Greta Thunberg zarpa rumbo a la Cumbre de Acción Climática en Madrid

La joven activista sueca Greta Thunberg ha zarpado desde la costa este de Estados Unidos en un catamarán familiar que la llevará a través del Atlántico norte hasta España, para llegar a tiempo de la celebración de la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático que se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

Cabe recordar que la escandinava cruzó en agosto el Atlántico y llegó a Nueva York para asistir a la Cumbre de Acción Climática que se celebró en la ONU a finales de septiembre y su idea era viajar desde América del Norte hasta Santiago de Chile donde inicialmente se iba a celebrar la COP25.

La joven activista sueca Greta Thunberg
La joven activista sueca Greta Thunberg

Agradece la hospitalidad y apoyo de los estadounidenses

Justo antes de zarpar Greta ha agradecido a través de su cuenta de la red social Twitter, a «todas» las personas que ha conocido en América del Norte su «increíble hospitalidad». Además, ha agradecido al pueblo norteamericano por su «asombroso apoyo». El mensaje va acompañado de una fotografía de Shane Balkowitsch en la Reserva india Standing Rock en Dakota del Norte.

Leer Más: Donald Trump ironiza sobre Greta Thunberg… y ella no se deja intimidar

«Navegamos a casa» 

Este pasado martes por la tarde la activista anunció que finalmente podría asistir a la Cumbre del Clima que se celebrará en Madrid después de que una familia australiana que viaja en un catamarán por todo el planeta le ofreciera llevarla desde Virginia de vuelta a Europa.

Precisamente, el martes por la mañana la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, veía difícil que finalmente Greta pudiera llegar a tiempo a la COP25, no por una cuestión financiera sino por un problema con los transportes y por la meteorología adversa en esta época en el Atlántico norte.

La adolescente que inspira a millones de jóvenes 

Greta Thunberg, la activista sueca de 16 años, nunca soñó que su protesta a las puertas del Parlamento de su país eclosionaría en un movimiento contra el cambio climático presente en más de 100 países y que toma forma cada viernes.

Inspirada por Rosa Parks, rechaza convertirse en un icono a pesar de que ya es uno de los rostros visibles del ecologismo.

Todos los viernes desde agosto de 2018, Thunberg se planta delante del Parlamento sueco con una pancarta donde se puede leer escrito a mano «huelga estudiantil por el clima». Desde entonces se han sumado a las protestas para pedir acción contra el cambio climático más de 1.600 ciudades alrededor del mundo, incluida Palma de Mallorca.

La joven protestando frente al parlamento de Suecia (Foto: Twitter)
La joven protestando frente al parlamento de Suecia (Foto: Twitter)

«Creía que esto iba a durar tres semanas»

«Creía que esto iba a durar tres semanas, nadie confiaba en que pudiese hacerlo. Pero lo hice. Y después de eso no quedé satisfecha, así que empecé #FridaysForFuture, un movimiento que he visto crecer lentamente día a día», afirmó Thunberg en una entrevista reciente.

La activista sueca ha inspirado a miles de jóvenes, que están presionando a sus políticos para que tomen medidas destinadas a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados tomando como referencia los niveles preindustriales, el reto marcado en el acuerdo climático de París en 2015.

¿De dónde surgió su idea?

Thunberg explicó que la idea de la huelga estudiantil estuvo inspirada por los alumnos del instituto de Parkland, en Florida, donde murieron 17 personas en febrero de 2018 debido a un tiroteo.

«Creo que Rosa Parks también ha sido un gran ejemplo, una mujer tímida e introvertida sobre la que he leído mucho. Ahora todo el mundo tiende a ser social y extrovertida, pero yo no soy así y espero que esto inspire y demuestre a todos aquellos que son como yo que también podemos ser escuchados y hacer grandes cosas», relató en una entrevista.

«Es muy inspirador ver lo que una persona puede lograr simplemente sentándose en un autobús», afirmó en relación a Rosa Parks, que en 1955 rechazó ceder su asiento a un hombre blanco en Montgomery, Alabama, una acción que supuso un punto de inflexión en el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos.

Leer Más: La joven que inició las protestas estudiantiles por el cambio climático es nominada al Nobel de la Paz

Cuando tenía 11 años sufrió una depresión

Uno de los factores que le ayudó a superarla fue leer y aprender sobre el cambio climático y la percepción de que no se estaba haciendo lo necesario para combatirlo.

Llegó incluso a dejar de comer antes de recibir el apoyo de sus padres, que dejaron de consumir carne y de volar en avión, lo que supuso un desafío mayúsculo para su madre, la cantante de ópera Malena Ernman.

Padece el síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista ¿Cómo afecta eso a su lucha por el clima?

«De una manera muy positiva. He empezado a darme cuenta de que tengo más capacidad de concentración que otras personas, aunque también me cansa mucho cuando me quedo sin energía», afirma.

«Si no hubiese tenido Asperger habría explorado otras vías. No interactúo bien en grupos y trabajo más cuando lo hago sola que otros activistas que quieren fundar organizaciones y escribir normas y tratados. Por eso ‘Fridays For Future’ no es una organización a nivel internacional, es un hashtag y un movimiento que pone el foco en la investigación. Hablamos de los mismos objetivos pero desde diferentes organizaciones en diferentes países», asegura.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.