‘The Guardian’: «Suena un himno fascista en el regreso de los toros a Mallorca»

«Suena un himno fascista en el regreso de los toros a Mallorca». Así tituló el periódico británico ‘The Guardian’ un artículo sobre la corrida que tuvo lugar en el Coliseo Balear el pasado viernes. El texto, firmado por el periodista Stephen Burgen, también hace referencia al líder de Vox Baleares. «El líder del partido de extrema derecha Vox exhibe su apoyo mientras los animalistas protestan», apuntan en el subtítulo.

El programa Todo es mentira de Cuatro también comentó el pasado lunes los hechos y el martes, los diputados de Unidas Podemos en el Parlament, Esperança Sans y Alejandro López, presentaron una Proposición No de Ley (PNL) en contra de las manifestaciones fascistas.

Imagen de la Plaza Toros de Palma, el pasado viernes (Foto: Coliseo Balear)
Imagen de la Plaza Toros de Palma, el pasado viernes (Foto: Coliseo Balear)

El artículo de The Guardian 

En el artículo publicado en el medio británico subrayan que dos años después las corridas regresaron el pasado viernes a la Plaza de Toros de Palma tras la derogación por parte del Tribunal Constitucional de la Ley de ‘a la Balear’ que fue aprobada en 2017 en el Parlament de las Islas.

El periodista también comenta que en España las corridas aparecen en la sección de Cultura de los diarios ya que se considera «la tauromaquia como una parte fundamental de la cultura española» antes de agregar que «según las estadísticas gubernamentales, el número de corridas de toros cayó de 3.651 en 2007 a 1.521 en 2018, aunque hubo un pequeño aumento en Castilla-La Mancha, Valencia, La Rioja y Navarra«.

El argumento morado

La formación morada considera que «reproducir el himno falangista en público como respuesta a una concentración pacífica contra el maltrato y la tortura de animales es un atentado contra la dignidad de las víctimas del franquismo, así como un acto de exaltación y apología del régimen dictatorial, que tantas víctimas causó«.

Unidas Podemos declara totalmente «lamentable» que se haya podido llevar a cabo esta actuación mientras que en otros países de la Unión Europea estos actos están «prohibidos y se condenan firmemente por las instituciones».

La formación entiende que este hecho podría vulnerar la Ley 2/2018, de 13 de abril, de memoria y reconocimiento democráticos de las Islas Baleares, donde se explica que «la exhibición pública de escudos insignias, placas y otros objetos o menciones, […] en la vía pública y realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivos de la revuelta militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron el régimen dictatorial, se considera contraria a la Memoria Democrática y a la dignidad de las víctimas».

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.