Un año de la torrentada en el Llevant: La pesadilla que nunca imaginamos

El 9 de octubre de 2018 es una fecha que quedará para siempre grabada en la memoria colectiva de los ciudadanos y las ciudadanas de Mallorca. Aquel día, el Llevant de la Isla sufrió unas graves inundaciones que acabaron en tragedia. Un total de 13 personas perdieron sus vidas. Además, la ‘torrentada’ dejó su huella provocando importantes daños materiales cifrados en millones de euros.

Trece personas perdieron sus vidas el 9 de octubre de 2018 en el Llevant
Trece personas perdieron sus vidas el 9 de octubre de 2018 en el Llevant

Las inundaciones fueron causadas por una tormenta con intensas lluvias. Este fenómeno abarcó unos 232 km2 de los municipios mallorquines de Sant Llorenç, Artà, Son Servera, Manacor y Capdepera, con una población afectada de unas 35.000 personas.

Sant Llorenç, el municipio peor parado

Los vecinos no dudaron en salir a la calle tras la riada
Los vecinos no dudaron en salir a la calle tras la riada

La localidad más perjudicada fue Sant Llorenç des Cardassar, un municipio de unos 8.000 habitantes. La búsqueda de víctimas duró días y se movilizaron miles de voluntarios civiles.

El Govern aprobó ayudas para los afectados por las que ya ha abonado 37,8 millones de euros del crédito de 45 millones que solicitó. Asimismo, el Consell ejecutó obras por más de 23,4 millones y está pendiente de recibir del Estado el 50 por ciento del coste.

Leer Más: El Consell pide 11’7 millones para sufragar los daños de la «torrentada»

El caudal, multiplicado por siete en 15 minutos

La tormenta comenzó aproximadamente a las 15:00 horas del 9 de octubre. Entre las 19:00 y las 20:00 horas se superó el límite de escorrentía -la cantidad máxima de lluvia que el terreno es capaz de filtrar-, y el episodio torrencial terminó hacia las 00:00 horas.

Según el informe que elaboró la Dirección General de Emergencias, durante la tarde del 9 de octubre de 2018, el caudal del torrente pasó de 70 metros cúbicos por segundo hasta los 513 m3/s en apenas 15 minutos, y el agua alcanzó una velocidad de 50 km/h.

Dantesca imagen del amanecer en Sant Llorenç tras la riada de octubre de 2018 (Foto Twitter)
Dantesca imagen del amanecer en Sant Llorenç tras la riada de octubre de 2018 (Foto Twitter)

La tormenta también dejó importantes daños materiales, que el Govern estimó entonces en 91 millones de euros: entre otros, cuatro carreteras cortadas, ocho puentes con daños estructurales graves, edificaciones, vehículos, infraestructuras de telecomunicaciones, agua potable, red eléctrica y canalizaciones de agua.

13 víctimas mortales

La ‘torrentada’ dejó 13 víctimas mortales, uno de ellos un menor: el pequeño Arthur, de 8 años de edad.

Cinco víctimas fueron halladas en la primera noche; la primera de ellas fue confirmada por la Guardia Civil el 9 de octubre a las 22:42 horas, encontrada en su casa en Sant Llorenç. Se trataba del pollencí Bernardí Estelrich Santandreu. Tenía 83 años y vivía solo.

Rafel Gili (71), que fue alcalde de Artà, falleció sepultado por una pared de su propio garage mientras a Joana Ballester (89) la encontró su hijo muerta en la cama.

Gili y Mesquida, dos de los fallecidos
Gili y Mesquida, dos de los fallecidos

A Biel Mesquida (56), la riada le sorprendió cuando estaba regresando a su domicilio y a la anciana holandesa Tine Noig Orotella (80) la arrastró la fuerza del agua.

El taxista Juan Grande Sillero, conocido como `Moncho´ (62) murió de camino a un hotel de Cala Bona junto a los dos pasajeros que portaba en su vehículo: el matrimonio Green, formado por Anthony (77) y Delia (75). Los había recogido en el Aeroport de Sant Joan.

Los Kircher, Mike (61) y Petra (63), murieron cuando ambos circulaban a bordo de su Ford Focus entre Capdepera y Artà, en un punto alejado del torrente de Sant Llorenç.

Por su parte, el periodista teutón Andreas Körlin (57) no llegó nunca a recoger a un amigo con su Skoda Yeti.

La última víctima localizada fue Arthur, un niño de ocho años, cuyo cuerpo fue hallado el 17 de octubre tras días de búsqueda. El menor viajaba con su madre, Joan Llineras, y con su hermana Úrsula a bordo de un coche cuando fueron alcanzados por la riada.

Leer Más: Encuentran el cuerpo sin vida de Arthur, el pequeño desaparecido

Joana Llineras, la madre coraje de Arthur y Úrsula

La madre de Arthur, Joana Lliteras, farmacéutica de la localidad de Manacor perdió la vida tras verse sorprendida por la tromba de agua junto a sus dos hijos, Arthur y Úrsula, cuando conducía su coche.

La mujer circulaba bajo la tormenta desde Manacor hacia Capdepera y se desvió para entrar a Sant Llorenç ante la intensidad de las lluvias. Al entrar al pueblo le sorprendió una gran avenida de agua procedente de la parte alta de la población.

Según la Guardia Civil, hay evidencias de que el agua debió comenzar a inundar y arrastrar el coche, y la mujer bajó del vehículo con sus hijos. La fuerza del caudal les arrastró a los tres.

Joana Lliteras Planas tenía 41 años y tras ser arrastrada por la torrentada con su hijo de 5 años fue encontrada muerta (Foto: Facebook)
Joana Lliteras Planas tenía 41 años y tras ser arrastrada por la torrentada con su hijo de 5 años fue encontrada muerta (Foto: Facebook)

La niña fue rescatada con vida del agua varios cientos de metros más adelante por un alemán que circulaba en bicicleta y el cadáver de la mujer fue hallado en torno a un kilómetro más abajo al día siguiente.

Leer Más: Familia de Arthur: «Nos quedamos con este amor que nos estáis demostrando»

En total, los fallecidos por esta tragedia son 7 hombres y 5 mujeres: seis españoles, un matrimonio británico, un matrimonio alemán, un hombre alemán y una mujer holandesa. Cuatro de los fallecidos fueron hallados en Artà, tres en Sant Llorenç, tres en s’Illot y dos en Son Carrió

Operativo de emergencia

Se produjeron más de 300 rescates y fueron localizadas 74 personas desaparecidas. Se organizó un amplio operativo de emergencia con participación de diversas instituciones -112, Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil, Policía Local, Cruz Roja y muchos otros-, cuyas tareas, en las primeras horas, se centraron principalmente en la búsqueda de desaparecidos, y, ante la amenaza de un nuevo episodio de lluvias unos días más tarde, en la limpieza del torrente de Sant Llorenç y Canyamel.

Cabe tener en cuenta que la tormenta había causado interrupciones en el suministro eléctrico y de agua y en las redes de comunicaciones, lo que dificultó los trabajos de los servicios de emergencia.

El tenista Rafa Nadal limpiando el barro en un taller de Sant Llorenç Foto: Twitter)
El tenista Rafa Nadal limpiando el barro en un taller de Sant Llorenç Foto: Twitter)

En los días posteriores a la tragedia, unas 2.000 personas se inscribieron como voluntarias para ayudar en las tareas de limpieza, en las que colaboraron organismos como la Unidad Militar de Emergencias (UME), entre otros. En los trabajos de limpieza de residuos, barro y objetos arrastrados por el agua se recogieron cerca de 5.000 toneladas de material.

Leer Más: Rafal Nadal, también con botas y pala quitando barro

Ayudas públicas

El Govern aprobó un paquete de ayudas económicas para cubrir daños en viviendas, una ayuda mensual para alquiler mientras se desarrollaban las obras, subvenciones a comunidades de propietarios, ayudas por pérdida de vehículos, ayudas a empresas y explotaciones agrícolas e indemnizaciones por fallecimiento.

Para materializar estas ayudas, el Govern solicitó un crédito de 45 millones de euros, de los que ya ha pagado 37,8 millones. En ayudas a particulares, empresas y ayuntamientos se han pagado 13,6 millones, la mayor parte para ayudas de vivienda. A actuaciones de reparación de daños e infraestructuras públicas se han destinado 24,2 millones.

Vista aérea de las zonas afectadas por la torrentada (Foto: Twitter)
Vista aérea de las zonas devastadas por la torrentada (Foto: Twitter)

El Govern ha tramitado ya el 95 por ciento de los expedientes (1.891 de 1.981) y, en los expedientes favorables, los pagos están muy avanzados. De los 446 expedientes favorables en ayudas a viviendas, hasta el pasado viernes ya se habían pagado 440; de la línea para empresas, se han pagado 148 de 150; y de vehículos, 305 de 307.

Por otra parte, el Estado se comprometió a cubrir hasta el 50 por ciento de los proyectos de reparación de infraestructuras municipales y de las carreteras del Consell de Mallorca, pero las cantidades todavía no han llegado. Precisamente, el Consell comunicó esta semana que ya ha solicitado formalmente al Gobierno de España las ayudas, cuyas obras de emergencia tuvieron un coste total de más de 23,4 millones de euros, de los que la subvención estatal cubrirá un 50 por ciento.

Leer Más: La de Sant Llorenç, entre las tragedias por lluvia más graves desde los 90

Según informó la institución insular, el Consell ha solicitado 11,7 millones de euros; a Sant Llorenç des Cardassar le corresponden 6.802.384 euros; a Artà, 692.029 euros; a Manacor 673.365; a Capdepera, 450.362; y a Son Servera, 161.232. Los importes finales a los que accederán podrán variar en función de la tramitación, pero, en todo caso, no agotarán la partida de 21 millones de euros que el Estado habilitó para este concepto.

Casas destrozadas por la torrentada (Foto: Facebook)
Casas destrozadas por la torrentada (Foto: Facebook)

Según la Delegación del Gobierno, las ayudas que ha solicitado el Consell ya se han remitido al Ministerio y se espera que en un plazo de un mes se hayan enviado la totalidad de solicitudes de los municipios. La previsión es que se pueda cobrar una primera parte antes de final de año, y otra a principios de 2020.

El Estado también aprobó una serie de beneficios fiscales y medidas laborales para ayudar a empresas y particulares damnificados.

El aviso rojo de Aemet

La entonces consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, compareció ante el Parlament para dar explicaciones sobre la actuación del Govern ante las inundaciones. Cladera afirmó que el aviso de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) declarando el nivel rojo de riesgo el 9 de octubre «llegó tarde» -en concreto, una hora después de que el Govern activara el Plan Inunbal 2-.

 

La tarde del 9 de octubre el operativo del 112 contaba con cinco operadores y un jefe de sala y la Unidad Operativa de Emergencias tenía de guardia un jefe y dos técnicos, el personal necesario para dar respuesta a una situación de alerta amarilla como la que estaba entonces vigente desde hacía dos días, según detalló la entonces consellera.

Aemet abrió una investigación interna con la que concluyó que los protocolos de actuación «se cumplieron» y que «existió una coordinación adecuada entre las distintas unidades implicadas».

Leer Más: Aemet afirma que la tecnología actual no permite prever la riada del Llevant

Los Reyes, en Sant Llorenç

El día posterior a la ‘torrentada’ se desplazaron al lugar de los hechos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y otros líderes políticos, como el presidente del PP nacional, Pablo Casado.

Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, asistieron al funeral celebrado en Manacor -al que acudieron más de 1.000 personas– y también se desplazaron al municipio el 12 de octubre, donde hablaron con voluntarios civiles y efectivos de la UME.

Acompañados de la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el ministro de Ciencia, Pedro Duque, entre otras autoridades, visitaron varias casas afectadas. Una vecina de Sant Llorenç des Cardassar, una persona mayor, le reconoció a Letizia que «lo hemos perdido todo».

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.