El IMAS plantea endurecer los controles a los cuidadores de ancianos

El presidente del IMAS y conseller de Derechos Sociales, Javier de Juan, y la directora insular de Personas Mayores, Sofía Alonso, han comparecido ante los medios para informar sobre el presunto caso de abusos sexuales en la residencia de la Bonanova (Foto: EP)

La institución avisa de la necesidad de reformar la legislación para poder conocer los antecedentes penales de las personas que trabajan cuidando personas mayores. En este sentido, aseguran que no tienen constancia de que el trabajador acusado de violación tenga antecedentes penales ni alteraciones psicológicas.

Fue una compañera la que delató al cuidador de La Bonanova acusado de violar a la anciana. El IMAS posteriormente se entrevistó con el empleado y decidió apartarlo ya que «los indicios se iban confirmando«.

Necesidad de legislar en favor de la protección de los ancianos

El IMAS plantea controlar los antecedentes penales de los cuidadores de ancianos.

En este sentido, el Institut Mallorquí d’Afers Socials quiere proponer que se apruebe e incluya en una futura ley de protección de las personas mayores el control de los antecedentes penales de los profesionales que cuiden a los ancianos en las residencias; y evitar así casos como el de La Bonanova.

El presidente del IMAS y conseller de Drets Sociasl, Javier de Juan ha dicho «Vamos a plantear ciertas mejoras«; y en esta misma línea ha apuntado por ejemplo la posibilidad de solicitar un certificado de antecedentes penales a los empleados. Sin embargo, ha afirmado que este tipo de sucesos son «muy difíciles de prevenir«.

Confirmación de los indicios

La dirección de La Bonanova se entrevistó con el acusado y decidió apartarlo del servicio y abrirle un expediente disciplinario. Tres días después, y viendo que los indicios se iban confirmando, presentó una denuncia ante la Policía y aportó la información de lo ocurrido a la fiscalía.

Con todo, el IMAS no tiene por el momento constancia de que el trabajador tuviera antecedentes penales -que no son exigibles por ley a los cuidadores de personas mayores- ni que sufra alteraciones psicológicas.

Una compañera delató al cuidador 

Fue otra trabajadora de la residencia y compañera del acusado quien alertó de lo sucedido el pasado 3 de septiembre. A partir, de ese momento empezó la investigación sobre la agresión sexual.

Según explican desde el IMAS, el acusado en prisión desde este sábado, no había mostrado ningún comportamiento sospechoso o tener las facultades alteradas anteriormente. Además, aseguran cumple con todos los requisitos establecidos para ocupar el lugar de trabajo que desempeñaba en la residencia como cuidador.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.