Paralizar la carretera Llucmajor – Campos, una urgencia ecologista

La Plataforma de ONGs pide se paralicen de inmediato las obras y más ahora que un informe del Consell de Mallorca reconoce que se están utilizando escorias tóxicas. Han procedido esta semana a denunciar la peligrosidad de los hechos ante la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio del Govern y ante el Consell. Solicitan a las instituciones públicas que tomen medidas urgentes. 

Un informe geológico recuerda que las escorias se depositan sobre una área con elevado riesgo de inundación. El volumen abocado ya llega a las 20.000 toneladas, mucho por encima las 1.400 que anunció el Consell de Mallorca. 

La Plataforma exige se paren las obras de inmediato (Foto: GOB)

Ahora el Consell reconoce la toxicidad

Los análisis de las escorias publicadas ahora por la institución confirman la toxicidad de los residuos abocados.

De acuerdo con los resultados de las seis muestras analizadas por TIRME entre 2016 y 2018 y esta semana revelados por el Consell después de la denuncia de las siete entidades ecologistas, la escoria legalmente no se puede usar como para la construcción de la autopista.

El Consell de Mallorca hasta el momento siempre había asegurado que se estaban utilizando materiales homologados. 

Reunión en septiembre con los responsables políticos

Los denunciantes (GOB, Autopista Mai, Greenpeace, Terraferida, Amics de la Terra, Ecologistes en Acció y Salvem Portocolom) se reunirán de nuevo en septiembre con el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, y la presidenta del Consell, Catalina Cladera.

Los representantes de estos colectivos lamentan que ya se advirtió el pasado mes de abril del problema y no se tomaron en cuenta sus reivindicaciones. Ahora piden con urgencia que se pare la obra, del mismo modo que exigen la retirada inmediata de los residuos vertidos a lo largo de los dos kilómetros del trazado y lamentan que las lluvias de esta semana hayan dispersado los contaminantes.

La lluvia ayuda a filtrar el material tóxico en la tierra

La Plataforma recuerda que los materiales contaminantes continúan expuestos al agua y al viento y temen que las lluvias del pasado martes, con la llegada de la gota fría DANA, hayan ocasionado arrastres y filtración de los materiales tóxicos en la tierra agrícola, el acuífero de Campos y los ecosistemas de la zona. 

Las siete ONGs denuncian que las analíticas llevadas a cabo señalan que no se ha hecho el tratamiento necesario para descontaminar las escorias de la incineradora, acusando a Tirme, empresa gestora de la incineradora de Son Reus, de una actuación temeraria en este procesado de los materiales. Además, la Plataforma insiste que ya el 2002 un estudio de la UIB establecía la presencia de metales pesados en las escorias de Son Reus. 

Esto, unido a la carencia de impermeabilización del suelo y de la exposición a los agentes meteorológicos de estos materiales durante meses supone según los ecologistas una dispersión importante.

Denuncian una mala gestión

Aseguran que la administración ha ocultado la información ambiental durante mucho tiempo y el presunto incumplimiento por parte del Govern y del Consell de las leyes estatales sobre el acceso a la información pública. En la misma linea consideran que no se ha aplicado correctamente la normativa balear de control de escorias procedentes de la incineración de Residuos Sólidos Urbanos (RSU).

Los ecologistas alertan que ya se han vertido 12.500 metros cúbicos de escorias, aproximadamente unas 20.000 toneladas, y no las 1.400 toneladas de graba que el Consell anunció. Además, insisten que estos materiales se han utilizado sin estar previsto en el pliego de condiciones técnicas de la obra, en el estudio de impacto ambiental o en el plan de seguridad laboral, pese a contener componentes magnéticos y metales pesados.

Peligro para los obreros  

El sindicato Confederación General del Trabajo (CGT) ha interpuesto la denuncia ante la Inspección de Trabajo de Balears, por un presunto incumplimiento de las obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales en la construcción de la autopista. 

La denuncia se refiere al uso de escorias potencialmente tóxicas y su manipulación por parte de los trabajadores. El sindicato lamentó la falta de un plan específico de prevención de riesgos más allá del genérico de 2014. CGT denuncia que los trabajadores no contaron con los correspondientes equipos de protección, ni con la información al respecto hasta el pasado 12 de junio, cuando el sindicato solicitó por escrito la información al Consell de Mallorca, que es la institución con estas competencias.

A partir de ese día se les suministró elementos básicos como gafas, mascarillas y guantes, aunque ya habían estado expuestos más de cuatro meses a la potencial toxicidad de estos materiales, sin ningún tipo de protección.

Podéis consultar aquí toda la información y la denuncia completa registrada

1 Comentario

  1. Vaya manera de inventar…el Consell ha hecho los análisis y todo está perfecto.
    Se puede estar a favor o en contra de esta carretera, pero no todo vale para paralizarla. Dejad de hacer el ridículo por favor.
    Que me expliquen como saben cuantas toneladas de escorias han puesto ya…deben medir a ojo…

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.