Emotivo homenaje en Sant Llorenç a las víctimas de la torrentada del Llevant

Más de 300 personas se han reunido este miércoles por la tarde en la Plaça del Ajuntament de Sant Llorenç para recordar a las 13 víctimas mortales de la torrentada que azotó el Llevant de la Isla hace justo un año. Además de familiares y amigos de los fallecidos, también han asistido la presidenta del Govern, Francina Armengol, la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

El popular ha expresado su «apoyo» a las familias de los 13 fallecidos y ha argumentado que no es un día para hacer partidismo, añadiendo que, ante esta catástrofe, todas las administraciones «van juntas».

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Emotivo momento simbólico

El alcalde de Sant Llorenç, Mateu Puigros Sureda, ha recordado lo sucedido aquel maldito 9 de octubre de 2018. El primer edil ha destacado el trabajo de los vecinos y de los voluntarios para recuperar la normalidad. Después, ha llegado el momento de un sentido minuto de silencio en memoria de los fallecidos, con las banderas a media asta.

Leer Más: La pesadilla que nunca imaginamos

El acto se ha celebrado en la Plaça del Ajuntament, donde ha sido habilitado un escenario en el que destacaban 13 globos blancos, uno por cada una de las víctimas. En un momento dado, dos niñas vestidas de blanco han cortado los hilos para que los globos volaran hacia el cielo. Todo ello, acompañado por la música de un violín y un piano.

El obispo de Mallorca pide «esfuerzos» para prevenir «desgracias»

Sobre las 20:15 horas, el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha oficializado una misa en la iglesia de Sant Llorenç. Una hora antes, el párroco Rafel Umbert ha presidido otra ceremonia en Son Carrió.

Taltavull ha pedido seguir sumando «esfuerzos» en la prevención de «desgracias», durante su discurso en la iglesia parroquial. Además, ha destacado la ola de solidaridad que protagonizó la sociedad mallorquina, con un gran número de personas voluntarias que acudieron a la localidad a ayudar a los servicios de emergencia y de limpieza.

Más: La de Sant Llorenç, entre las tragedias por lluvia más graves desde los 90

Asimismo, también ha instado a la sociedad y a las administraciones a seguir sumando esfuerzos para «mantener vivo y tranquilo» al municipio de Sant Llorenç, que según el obispo, «quiere seguir caminando en paz y asegurar su futuro».

En este sentido, Taltavull ha argumentado, también durante su discurso, que «por muy difíciles que se presenten las situaciones», cuando las personas están unidas, «la carga se hace más ligera».

Al final de su discurso, el obispo ha recordado los nombres de las 13 personas que perdieron la vida en las inundaciones y ha manifestado su apoyo y el de toda la sociedad mallorquina a sus familiares, a la vez que les ha animado a no caer en la tristeza.

Leer Más: El conmovedor vídeo de la torrentada en el Llevant que te emocianará

13 víctimas mortales

La torrentada dejó 13 víctimas mortales, incluyendo a un menor: el pequeño Arthur, de 8 años de edad.

Cinco víctimas fueron halladas en la primera noche; la primera de ellas fue confirmada por la Guardia Civil el 9 de octubre a las 22:42 horas, encontrada en su casa en Sant Llorenç. Se trataba del pollencí Bernardí Estelrich Santandreu. Tenía 83 años y vivía solo.

Rafel Gili (71), que fue alcalde de Artà, falleció sepultado por una pared de su propio garage mientras a Joana Ballester (89) la encontró su hijo muerta en la cama.

Gili y Mesquida, dos de los fallecidos
Gili y Mesquida, dos de los fallecidos

A Biel Mesquida (56), la riada le sorprendió cuando estaba regresando a su domicilio y a la anciana holandesa Tine Noig Orotella (80) la arrastró la fuerza del agua.

El taxista Juan Grande Sillero, conocido como `Moncho´ (62) murió de camino a un hotel de Cala Bona junto a los dos pasajeros que portaba en su vehículo: el matrimonio Green, formado por Anthony (77) y Delia (75). Los había recogido en el Aeroport de Sant Joan.

Los Kircher, Mike (61) y Petra (63), murieron cuando ambos circulaban a bordo de su Ford Focus entre Capdepera y Artà, en un punto alejado del torrente de Sant Llorenç.

Por su parte, el periodista teutón Andreas Körlin (57) no llegó nunca a recoger a un amigo con su Skoda Yeti.

La última víctima localizada fue Arthur, un niño de ocho años, cuyo cuerpo fue hallado el 17 de octubre tras días de búsqueda. El menor viajaba con su madre, Joan Llineras, y con su hermana Úrsula a bordo de un coche cuando fueron alcanzados por la riada.

Leer Más: Encuentran el cuerpo sin vida de Arthur, el pequeño desaparecido

Joana Llineras, la madre coraje de Arthur y Úrsula

La madre de Arthur, Joana Lliteras, farmacéutica de la localidad de Manacor perdió la vida tras verse sorprendida por la tromba de agua junto a sus dos hijos, Arthur y Úrsula, cuando conducía su coche.

La mujer circulaba bajo la tormenta desde Manacor hacia Capdepera y se desvió para entrar a Sant Llorenç ante la intensidad de las lluvias. Al entrar al pueblo le sorprendió una gran avenida de agua procedente de la parte alta de la población.

Según la Guardia Civil, hay evidencias de que el agua debió comenzar a inundar y arrastrar el coche, y la mujer bajó del vehículo con sus hijos. La fuerza del caudal les arrastró a los tres.

Joana Lliteras Planas tenía 41 años y tras ser arrastrada por la torrentada con su hijo de 5 años fue encontrada muerta (Foto: Facebook)
Joana Lliteras Planas tenía 41 años y tras ser arrastrada por la torrentada con su hijo de 5 años fue encontrada muerta (Foto: Facebook)

La niña fue rescatada con vida del agua varios cientos de metros más adelante por un alemán que circulaba en bicicleta y el cadáver de la mujer fue hallado en torno a un kilómetro más abajo al día siguiente.

Leer Más: Familia de Arthur: «Nos quedamos con este amor que nos estáis demostrando»

En total, los fallecidos por esta tragedia son 7 hombres y 5 mujeres: seis españoles, un matrimonio británico, un matrimonio alemán, un hombre alemán y una mujer holandesa. Cuatro de los fallecidos fueron hallados en Artà, tres en Sant Llorenç, tres en s’Illot y dos en Son Carrió.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.