Barcelona vuelve a arder en llamas

Por segunda noche consecutiva, el centro de la Ciutat Condal se ha convertido en el escenario de una batalla campal, tras la manifestación que han convocado este miércoles por tarde los Comités de Defensa de la República (CDR) y que ha derivado en enfrentamientos entre grupos de manifestantes violentos y policía. Varios miles de personas, en su mayoría jóvenes, se han concentrado en la confluencia de la Gran Via con la calle Marina con el lema «Que se’n vagin» (Que se vayan), donde los manifestantes han lanzado rollo de papel higiénico al aire. Antes de reunirse en ese punto, los asistentes han provocado cortes de tráfico en vías principales de la ciudad como la Ronda Litoral y la Via Laietana, entre otras.

Ataviados con banderas independentistas, los manifestantes gritan consignas a favor de la libertad de los presos soberanistas y en contra de la represión y la violencia policial. Además de los efectivos habituales, los Mossos han desplazado a esta protesta una tanqueta de agua. Ante la respuesta policial, varios centenares de jóvenes violentos se han dispersado por las calles cercanas a la Conselleria d’ Interior y han levantado barricadas.

Manifestación de este miércoles en Barcelona
Manifestación de este miércoles en Barcelona

Los CDR han llamado a los asistentes a acudir con papel de váter a esta protesta

La manifestación está provocando cortes en varias vías como la Gran Vía (entre las calles Nápoles y Lepanto), la calle Marina (entre Ausias March y Diputación) y la avenida Diagonal (en el cruce con Marina). Los manifestantes también han tirado motocicletas al suelo y han prendido fuego a contenedores de basura, que han hecho arder coches situados cerca del lugar, con lo que se han repetido escenas de fuego en las calles como las vividas anoche en el paseo de Gràcia.

Los Comités de Defensa de la República (CDR) han pedido el cese del conseller de Interior, Miquel Buch, por las cargas de Mossos d’Esquadra en las protestas independentistas y, tras los disturbios de este martes en Barcelona y otras ciudades catalanas, han avisado: «Hemos comenzado un camino de no retorno».

Objetivo: La Conselleria d’Interior

En un intento de proteger la Conselleria de Interior, situada en la calle Diputación, los Mossos han recurrido a cargas y furgonetas de este cuerpo han recorrido a gran velocidad puntos como la plaza Tetuán para dispersar a los manifestantes.

Los manifestantes, algunos de ellos con capuchas y la cara tapada, han prendido fuego a algunas vallas de obra y han lanzado piedras y botellas a los agentes, a pesar de que otros intentaban evitar que adoptaranactitudes violentas.

Los enfrentamientos se han producido cuando la concentración convocada en la confluencia de la Gran Via con la calle Marina, hasta entonces pacífica y que ha reunido a unas 22.000 personas -según la Guardia Urbana-, se ha trasladado frente al departamento de Interior.

La situación es «altamente compleja»

El nuevo director general de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, ha advertido de que harán «todo lo posible para que no se repita» el capítulo de disturbios vividos el martes. «Lo que está claro es que en Barcelona es intolerable que se vuelva a repetir lo que pasó anoche», ha afirmado en una rueda de prensa con el conseller de Interior, Miquel Buch.
Ha explicado que mantiene un dispositivo policial en coordinación con la Policía Nacional que es complejo pero que funciona bien y, sobre el uso de balas de goma que los Mossos tienen prohibido y que la Policía usa, ha dicho que cada cuerpo «tiene sus protocolos».

Tercera noche de disturbios en Barcelona
Tercera noche de disturbios en Barcelona

«Los violentos que atentan contra el bien común no pueden tener espacio, y por tanto desde ya mismo todos los cuerpos policiales intervinientes en el dispositivo tienen que disponer de todas las herramientas que tienen a su alcance para poder afrontar esta situación que es intolerable para la mayor parte de ciudadanos. No lo aceptaremos y haremos todo lo posible para que esto no se repita» ha avisado.

Ha insistido en que la situación es «altamente compleja» y ha subrayado que los cuerpos policiales disponen de muchas herramientas para afrontar cada situación. «Ellos son los técnicos, los expertos en seguridad de orden público y en ellos depositamos la confianza para que esto pueda ser un país en que no haya ninguna situación como la que se vivió ayer en Barcelona», ha zanjado.

Cañón de agua antidisturbios

Los Mossos d’Esquadra han movilizado el camión equipado con un cañón de agua antidisturbios antes de las manifestaciones convocadas este miércoles en Barcelona, han explicado fuentes de Mossos.

El cañón de agua de los Mossos d’Esquadra lanza chorros a presión para dispersar los disturbios, alcanza una distancia de unos 60 metros y tiene capacidad para 3.500 litros.

El cuerpo policial nunca ha utilizado el vehículo, que fue comprado en 1994 y tiene 6,63 metros de largo, por 3,1 de alto y 2,4 de ancho.

Burlas

Por otra parte, el Departamento de Interior de la Generalitat investiga a un furgón de los Mossos d’Esquadra que este martes en Tarragona espetó, de forma burlesca, las palabras «¡Venid, que somos gente de paz! ¡Venid!» a tres manifestantes que huían del vehículo policial.

El hecho se produjo alrededor de la medianoche en la calle Monestir de Poblet de Tarragona cuando los agentes perseguían a tres personas que habían participado en la segunda jornada de manifestaciones por la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes del ‘procés’.

El hecho fue grabado mediante teléfono móvil por varios vecinos que se encontraban en los balcones de sus viviendas observando la persecución y rápidamente lo hicieron circular por redes sociales.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.