48 años sin Jim Morrison: El legado del cantante de The Doors en 5 clásicos

James Douglas Morrison fue encontrado muerto a los 27 años en la bañera de su piso en el barrio parisino de Le Marais el 3 de julio de 1971. Se marchaba así el hombre y llegaba el icono mitológico del rock, paro cardíaco mediante según su acta de defunción. Por supuesto, siguen vigentes las teorías conspirativas que hablan de asesinato o suicidio, pero no es momento ahora de debatir sobre esto, sino de recordar el legado musical de ‘El Rey Lagarto’, sin duda uno de los artistas más evocadores de la segunda mitad del siglo XX.

Fascinante resulta recordar que The Doors, la banda en la que ejerció como magnético cantante y letrista, funcionó apenas durante ocho años, entre 1965 y 1973. A pesar de esto, su música sigue vigente en las nuevas generaciones y marcada a fuego en las ya más talluditas.

James Douglas Morrison fue encontrado muerto a los 27 años
James Douglas Morrison fue encontrado muerto a los 27 años

Inspirado en grandes poetas

Hiptónico poeta inspirado en sus letras por los universos de Friedrich Nietzsche, Arthur Rimbaud y Jack Kerouac, pocos héroes del rock siguen transmitiendo un magnetismo tan vigoroso a través de las grabaciones que hicieron en vida. Vamos a repasar cinco de ellas en el 48 aniversario de su muerte.

1 – The End

Es una de las primeras canciones épicas de la banda, en la que Jim Morrison cuenta «una triste despedida». Acostumbraban a tocarla en sus presentaciones en bares y clubes nocturnos, donde siempre cambiaba la última estrofa de la canción. En una de sus presentaciones en el bar Whisky a Go Go, cambió la letra e hizo una especie de estrofa edípica.

Esto fue demasiado para el dueño del bar, que despidió a la banda de su puesto como residentes locales, pero en ese mismo instante el dueño de Elektra Records, que se encontraba en el local, les ofreció un contrato. Esta canción también es conocida por aparecer al inicio del clásico del cine Apocalypse Now.

En el estudio de Elektra, grabaron la canción pero Morrison estaba desconcentrado. Días después se volvieron a juntar y volvieron a cantar la canción pero esta vez con todas las luces del estudio apagadas, solo una vela encendida. Al final esa fue la que quedó en el álbum.

Evidentemente, con sus 11:43 minutos es uno de los temas más psicodélicos de la banda. También es de las composiciones más conocidas de «The Doors», que tocaron hasta la muerte de Jim Morrison.

2- Break on Through (To the Other Side)

Fue el primer single de la banda y tuvo relativamente poco éxito comparado con sus temas venideros, alcanzando la posición #126 en el Billboard Hot 100. Fue usada en la película Forrest Gump, en la escena en la que el protagonista juega al Ping-pon, y en Minions.

El sello Elektra censuró parte de la canción argumentando que el uso de la palabra «high», tiene una connotación en el mundo de las drogas. La versión del álbum original tiene la línea «She gets high» truncada, de modo que solo se escucha «She gets», y un soplido. Versiones en vivo y otros lanzamientos de la canción están sin censura, con la palabra «high» restaurada.

3 – Light my fire

El primer disco (homónimo) de The Doors vio la luz el 4 de enero de 1967 y contiene buena parte de los temas más celebrados del grupo, como Break on Through (To the Other Side), Alabama Song, Back door man, Soul Kitchen, People are strange, Strange Days y, claro, Light my fire, con ese riff de teclado jovial y trotón ideado por el personalísimo talento de Ray Manzarek.

4 – Roadhouse blues

Perdidos en la psicodelia, The Soft Parade no funcionó demasiado bien comercialmente, pero el grupo volvió más centrado en Morrison Hotel en 1970, con pildorazos rugosos como Roadhouse blues. Un clásico que abría la década de los setenta y en el que se constata un acercamiento al rock (aunque sea un blues) que dominaría el mundo los años siguientes.

5 – Riders on the storm

Jim Morrison murió tres meses después de que L.A. Woman llegara a las tiendas en la primavera de 1971. Estamos ante un disco decididamente blues-rock, en el que atronan piezas como la misma L.A. Woman o la que cierra las hostilidades y terminaría, dramáticamente, cerrando el catálogo discográfico del Lizard King. Porque el apocalipsis llegó con los jinetes cabalgando bajo la tormenta.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.