La preciosa carta de un niño de 7 años a los Bombers de Palma

Los Bombers de Palma son los protagonistas de una preciosa carta publicada por Ángel, un niño de tan solo 7 añitos que responde al nombre de ‘Mi pequeño guerrero’. El pequeño padece una enfermedad rara llamada AME (Atrofia muscular espinal) para la que en estos momentos no existe ningún tratamiento ni investigación tampoco ni ensayos clínicos.

'Mi pequeño guerrero' con sus admirados Bombers de Palma
‘Mi pequeño guerrero’ con sus admirados Bombers de Palma

Según reconoce en su descripción en la red social Facebook, «a medida que vaya creciendo, la poca musculatura que tengo en las piernas, provocará la pérdida de movilidad. En estos momentos he logrado muchos avances, puedo caminar con ayudas técnicas y también utilizo una silla de ruedas cuando me canso. Puedo desenvolverme en mi día a día con bastante normalidad. Todo esto lo he logrado gracias al gran esfuerzo que hace mi familia y a la ayuda de las distintas terapias que recibo». «A esta variante de la enfermedad se la conoce desde hace unos 6/7 años, por lo que no se conoce ningún adulto como para saber con exactitud lo que será de mí», agrega.

Una preciosa carta a los Bombers de Palma

Ángel escribió hace unos días una preciosa carta a los Bombers de Palma. «Hoy os contaré algo. Siempre os he dicho que quiero ser futbolista de mayor, pues ahora también quiero ser bombero para ayudar a las personas como lo han hecho conmigo en esta ocasión«,empieza comentando en su publicación.

«Vivo en un quinto piso y el ascensor ha estado en reparación durante dos semanas. Pues bien, subir hasta un quinto me resulta imposible por el cansancio que me ocasiona y por la imposibilidad de doblar las rodillas con los aparatos. Mis familiares intentaron con todas sus fuerzas hacerlo, pero a mitad de camino sus fuerzas se agotaban. Entre la silla de ruedas, la mochila del colegio, las de las actividades…ya de por sí es complicado, imaginaros sin ascensor«, explica. 

Luego, subraya que «llamamos a los bomberos de Palma, a los que les estoy tremendamente agradecido porque han estado viniendo mañana, tarde y noche para que pueda ir al colegio, a mis fisios y a todas mis actividades con normalidad. Han sido muy agradables con nosotros y desde entonces no dejo de pensar en ellos y en el trabajo tan bonito que hacen».

«Gracias bomberos de Palma por vuestra generosa ayuda. No sé lo que hubiéramos hecho sin vosotros«, zanja.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.