El número de fallecidos en la carretera durante el verano aumenta en Baleares

Imagen del accidente en el que perdió la vida un hombre en Muro a principios de este verano (Foto: Archivo)
Imagen del accidente en el que perdió la vida un hombre en Muro a principios de este verano (Foto: Archivo)

El verano de este año 2019 se ha convertido en el que menos fallecidos en las carreteras españolas ha registrado en la historia de España, igualando los datos de 2014. Así, los meses de julio y agosto de este año han contabilizado 220 fallecidos, 40 menos que el año pasado, lo que representa un descenso del 15%. En concreto, julio ha cerrado con 119 muertos en las vías interurbanas, mientras que agosto ha finalizado con 101 víctimas mortales, frente a los 129 muertos de julio de 2018 y los 131 que se contabilizaron en agosto de hace un año. 

Sin embargo, Baleares es una de las CCAA en la que se ha incrementado el número de fallecidos. En las Islas ha aumentado la siniestralidad de motociclistas y ciclistas, si bien ha reducido a la mitad la de peatones.

El mejor agosto de la historia a nivel estatal

Además de ser uno de los veranos con menos pérdidas humanas, agosto se ha convertido en el menos siniestro desde que hay registros de la DGT.

«No ha habido un verano con menos fallecidos, pero no nos resignamos, no son buenos datos, son menos malos que los del año pasado«, ha asegurado el ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, que ha precisado que el balance de este verano, con 220 muertos, suponen un promedio de tres fallecidos al día en accidentes de tráfico.

Grande-Marlaska ha presentado este jueves 4 de septiembre las cifras de siniestralidad del verano en rueda de prensa. Ha estado acompañado del director general de Tráfico en funciones, Pere Navarro; la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea; y el fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, entre otros.

Fin de semana trágico en julio

Según ha destacado el ministro en funciones, durante el mes de julio se produjeron 106 accidentes mortales. Pese a contabilizar menos fallecidos que en 2018, durante este julio hubo un fin de semana especialmente trágico, pues murieron 19 personas (13 de ellas en un solo día, el domingo 21), siendo hasta ahora el día del año más siniestro en las carreteras. También destaca durante este mes la mortalidad en motoristas, pues fallecieron 34 (9 más que julio de 2018).

En cuanto a agosto, se produjeron 97 accidentes mortales y hubo dos días (el 1 y el 12) en los que no se registraron siniestros mortales. Además, hubo 3 días en los que falleció una persona, cuando la media diaria de agosto de 2018 fue de 4. Este año ha bajado a 3.

850 heridos hospitalizados

Según los datos provisionales de la DGT presentados, contabilizados solo en vías interurbanas y a 24 horas, el verano ha acabado también con un descenso de los heridos hospitalizados (850 frente a 941 en 2018, es decir, un 10%), así como en accidentes mortales (203 frente a 236 hace un año, un 14%).

Asimismo, el periodo vacacional ha registrado 91,1 millones de desplazamientos de largo recorrido por carretera, 2,6 millones más que el año pasado. Según ha destacado Grande-Marlaska, aunque este verano se ha igualado el mínimo histórico en fallecidos de 2014, en aquel año hubo 12,6 millones de viajes menos (78,9 millones).

Disminuye un 23% el número de víctimas mortales en carreteras convencionales

Por tipo de vía, han descendido un 23% los muertos en carreteras convencionales, siendo también esta cifra la menor de la serie histórica: los fallecidos en 2019 (154) en este tipo de vía son casi la mitad que los que se registraron en 2009 (305 muertos). Pese a este descenso, estas carreteras siguen siendo las que mayor número de víctimas registra (70%) frente al 30% de fallecidos en autopistas y autovías.

A pesar de contabilizar este verano menos fallecidos, han aumentado los muertos de usuarios de moto y de bicicleta. En el caso de las motos y ciclomotores, ha habido 67 fallecidos (7 más que el año anterior), mientras que de bicicleta fueron 11 los fallecidos (3 más). Por el contrario, el ministro en funciones ha destacado que los peatones, por el contrario, han reducido a la mitad su siniestralidad (13 frente a 26 en 2018).

Por tipo de usuario, de los 220 muertos, 165 eran conductores (75%), 35 pasajeros (16%) y 13 peatones (6%). La franja horaria en la que más accidentes mortales se han producido ha sido la de después de comer, y la salida de vía sigue siendo el siniestro que más víctimas mortales genera (47%), con 103 fallecidos, seguida de la colisión frontal (19%), con 41 muertos, y el alcance (12%), con 26 fallecidos.

Las víctimas mortales de este verano han descendido en todas las franjas de edad con respecto a 2018, a excepción de los menores de 15 años y del grupo de entre 45 y 54 años.

Sistemas de seguridad

Grande-Marlaska también ha desglosado los datos en función del uso que hacían las víctimas de los sistemas de seguridad. Así, 23 de los 110 muertos que viajaban en turismo o furgoneta no llevaban puesto el cinturón en el momento del accidente ( 2 de ellos eran niños).

Además, de los 11 ciclistas muertos, 8 no llevaban puesto el casco; de los usuarios de ciclomotor tampoco lo llevaban puesto 2 de los 5 muertos; así como 1 de los 62 motoristas que perdieron la vida.

Por comunidades autónomas, solo Andalucía, La Rioja y Baleares han visto aumentar el número de fallecidos y tanto en Ávila como en Guadalajara no se ha registrado ningún accidente con resultado mortal. Cataluña, con 39 pérdidas humanas, es la comunidad autónoma más siniestra de este verano. La que menos, Navarra, con un único muerto.

Posibles motivos del descenso

Con respecto a posibles motivos de este descenso en los fallecidos, el ministro en funciones ha querido destacar la medida aprobada por el Gobierno el pasado mes de enero, que permitió reducir el límite máximo de velocidad en las carreteras convencionales de 100 a 90 km/h. Precisamente, han bajado un 23% los muertos en estas vías durante el verano.

Asimismo, Grande-Marlaska ha hecho hincapié en el aumento del control y la vigilancia durante estos dos últimos meses (20 nuevos radares desde julio y otros 8 desde agosto para controlar la velocidad, 3 drones y más de un millón de pruebas de alcohol realizadas), pero ha atribuido a los conductores estos datos. «Cuando presentamos el dispositivo especial dijimos que más guardias, más radares, más controles de alcohol y drogas y más campañas no iban a servir de nada si los conductores no ayudaban con su comportamiento, y a raíz de los resultados, hemos de entender que los conductores nos han hecho caso», ha agradecido.

Con los datos de este verano, el ministro en funciones considera que España está ante un «cambio de tendencia en cuanto a fallecidos en accidentes de tráfico», tras varios años de aumento.

«Parece que entre todos y poco a poco vamos haciendo camino en la buena dirección, y creo que esto es relativamente una buena noticia», ha concluido

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.