La Policía Nacional acusa a 40 personas por simular delitos en Palma

Jefatura de Policía Nacional de Palma, en la calle Simó Ballester (Foto: Archivo)
Jefatura de Policía Nacional de Palma, en la calle Simó Ballester (Foto: Archivo)

La Policía Nacional ha acusado a un total de 40 personas en lo que va de año presuntamente por simular haber sido víctimas de delitos y, de ellas, se han detenido a 34. Esta cifra es creciente, pues en 2017 fueron 25 las detectadas y en 2018, 31. Los acusados suelen ser personas que denuncian robos con violencia que nunca se han producido y, por lo general, su motivación es defraudar a una compañía aseguradora. Los responsables de estos hechos, tras ser víctimas de un hurto o haber extraviado algún objeto de valor, frecuentemente teléfonos móviles de alta gama, contactan con su compañía aseguradora, y descubren que su póliza no cubre este tipo de hechos, pero sí los robos violentos.

Por ello, se personan en alguna oficina de denuncias a inventar un robo que nunca tuvo lugar, para presentar a su aseguradora una copia y así poder reclamar el importe de los bienes supuestamente robados.

Una anciana de 83 años

Las personas que cometen este tipo de engaños son por lo general jóvenes, aunque recientemente se ha detenido a una mujer de 83 años por un hecho de este tipo.

La casuística es diversa y va desde una empleada de una empresa de moda que fue presionada por sus propios jefes para denunciar el robo de la caja de la tienda de esta marca en Palma, hasta un trabajador de seguros que intentó defraudar a su propia empresa al descubrir que su seguro de hogar no le cubría el arreglo de unas baldosas.

Casos inconfesables

Asimismo, también han registrado casos en los que se ha hecho para «ocultar a familiares algún aspecto inconfesable», como el caso de un hombre que perdió su móvil en casa de su amante, o de otro que gastó el importe del alquiler de una vivienda recién cobrado en efectivo en servicios de relax, y luego no tenía como justificarlo a su esposa.

En las Oficinas de Denuncias se advierte a los denunciantes de que fingir ser víctima de una infracción penal es a su vez un delito. La simulación de delito está castigada con penas de multa, pero la estafa que por lo general cometen a las aseguradoras con posterioridad está castigada con penas de seis meses a tres años de prisión.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.