Obligados a cerrar puertas y ventanas durante horas en plena ola de calor

Los organizadores y los asistentes, los menos culpables de una situación que se repite cada verano (Foto: Instagram)
Los organizadores y los asistentes, los menos culpables de una situación que se repite cada verano (Foto: Instagram)

Los vecinos de la Plaza París están más que indignados. Un viernes más, la música a todo volúmen les obligó a tener que cerrar durante horas sus respectivas ventanas y puertas en plena ola de calor. «Pensábamos que con el nuevo alcalde esto acabaría pero no. Así es imposible descansar y hay mucha gente que trabaja el sábado», confesó a Mallorca Confidencial un residente en la zona antes de que subrayar que «parece que Hila sigue los pasos de Noguera. Nadie piensa en los mayores ni en los pequeños y mucho menos en los animales. El año pasado ya pasó lo mismo». 

El evento, que arrancó a las 20:00 horas, se prolongó hasta la madrugada. «Tenemos permiso hasta la 01:30 horas», nos señaló, de forma muy amable, uno de los chicos de la organización de un evento realizado en una plaza que está rodeada por cuatro grandes bloques de edificios con más de ocho plantas cada uno. Obviamente, mucha gente se queda en el espacio al apagar la música generando más ruido hasta altas horas.

Cada fin de semana hay conciertos… que acaban antes de la medianoche

«Seguro que Hila y Noguera no tienen problemas para dormir. Deberían hacer los conciertos debajo de sus casas. Mi madre es muy mayor y le va a pegar algo con este calor«, afirmó otra vecina. Entonces, un vecino de mediana edad intervino para agregar que «no vienen a limpiar y encima, tenemos que aguantar esto. ¡Qué vengan a poner agua en la fuente!».

Los organizadores, los menos culpables

Más de un residente del barrio situado al lado de s´Escorxador nos aseguró que los organizadores del evento no tienen culpa de los problemas que causan. «Qué los manden al Parc de la Mar o a Son Fusteret«, nos comentó el primer vecino con el que charlamos.

La normativa sobre contaminación acústica

En las Islas Baleares, la medianoche es la hora límite que estable la normativa existente, apuntan las fuentes consultadas sobre horarios de conciertos, eventos y demás actividades relacionadas con el ocio.

No cumplir con este horario supone, en algunos casos, el cierre del local por contaminación acústica, como ha ocurrido en más de una ocasión en Palma tras la denuncia tramitada por un vecino.

Leer más:Recibirá 7.000 euros por tener que soportar los ruidos de los bares

¿Quién ha vuelto a dar permiso tras los problemas ocasionados hace un año?

Es la pregunta que se hacen los vecinos, porque no entienden que Cort hago caso omiso a las quejas. Hay que tener en cuenta que el año pasado la Policía recibió más de 40 llamadas de queja.

«Es una vergüenza. Tener que cerrar las ventanas y puertas de mi propia casa en pleno verano. No todos tenemos aire acondicionado«, explicó un joven que empieza a trabajar a primera hora de la mañana del sábado.

El propietario de un bar cercano apuntó que «tampoco nos dejan hacer negocio ya que habilitan ellos sus propias barras«. «Espero que al menos no pongan reguetón«, zanjó en todo sarcástico.

1 Comentario

  1. Tal vez se podría encontrar una solución para que se celebren las fiestas y que los vecinos descansen. Yo no la se pero es que yo no estoy para eso.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.