho a la vida, sino por la frialdad de ánimo que revela su conducta«. Tiene en cuenta la limitada capacidad de la víctima para defenderse, debido a su precario estado de salud, y también que la mujer no llamó en ningún momento a los servicios de emergencia.

Un juicio con 7 sesiones desde el 10 de junio

En la última sesión, llevada a cabo el miércoles de la semana pasada, la mujer defendió su inocencia y pidió ser sometida a un detector de mentiras, durante su turno de última palabra en el juicio celebrado con un Tribunal del Jurado en la Audiencia Provincial. «Soy muy humana«, afirmó la acusada antes de  explicar que intentó quitarse la vida tras fallecer su esposo.

Svetlana Batukova y su marido, el asesinado Horst Hans Henkels
Svetlana Batukova y su marido, el asesinado Horst Hans Henkels

La Fiscalía, que pedía 25 años de prisión, acusaba a Svetlana de haber sedado a su marido, haberle cortado trozos de carne y piel y habérselos dado de comer a sus perros, azuzándoles para que le mordieran. Por su parte, ella sostuvo que el hombre murió atacado por los perros sin que ella interviniera.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.