Denuncian el mal estado del campo de fútbol de la AD Penya Arrabal en Palma

Jóvenes de un filial de la Penya Arrabal entrenando
Jóvenes de un filial de la Penya Arrabal entrenando

Un lector de nuestro diario digital nos ha enviado unas fotografías que hablan por ellas mismas. Las instantáneas están tomadas en las instalaciones de la Penya Arrabal, en el Polígon C’an Valero de Palma. En concreto, en el campo anexo. Allí, entrenan y juegan los más pequeños del conjunto de Ciutat. En las imágenes, se pueden observar perfectamente el deterioro de un verde que en determinadas zonas ha sido sustituido y que en otras va camino de desaparecer debido al uso. Además, la superficie no es uniforme.

En Mallorca Confidencial hemos charlado con el fundador del club, Toni Taxa. No en vano, el campo municipal inaugurado en 2014 que gestiona el IME (Institut Municipal d’ Esports) porta su nombre. «Estamos a la espera de que nos cambien el césped. Los responsables de ello ya conocen una situación que, sin duda, pone en riesgo de lesión a nuestros jóvenes futbolistas. Nosotros, por nuestra parte, seguiremos presionando para que sea haga cuanto antes», explicó resignado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del barro al césped sintético 

A principios de la década de los noventa del pasado siglo, el Miquel Nadal se convirtió en el primer campo de Baleares en sustituir la arena por césped artificial. Para la inauguración, se organizó un amistoso entre el RCD Mallorca y su filial, por entonces Mallorca Atlético, que acabó en empate a cinco. Con el paso de los años, el verde sintético fue ganando terreno hasta tal punto de extenderse por toda la comunidad.

El barro, ese gran enemigo de madres y padres en el deporte de antaño, pasó a la historia. La nueva superficie garantizaba una gran capacidad de drenaje sobre un producto limpio e higiénico. Pero, en ocasiones, y sobre todo con el paso del tiempo, la apariencia perfecta del tapete queda puesta, en forma de «calvas», en evidencia.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.