7 metros cuadrados, 17 calles franquistas y las coronas republicanas

Por alguna emisora oí y  que no escuche con detalle, una noticia que no ha tenido eco alguno en los medios, hoy he leído otra que no me ha pasado desapercibida pero que como la anterior me asombra igualmente.

Siete metros cuadros no es el título de obra alguna, siete metros cuadrados no es título de ninguna película ni tampoco son los metros de la sepultura de la discordia, son la medidas mínimas que deben tener las cocinas, si se aprueba en el parlamento, claro está que no es el nacional, del creo recordad País Vasco o de la foral Navarra, como si fuera una cuestión de uebos para evitar la llamada violencia machista y a poder ser estas cocinas deben tener una visibilidad absoluta a tal efecto. Supongo que todo viene dado por la tan mal llevada y traída ley de igualdad de género, estos legisladores tienen tan pocas cosas que hacer, que ya se meten, sin invitarlos, hasta en nuestras cocinas como el perro por su casa claro que me pregunto si tal medida será la acertada para finalizar con esta lacra que nos enfurece a todos o simplemente para que sus señorías alarguen sus sesiones parlamentarias para cobrar más horas extras.

Nuestro Ayuntamiento también va servido con algunos ediles, que no se meten en las cocinas porque aún no han pensado en ello, pero a los que su caletre no les da para más o mejor para menos, diez y siete calles con nombres franquistas les tiene obcecados y desean borrarlos de nuestro callejero, ello me permite pensar en Belchite, el de la batalla, que como pueblo ha convertido las ruinas del destruido por ambos bandos, en un recuerdo histórico, que se visita previo pago, y que lo conservan para que las generaciones futuras no olviden los horrores de una guerra que hoy en día, no es de unos ni de otros, es la historia del pasado algo ya lejano. ¿Han estado en Belchite estos regidores? No lo sé. Yo si he estado y he visitado sus ruinas, dos familiares míos murieron allí, uno en un bando y el otro en el contrario. Convendría que estos señores visitaran el pueblo en Cataluña, no puedo mentar su nombre pues no lo recuerdo, que dispone de un museo de Estudios Sobre la Batalla del Ebro, muy didáctico e imparcial, lo malo es que quieren hacer desaparecer nombres con Portugal, Alemania, Roma y otros que muy pocos hoy en día saben la razón y el motivo de su nombre, lo que me extraña y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, no se acuerden que quitar las coronas republicanas que están en tres edificios públicos y a la vista general y que en tiempo de la oprobiosa no fueron quitadas.

Es la historia de nunca acabar, remueve para que huelas, o como no se en que pensar y tengo que justificar mi sueldo vuelta a empezar con lo que ya es triste historia y la mayoría la desconocen careciendo de la presunta insidia contra el pasado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.