Érase una vez… Hollywood en Mallorca

Desde hace más de cinco décadas, Mallorca es uno de los lugares favoritos para muchas de las inmortales estrellas de Hollywood. Un oasis de tranquilidad ubicado en el Mediterráneo que permite disfrutar de unos días de paz alejados de los focos. Desde Flynn hasta Momoa, pasando por apellidos tan ilustres com Gadner, Hepburn, Kelly o Douglas, la isla balear es una auténtica alfombra roja de iconos del celuloide. 

Aprovechando el inminente estreno de «Érase una vez en Hollywood», la última película de Quentin Tarantino, le invitamos a viajar en el tiempo a bordo de nuestro Delorean para conocer la gran relación de sa Roqueta con muchos de los más ilustres residentes del distrito de Los Ángeles.

Flynn, Gardner, Kelly y Douglas, cuatro estrellas de Hollywood enamoradas de Mallorca

Fortunio Bonanova, el mallorquín que fue la Spanish Sensation of Hollywood en 1928

El mallorquín Josep Lluís Moll, más conocido por su nombre artístico de Fortunio Bonanova, fue el primer gran embajador del cine español en La Meca del cine. Desconocido para la gran mayoría, este actor de cine y teatro conquistó Hollywood muchas décadas antes de que lo hicieran Antonio Banderas y Javier Bardem. Su fama era tal que fue nombrado Spanish Sensation of Hollywood en 1928. Por ello, sería injusto arrancar este artículo sin destacar su brillante carrera como pionero en trabajar con las estrellas.

Entre sus papeles, destacar el de Matisti, el profesor de canto de «Ciudadano Kane» de Orson Welles, para muchos críticos, la mejor película en la historia del cine. Más tarde trabajó con directores como John Ford, Sam Wood, Henry King y Otto Preminger, entre muchos otros. También lo hizo con Billy Wilder en «Cinco tumbas al Cairo y Perdición» donde da vida al general Sebastiano en una historia ambientada durante la Segunda Guerra Mundial y centrada en el enfrentamiento entre el ejército inglés y alemán en la frontera de Egipto.

Falleció el 2 de abril de 1969 en Woodland Hills (Los Ángeles, California) dejando un legado de más de 80 películas y el honor de ser considerado por algunos críticos como el mejor actor secundario de la historia del cine, tal y como reflejan el libro «Fortunio Bonanova, un hombre de leyenda» (Catalina Aguiló Ribas, 1999) y el documental producido por Miramar en 2011.

Pionero Errol Flynn 

El primer Robin Hood de la historia del cine se enamoró de Mallorca por azar. En 1950, tras pasar por el altar en Montecarlo (Principado de Mónaco), Flynn viajaba en su barco «Zaca» con su tercera esposa, Patrice Wymore, camino de Gibraltar cuando una tormenta obligó a desviar su embarcación hasta Pollença. El primer amanecer en la Isla dejó impactado al actor, que estableció su residencia en suelo mallorquín durante la última década de su vida.

Flynn, que falleció en 1959, mostró los rincones más bellos a amigos personales como Rita Hayworth, Orson Welles (un asiduo al Coliseo Balear), John Wayne o Tyrone Power.

En Santa Maria, los más mayores del lugar todavía recuerdan cuando el actor asistió a una cacería celebra en Son Serra de Marina. Tras la jornada, Flynn invitó a todos los participantes a una cena. El menú: Pollo al ast.

Una placa de la Asociación de Vecinos de Cas Català e Illetas recuerda al matrimonio Flynn – Wymore y les agradece «haber escogido esta zona como residencia habitual».

Placa homenaje al matrimonio Flynn Wymore en Calvià
Placa homenaje al matrimonio Flynn Wymore en Calvià

Ava Gadner y su amor por Deià 

A mediados del años cincuenta, Flynn coincidió en la Isla con otra gran estrella de Hollywood: Ava Gadner. La que fue bautizada como «El animal más bello del mundo», en esos momentos pareja sentimental del torero Luis Miguel Dominguín, buscaba en Mallorca huir de la vida social tan agitada de Madrid, donde llegó huyendo de Frank Sinatra.

La actriz estadounidense visitó a su buen amigo, el escritor Robert Graves. El británico residía en Deià, una localidad que encandiló a Gadner. Cuentan que en 1961, la intérprete se enamoró de un Guardia Civil en una fiesta de cumpleaños de su amigo en la que también estaba Gina Lollobrigida. «Estoy de servicio, señora«, le dijo el agente.

Grace Kelly dejó su huella en forma de galletas

El Príncipe Rainero y Grace Kelly se alojaron durante dos semanas en el Hotel Formentor, en Pollença, durante su luna de miel. La habitación 232, donde pernoctaron, fue bautizada como Grace Kelly Suite. Por cierto, cuentan que el actor británico David Niven hizo lo imposible para cruzarse con la recién casada.

A principios de los sesenta repitió experiencia, si bien en esta ocasión la ganadora de un premio Óscar lo hizo acompañada por el magnate heleno Aristotelis Onassis y la cantante de ópera Maria Callas.

La belleza de Kelly dejó tal huella que un empresario local decidió llamar Quelys a unas galletas hechas en Inca que hoy son una seña de identidad balear.

«El hotel de las estrellas»

La protagonista de «La ventana indiscreta» y «Mogambo» no fue la única que disfrutó del Hotel Formentor.  Por allí también pasaron otras grandes estrellas como Charles Chaplin, Gary Cooper, Cary Grant, John Wayne, Claudia Cardinale, Peter Ustinov o Jane Birkin.

En 1952, la llegada a Palma de la estrella de la Metro Goldwin Mayer, Joan Fontaine, causó un gran revuelo. La actriz se alojó en el Formentor, donde posó para un reportaje fotográfico. Aseguran que unos guardias municipales se vieron obligados a restablecer el orden cuando la intérprete paseó por el centro de Ciutat con la misma ropa con la que había posado: unos minúsculos shorts y una blusa muy ceñida.

Mención aparte merece Audrey Hepburn. La actriz de origen belga se alojó en la habitación 229 del conocido como «El hotel de las estrellas» en 1983. Este año, el establecimiento ha presentado Breakfast at Formentor, un servicio de desayuno que se sirve en la habitación bajo petición, y cuyo nombre hace un guiño al film «Desayuno con diamantes» (Breakfast at Tiffany’s), protagonizado por la laureada actriz en 1961 junto con el actor George Peppard.

Audrey Hepburn en una icónica escena de "Desayuno con diamantes"
Audrey Hepburn en una icónica escena de «Desayuno con diamantes»

Otras muchas celebridades del celuloide norteamericana apuestan por Son Vida. Tom Hanks, Halle Berry, Leonardo DiCaprio Cameron Diaz son algunos ejemplos.

Las Leonas: La mansión de las fiestas privadas

El máximo responsable de la Warner en Europa, Joseph Hummel, se enamoró de la Isla nada más pisarla. Tras divorciarse, compró una lujosa propiedad ordenando que cincelarán tres leonas en piedra viva de Santanyí en la entrada principal. De esta manera, ridiculizaba con elegancia el símbolo de su principal rival: el conocido rugido del león al comienzo de las películas de la Metro-Goldwyn-Mayer.

Por las fiestas que se celebraban en la mansión pasaron Frank Sinatra, John Wayne, Ava Gadner, Grace Kelly o Richard Harris. Ahora, la finca está en venta.

A Tarzán también le gustaba Mallorca 

Johnny Weissmüller, conocido por interpretar a Tarzán el gran pantalla, gozó de la tranquilidad de la Isla durante tres veranos consecutivos a principios de los setenta en la zona norte.

En sa Pobla no olvidan la tarde que el actor (y ganador de seis medallas olímpicas como nadador) compartió con la banda de cornetas y tambores de la cofradía de Sant Antoni. Otra nadadora reconvertida en actriz, la conocida como «La Sirena de Hollywood», Esther Williams, también disfrutó durante esos años de Mallorca.

S´Estaca de Michael Douglas

En 1990, Michael Douglas adquirió s´Estaca, una finca de más de mil metros cuadrados situada entre Deià y Valldemossa, en la Serra de Tramuntana. El ganador de dos Premios Oscar la puso en venta en 2014, inicialmente por entonces a cambio de 55 millones. Luego, bajó hasta los 48 y el pasado verano, hasta los 36’5. Desde el pasado mes de mayo, la venta de la propiedad del natural de New Jersey es promocionada a través de Youtube con un vídeo difundido por la inmobiliaria Engel&Völkers que cuenta con la locución del propio intérprete. Actualmente, s´Estaca tiene un precio de 28’9 millones de euros.

A lo largo de estas décadas, además de su padre Kirk Douglas, otras muchas estrellas del celuloide han visitado la finca que el Arxiduc Lluís Salvador convirtió en el siglo diecinueve en un «lugar de retiro mágico». Cuentan que en una ocasión, Jack Nicholson (invitado por Douglas a la Isla) intentó clavar una banderilla de golf a un paparazi tras descubrir su presencia.

Este verano, el protagonista de películas como «Wall Street», «Instinto básico», «La joya del Nilo» o «Un día de Furia» ha disfrutado de unos días de descanso en la propiedad en compañía de su esposa, la también intérprete Catherine Zeta – Jones.

Otros ilustres vecinos 

El actor británico ganador del Premio Óscar, George Sanders, se quitó la vida en Castelldefels debido a una maldita depresión que empezó cuando tuvo que vender su casa en la zona de Génova.

Actualmente, los rumores sitúan a otros muchos más rostros conocidos de la gran pantalla como nuestros hipotéticos vecinos. Algunos aseguran que Joseph Fiennes, el galán de “Shakespeare in Love”, tiene un apartamento en Palma además de una casa en Pollença. Como curiosidad, comentar que su enamorada en la premiada cinta, Gwyneth Paltrow, era habitual en Mallorca a principios del presente siglo cuando disfrutaba de sus últimos años de soltería acompañada por los príncipes de Preslav: Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal.

También se rumorea que el actor de “Star Wars”Mads Mikkelsen, es dueño de un moderno apartamento en el barrio de Santa Catalina. El actor y Melissa Leo fueron las estrellas en la alfombra roja de la gala inaugural del del séptimo Evolution! Mallorca International Film Festival que tuvo lugar en el Teatre Principal de Palma en octubre de 2018.

Melissa Leo y Mads Mikkelsen, en la alfombra roja (Foto: Twitter)
Melissa Leo y Mads Mikkelsen, en la alfombra roja (Foto: Twitter)

En la Serra de Tramuntana, Pierce Brosnan disfruta de una apartada residencia. Cabe recordar que en 2014, rodó en Mallorca la comedia «Mejor otro día». Además, el Padre Francis de «Tolkien», el irlandés Colm Meaney, estableció su residencia a principios de 2018 en Santa Maria.

Silencio, se rueda… 

Otras grandes estrellas llegan a la Isla para trabajar. En 1967, se filmó filmó «The Magician» («El Mago») con Anthony Quinn, Michael Caine y Candice Bergen como protagonistas en una cala virgen de Calvià conocida desde entonces como «La Playa del Mago». En principio la película debía ser rodada en Grecia, pero un golpe de estado hizo que la productora mudase el escenario y el nuevo lugar escogido fuese Mallorca.

Seis años más tarde, en 1973, la artista alemana Marlene Dietrich actuó en Tito´s  junto a doce músicos desplazados para la ocasión de Barcelona. Según parece, algunos de ellos fueron despedidos antes del concierto por la considerada como la novena mejor estrella femenina de todos los tiempos según el American Film Institute.

A principios del presente milenio, Harvey Keitel viajó hasta la Isla para rodar la película «El Celo» del debutante Antoni Aloy que también contó en el reparto con Lauren Bacall, Sadie Frost y Jude Law. La estancia del célebre Señor Lobo de «Pulp Fiction» fue tan fugaz (un solo día), que cuando regresó una década después junto a su esposa, la actriz, guionista y directora canadiense Daphna Kastner, no recordaba haber estado en Mallorca. De hecho, y en honor a la verdad, la confundió con… Marbella.

En 2011, dos años después de que Woody Allen actuara en el Palma Arena junto a la New Orleans Jazz Band, Tom Hanks, Halle Berry y Susan Sarandon compartieron escenas en la Serra de Tramuntana y en escenarios como el Port de Sóller, los alrededores del hotel Formentor y sa Calobra, en el rodaje de «El Atlas de las Nubes». Sarandon ya conocía Mallorca. Seis años antes, se la pudo ver junto a su marido Tim Robbins en el concierto de Bonnie Tyler en las Nits Mediterrànies del Costa Nord.

Oliver Stone no ha rodado en Mallorca pero en 2015, el director de películas como «The Doors» o «Nacido el 4 de julio», visitó las salas de s’Escorxador para, después de un pase de «Platoon», charlar con los asistentes.

A principios de este mismo año, Kelly Preston rodó en varios puntos de Palma -basílica de Sant Francesc, la parroquia de Santa Eulàlia y La Seu- algunas tramas de la comedia por estrenar «Off the rails», que también registró secuencias en el Passeig d´es Born y en la Costa de la Calma.

Anne Hathaway y Rebel Wilson también han grabado durante este 2019 varias escenas de «Timadoras compulsivas», un remake del film «Dirty Rotten Scoundrels» (titulada «Un par de seductores» en nuestro país).

Anne Hathaway y Rebel Wilson, en 'Timadoras compulsivas'
Anne Hathaway y Rebel Wilson, en ‘Timadoras compulsivas’

La novayorquina Hathaway comentó en una entrevista en El Correo que el rodaje en Mallorca «fue sensacional, lo pasamos genial. Estábamos todos en la Isla, casi de vacaciones porque teníamos horario francés y terminábamos de trabajar a las 5 de la tarde». Además, también  le preguntaron si conoció al mallorquín más universal: Rafa Nadal. «Yo no, porque la noche que Rebel lo conoció en su restaurante, yo me quedé en el hotel con mi hijo y mi familia que estaban de visita».

El pasado 15 de marzo, Netflix estrenó «Turn up Charlie», su primera serie grabada en la Isla. La ficción, que relata la historia de un deejay interpretado por el actor y músico británico Idris Elba (ganador de un Globo de Oro e intérprete de Heimdall en el Universo Marvel) está ambientada en La Meca de la cultura dance: Eivissa.

Mallorca está de moda en USA 

Orlando Bloom (con su prometida, la cantante Katy Perry), Jason Momoa, Melanie Griffith, Jared Leto o Emily Ratajkowski son algunas de las estrellas del celuloide que se han dejado ver durante estas últimas semanas. Para los curiosos, comentar que la última regresó a la Isla que visitó cada verano hasta los 14 años. Otras, como Liv Tyler y Sharon Stone, se relajaron en Sa Roqueta hace 12 meses.

La modelo ha pasado una semana en la isla que visitó cada verano hasta los 14 años
La modelo ha pasado una semana en la isla que visitó cada verano hasta los 14 años

Pero no sólo Hollywood se siente atraído por la Isla. Este presente estío nos han visitado, entre muchos otros, celebrities estadounidenses como la que fuera Primera Dama, Michelle Obama; el hombre más rico del mundo, el dueño de Amazon Jeff Bezos; la presentadora de televisión más famosa de Estados Unidos, Oprah Winfrey; la hija del presidente, Tiffany Trump; el heredero de la petrolera Hess, Michael Hess; el presidente senior de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein; el agente de actores Michael Kives; la modelo Karlie Kloss y su marido Joshua Kushner; el deportista Chris Sharma

Y es que como ya dijo el flamante embajador del cine español en el mundo y asiduo al verano mallorquín, el diplomático estadounidense James Costos: «España se vende sola en Hollywood». 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.