La conductora borracha que mató a Paula Fornés alega que «no fue informada de sus derechos»

La acusada por la muerte de Paula Fornés, la noche de Sant Joan de 2018 en sa Ràpita, mantiene que no fue informada de sus derechos, porque no entiende español. La mujer, solo ha respondido a las preguntas de su abogado en el juicio que se celebra este martes en Palma.

La conductora ebria que atropelló y mató a la joven está acusada de delitos de homicidio y lesiones por imprudencia grave, conducción temeraria y sin carné y falsedad en documento público.

La acusada por el atropello mortal de Paula Fornés, y a su lado, su marido, propietario del vehículo que conducía la noche del accidente, en el juicio en Palma (Foto: EP)
La acusada por el atropello mortal de Paula Fornés, y a su lado, su marido, propietario del vehículo que conducía la noche del accidente, en el juicio en Palma (Foto: EP)

«En estado de shock»

La acusada se ha defendido alegando que la Policía Local de Campos no le informó de sus derechos y que no le ofrecieron un intérprete. Además, ha mantenido este martes en el juicio por estos hechos que en el momento que se le practicó la prueba de alcohol no fue informada de sus derechos, porque asegura que no entiende español.

La mujer, de origen polaco, ha declarado asistida por una intérprete y sólo ha contestado a las preguntas de su abogado. La Fiscalía y el abogado de los familiares de la víctima querían formular, entre otras preguntas, si había bebido la noche de los hechos, pero su defensa no le ha planteado esa cuestión.

Por ello, la mujer no ha admitido ni tampoco ha negado que en la noche del accidente condujera el coche bajo los efectos del alcohol. Las acusaciones también querían preguntar a la mujer cómo explica que en 2015 fue condenada en España en otro procedimiento y no necesitó intérprete.

En el interrogatorio de su abogado, la mujer ha dicho que firmó el acta del atestado porque la Policía le dio el papel, según su versión, diciéndole que tenía que firmar, y ella estaba «en estado de shock«.

La acusada ha sostenido que cuando fue detenida nadie le informó de su derecho a solicitar una prueba de contraste en un centro hospitalario y que tampoco le ofrecieron la posibilidad de tener intérprete. Además, ha declarado que tiene permiso de conducir polaco desde 1998.

Según varios testigos, la conductora huyó 

El trágico suceso tuvo lugar sobre las 02:00 horas de la noche del sábado al domingo, el 24 de junio de 2018, la noche de Sant Joan, en Sa Ràpita. La víctima, una menor de 15 años, sufrió un politraumatismo severo y una parada cardiorrespiratoria que le causaron la muerte.

Según varios testigos, la conductora huyó tras el suceso. En el momento del accidente, la menor estaba acompañada por amigos suyos, también menores de edad, que presenciaron el atropello.

El abogado de la familia pide 11 años de cárcel, la Fiscalía solicita cinco años de prisión y la defensa, la libre absolución. Se le imputa un delito de homicidio por imprudencia grave, otro de lesiones por imprudencia grave, un delito por conducir sin carnet, otro de falsedad en documento público y otro de conducción temeraria.

El Senado aprobó el pasado 20 de febrero el endurecimiento de las penas por delitos de tráfico en una reforma del Código Penal fruto de la campaña #PorUnaLeyJusta.

 

Leer Más: Prisión para la conductora del atropello mortal de una adolescente en sa Ràpita

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.