Los hipopótamos de Pablo Escobar, una especie invasora en Colombia

Los cuatro hipopótamos importados en su día por el narcotraficante colombiano Pablo Escobar han terminado por convertirse en un problema para el mantenimiento del ecosistema local, hasta el punto de que suponen una especie invasora que suma ya unos 80 ejemplares, según un reciente estudio. Expertos de la Universidad de California San Diego y de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia han examinado las consecuencias que aún arrastra el país sudamericano de la fauna que recopiló para su Parque Temático en la Hacienda Nápoles, donde acumuló especies exóticas como rinocerontes, jirafas y cebras. 

La mayoría de estos animales fueron reubicados tras la detención del capo, pero no así los hipopótamos, peligrosos y difíciles de capturar. Con la población ya disparada, los científicos han detectado perjuicios en el sistema acuático de la zona, según el estudio publicado por la revista ‘Ecology’.

Alerta de hipopótamos en la antigua hacienda de Pablo Escobar
Alerta de hipopótamos en la antigua hacienda de Pablo Escobar

Consecuencias negativas para la calidad del agua

El biólogo Jonathan Shurin ha subrayado que este tipo de especies ya tienen «un gran impacto en los ecosistemas de su zona nativa en África» y, llevados a Colombia, «un nuevo continente con un entorno completamente nuevo», el impacto se amplifica. Surgen así «consecuencias negativas para la calidad del agua y los recursos acuíferos por el crecimiento de algas y bacterias perjudiciales».

Los científicos han comparado lagos con presencia de hipopótamos y otros sin ella para concluir que los animales están alterando el sistema de diversas formas. Introducen en el agua nutrientes y material orgánico de las áreas adyacentes y, al pasar la mayor parte del día en el interior del lago, sus heces terminan por alterar la composición química y los niveles de oxígeno.

«En el próximo par de décadas podría haber miles»

Los investigadores advierten, además, de que la población de hipopótamos seguirá creciendo en los próximos años, probablemente de forma «exponencial». «En el próximo par de décadas podría haber miles», ha advertido Shurin en un comunicado.

Por este motivo, ha llamado a tomar medidas. «El estudio sugiere que es urgente decidir qué hacer con ellos. La cuestión es: ¿qué se debería hacer?», ha apuntado el biólogo estadounidense.

Muere ‘Popeye’, sicario de Escobar

El narcotraficante colombiano John Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, antiguo sicario de Pablo Escobar, ha fallecido este jueves de madrugada en el Instituto Nacional Cancerológico de Bogotá, donde estaba siendo atendido por un cáncer de estómago en fase terminal.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) ha informado del fallecimiento en un comunicado en el que ha explicado que ‘Popeye’ se encontraba ingresado desde el 31 de diciembre de 2019.

Vásquez, quien resultó fundamental en la estructura criminal del cártel de Medellín, ha enlazado penas de prisión incluso desde antes de la muerte de Escobar en 1993, por diversos delitos que van desde el terrorismo y el narcotráfico hasta el asesinato.

Después de pasar entre rejas 24 años, salió libre en 2014, pero cuatro años más tarde, en los que tuvo tiempo de adquirir cierta relevancia mediática por el auge del fenómeno Pablo Escobaren medios de comunicación y en la cultura popular, regresó a prisión condenado por extorsión y asociación para delinquir.

La leyenda del regalo del «unicornio» a una de las hijas del capo

Hace unos años, el recién fallecido John Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, contó los que trabajadores de la Hacienda Nápoles adquirieron un caballo blanco de pura raza al que convirtieron en el animal mitológico para cumplir los deseos de Manuela, la hija de 11 años de Escobar, que deseaba un unicornio.

La historia fue desmentida en 2019 Victoria Henao, esposa del narco. «Qué locura. Llegaron a afirmar que Pablo ordenó que le clavaran un cacho en la frente a un caballo blanco y que le pegaran alas con grapas para que pareciera un unicornio. También dijeron que el animal había muerto por la infección que le causaron las heridas. No sé de dónde salió ese cuento atroz, pero lo cierto es que jamás sucedió”, explicó.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.