Muere el icónico actor Peter Fonda

Peter Fonda, doble nominado al premio Oscar e icono de una generación gracias a su papel de Wyatt en ‘Easy Rider’, ha fallecido el pasado viernes 16 de agosto, en Los Ángeles, a los 79 años. Según ha confirmado la familia, la causa de la muerte ha sido una insuficiencia respiratoria derivada del cáncer de pulmón que sufría.

En un comunicado, el entorno más cercano de Fonda expresa su dolor y confirma que el viernes 16 falleció rodeado de sus seres queridos: «En honor a Peter, por favor, pedimos que brindéis por la libertad. Deseamos que todos celebren su espíritu indomable y su amor por la vida. Es uno de los momentos más tristes de nuestra vida, no tenemos las palabras para expresar el dolor en nuestros corazones». Los familiares han pedido que se respete su privacidad en esos momentos de duelo.

Fonda como Wyatt en 'Easy Rider'
Fonda como Wyatt en ‘Easy Rider’

Hijo de Henry Fonda, hermano de Jane Fonda y padre de Bridget Fonda

La pérdida de Peter Fonda, hijo del popular Henry Fonda y hermano de Jane Fonda, se produce poco después del 50º aniversario del estreno de ‘Easy Rider’ en Estados Unidos, el 14 de julio de 1969. El filme, que protagonizó y coescribió junto al también fallecido Dennis Hopper, catapultó su carrera tras interpretar al introspectivo motero Wyatt. El reparto también lo completó el propio Hopper como Billy y Jack Nicholson en el papel de George Hanson.

Infancia complicada

Nacido en Nueva York en 1940, Peter Fonda tuvo una infancia muy complicada con la pérdida de su madre, la francesa Frances Ford Seymour, y los periodos internado en diferentes centros. Siempre sintió admiración por su padre y sus interpretaciones en ‘Las uvas de la ira’ (1940) o en ‘Doce hombres sin piedad’ (1957), a pesar de la relación distante que tuvieron tras el suicidio de la madre de Peter. Uno de sus primeros papeles dentro de la industria fue como soldado en ‘Blood, Sweat y Stanley Poole’.

Protagonista de Easy Rider, icono de la contracultura

Sin huir del motero rebelde, contracultural y desaliñado que interpretó en ‘Easy Rider’, inspiró a toda una generación con su forma de vivir. El célebre título fue uno de los primeros filmes del movimiento «Nuevo Hollywood», una nueva forma de hacer cine en el Estados Unidos de los sesenta, que rompía con la importancia de la producción y las ataduras convencionales. Roman Polanski, George Lucas o Francis Ford Coppola son algunos de los artífices de esta forma de narrar historias en la gran pantalla.

Optó al premio Oscar en dos ocasiones

una en 1970 a mejor guión por ‘Easy Rider’ junto a Terry Southern y Dennis Hopper, y otra en 1998 como mejor actor protagonista en ‘El oro de Ulises’ (1997). Su carrera fue prolífica con otros títulos como ‘Tammy y el doctor’ (1963), ‘El viaje’ (1967), ‘A Reason to Live’ (1985), ‘Ghost Rider’ (2007) o ‘El tren de las 3:10’ (2007).

Como director, firmó tres películas en los años setenta: ‘Hombre sin fronteras’ (1971), ‘Idaho Transfer’ (1973) y ‘Wanda Nevada’ (1979).

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.