Mancor de la Vall, entre la Serra y el Raiguer

Mancor de la Vall
Mancor de la Vall

Mallorca está salpicada de lugares pintorescos y de una belleza inigualable que cautiva al observador, ya sea residente o visitante. Su costa, los pueblos, las zonas montañosas, el casco antiguo de Palma, la Catedral, las cuevas del Drac, el Castillo de Bellver y un largo etcétera. De los 53 municipios mallorquines se pueden escribir enciclopedias: personalidades destacadas, monumentos, cultura, su enclave geográfico, fiestas populares… Este es el caso de Mancor de la Vall, con 19,82 kms.de extensión, es una población con un atractivo singular, que forma parte del Consorcio de la Serra de Tramuntana (al que pertenece el 75 por ciento de su territorio) y de la Mancomunidad del Raiguer, en el que la agricultura es su principal actividad, secundada por la industria del calzado, artesanía, alimentación… 

Mancor -que en época de dominación islámica formaba parte del districto musulmán de Inkan, junto a las alquerías de Benorio, Maizarella y Benizem- es un prodigio de la naturaleza: al pie de uno de los macizos montañosos más altos de Baleares, el Puig de Massanella, escoltado por otras cimas elevadas, con bosques de encinas y pino blanco, y descendiendo hacia la planicie en el que predominan los olivares y el cultivo de secano. En ganadería lo más destacado son los rebaños de ovejas. En tiempos pasados también tenía  relevancia la producción del carbón.

Un lugar pintoresco

Contemplando el pueblo, además de cuanto le rodea, es uno de esos lugares del planeta donde parece que el tiempo se ha detenido. Gracias a las normativas municipales que limitan en volúmen, alturas , estilo y zonas de construcción, hacen que la conservación de su patrimonio arquitectónico y del entorno paisajístico hayan mantenido hasta la actualidad el genuino carácter de este lugar tan bello.

Gabriel Fiol, historiador aficionado, es un gran conocedor de Mancor. Ha publicado diversos libros en los que, con todo detalle, hace un recorrido de cuanto ha sido el pasado de este lugar. A modo de resúmen nos dijo que «Mancor conserva su esencia, es un lugar con mucho encanto que cautiva a los visitantes y a los que aquí vivimos, que somos afortunados por residir en un pueblo pintoresco, tranquilo, de gran belleza y rodeados de naturaleza».

La mayoría de sus habitantes desarrollan su actividad profesional fuera de Mancor ya que una de sus indústrias, la del calzado, que hace años fue de gran importancia llegando a tener seis empresas, hoy ha quedado reducida a dos.

Un municipio con calidad de vida        

Estos parajes de los que hablamos y con la descripciones que ofrecemos, dan a entender que goza de una envidiable calidad de vida. Y así es, porque la tranquilidad y con múltiples espacios verdes, le confieren un sello idílico para vivir.

El Alcalde de Mancor, Guillem Villalonga, nos recibió en su despacho. En una laboriosa jornada, dijo que «los primeros cuatro años de alcalde acometimos un trabajo muy importante en el área de infraestructuras, como el nuevo parque verde, que es el primero de ésta clase en Mallorca, autorizado por la Conselleria de Medi Ambient del Govern Balear y también la red de aguas». 

Guillem Villalonga, alcalde de Mancor, en su despacho
Guillem Villalonga, alcalde de Mancor, en su despacho

La localidad mallorquina tuvo en las décadas de los 70 y 80 una baja significativo de población, lo que recuerda el primer edil señalando que «muchos jóvenes se iban a estudiar y a trabajar fuera, se produjo un descenso en el padrón municipal, pero a partir de los 90 fue incrementándose y sobre todo éstos últimos diez años hemos pasado de los 975 a los 1.500 habitantes. Así, ese plan de infraestructuras se ha tenido que reforzar, como también la contratación de personal administrativo y de servicios como una trabajadora social, Directora del Centro de día y Directora de la Escoleta». 

Al alcalde de Mancor se le nota satisfecho porque «tenemos un pueblo muy bien conservado, sus habitantes son muy participativos en todas las actividades y celebraciones que hacemos durante el año y un 88 por ciento del suelo rústico está protegido, y además porque en nuestra segunda legislatura estamos desarrollando lo que planificamos que es mejorar carreteras y calles, mejoras en la plaza central, licitación para el cambio de electrificación, obras en el antiguo Ayuntamiento, entre otras acciones».

Miscelanea de Mancor

Los monumentos y edificaciones icónicas son otro de los grandes atractivos de Mancor: desde lo alto de una atalaya montañosa la presencia magestuosa del Monasterio de Santa Lucía, que data de 1275, las Casas de Massanella, la Cueva de Montaura,  la colina fortificada Talayotica de Son Boscà, Iglesia San Juan Bautista, Casas de Turixant…

En el capítulo de festividades una de sus más destacadas es la del último Domingo de Noviembre, denominada BiniARRELS, en la que el protagonista es el ‘esclata-sang’, una variedad de seta de un tamaño generalmente generoso (un vecino de la localidad de Biniamar, Lluís Pomares, cogió uno de 1,2 Kgrs), que es muy apreciado en la gastronomía mallorquina. También destacan las festividades de Sant Antoni, la del Carnaval, la Mostra de la Cerveza y en Junio las celebraciones patronales en honor a Sant Joan Baptista.

Los “esclata-sangs”, protagonistas de una de las fiestas más importantes de esta localidad

Mancor de la Vall, como reza en el titular de este reportaje, ofrece lo que siempre fue la Mallorca genuina y como es natural, también su rica gastronomía en la que los productos autóctonos de la tierra hacen las delicias de quienes lo degustan.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.