Reabren el caso de las niñas de caso Alcàsser

Un juzgado de Alzira (Valencia) ha emitido una comisión rogatoria internacional para tomar declaración a tripulación y al capitán del ‘City of Plymouth’, el barco en el que en 1993 huyó a Irlanda como polizón Antonio Anglés, presunto autor del triple crimen de Alcàsser, que logró escaparse del buque y desde entonces figura en paradero desconocido.

El juzgado de Alzira que instruyó el caso recibió un informe de la Policía española a raíz de unas declaraciones de la tripulación del barco en un programa de televisión, en el que le hacían constar a la jueza la necesidad de volver a interrogar a estos en relación con la huida del polizón.

Las adolescentes fueron halladas setenta y cinco días después de su desaparición
Las adolescentes fueron halladas setenta y cinco días después de su desaparición

El juzgado pide tomar declaración a tripulación del barco irlandés en el que se fugó Anglés

En este caso, en el que aún sigue activa la requisitoria de búsqueda y caputura de Antonio Anglés, por lo que se debe investigar cualquier indicio o pista que surja, la jueza emitió en noviembre emitió una orden europera de investigación para que tanto Reino Unido como Escocia practiquen estas diligencias de interrogatorio a los testigos miembros de la tripulación, declaraciones que ya se están practicando, según el TSJCV.

La jueza de Alzira ha dirigido la petición a las autoridades del Reino Unido porque es el lugar en el que reside en la actualidad Kenneth Farquharsib Stevens, el capitán del barco del que logró huir Anglés. Esta persona ya fue interrogada por la policía irlandesa en 1993 para tratar de descubrir cómo se pudo producir la fuga, aunque sin lograr ningún esclarecimiento. La versión de los hechos del capitán se incluyó en el sumario, que entonces instruía otro magistrado, pero no se consideró necesario ampliarla.

La entrevista de La Sexta

En una entrevista en el programa ‘Equipo Investigación’ de La Sexta, el capitán detallaba que cuando el 24 de marzo de 1993 la Policía subió al buque, el fugitivo ya no estaba dentro. Primero se le metió en un «cuartucho«, después en un camarote vacío encerrado con llave y con gente «cerca vigilando«, pero escapó en una barca hinchable que debió dejar caer al mar desde siete metros de altura, indicaba el capitán en la entrevista.

Un avión francés localizó al polizón en la barca, tras un mensaje de radio, lo subieron de nuevo a bordo y lo volvieron a meter en el mismo camarote, en el que «atrancaron» ventanas y puerta con tablas. «Era imposible que él abriera la puerta desde dentro», apuntaba el capitán en esa entrevista recogida por Las Provincias. Sin embargo, cuando llegó la Policía tras atracar en Dublín, se había ido. «Alguien tuvo que dejarle salir y haber recolocado la madera. No pudo escapar de ese camarote sin ayuda», indicaba el capitán.

El crimen que conmocionó a toda España

La tarde del viernes 13 de noviembre de 1992, tres adolescentes -Míriam García Iborra, de 14 años, María Deseada Hernández Folch (Desirée), de la misma edad, y Antonia Gómez Rodríguez (Toñi), de 15 años- salieron de sus casas en el municipio valenciano de Alcàsser después de decirles a sus padres que iban a la discoteca Coolor, situada en las afueras del vecino municipio de Picasent, donde se iba a celebrar una fiesta para estudiantes. Para llegar, había que recorrer una carretera que enlaza los dos municipios, que se encuentran separados entre sí por unos dos kilómetros. El último tramo era oscuro y no había viviendas junto a la carretera.

En aquella época, era habitual encontrar en los alrededores de Coolor a jóvenes de las poblaciones cercanas haciendo autoestop, a pesar de que los fines de semana el dueño de la sala fletaba un autobús y alguna furgoneta para transportar a estos clientes.

Antoni Anglés sigue paradero desconocido y Miguel Ricart, su compinche, lleva cinco años en libertad

Aquella noche, las tres jóvenes decidieron desplazarse haciendo autoestop, pero desaparecieron antes de llegar a su destino. Así nacía ‘El caso Alcàsser’, un suceso que traumatizó a toda una generación y del que se dice aún no se han cogido a los verdaderos responsables.

El 27 de enero de 1993, setenta y cinco días después de su desaparición, el apicultor Gabriel Gil encontró los cadáveres semienterrados en una fosa de un paraje conocido como La Romana, próximo al pantano de Tous. El hallazgo de los cuerpos y el posterior conocimiento de las vejaciones a las que fueron sometidas provocaron una profunda conmoción en la sociedad española.

Las chicas fueron violadas y torturadas hasta la muerte por el prófugo Antonio Anglés y su compinche Miguel Ricart, en libertad desde hace cinco años.

La serie de Netflix 

El pasado 14 de junio de 2019, Netflix estrenó la docuserie ‘El caso Alcàsser‘. La producción trata de hacer un análisis actual del caso, con nuevas entrevistas que ahondan en cómo fue la repercusión mediática del mismo, cómo se organizaron los agentes y cómo se celebró aquel juicio cargado de polémica.

La docuserie, dirigida por Elías León Siminiani (‘El caso Asunta‘), contiene imágenes reales de hace 27 años, destacando entrevistas con gente como Manuel Marlasca, Paco Lobatón o Luis Miguel Montero.

Tras la emisión, Fernando García (padre de Miriam) acudió al programa ‘Cuarto Milenio‘ que presenta y dirige cada domingo por la noche Iker Jiménez en Cuatro. García aseguró haber visto físicamente la famosa cinta de vídeo snuff y criticó el contenido de la docuserie.

lnvestigan la aparición de huesos humanos 

La Guardia Civil está investigando la aparición de unos huesos en el lugar donde fueron asesinadas las niñas de Alcàsser (Valencia) en 1992, que ya se ha determinado que son humanos, si bien falta aclarar si pertenecen a Miriam o Desirée puesto que han descartado que sean de Toñi. Los restos fueron hallados a finales del pasado mes de junio por unas personas que habían acudido a visitar el paraje de La Romana, cerca de la presa de Tous, a raíz del estreno de la serie de Netflix.

Los análisis efectuados, tras determinar que se trata de huesos humanos, pero no todavía no pueden determinar si pertenecen o no a las niñas.

La muerte del investigador Juan Ignacio Blanco 

Pocos días después del hallazgo falleció Juan Ignacio Blanco, el periodista y criminólogo que intentó sacar a la luz la “verdad” de las niñas de Alcàsser. El experto en crónica negra saltó a la fama en ‘Esta noche cruzamos el Mississippi’ al hablar de los “auténticos responsables” de los crímenes.

El polémico programa nocturno de Pepe Navarro llegó a invitar a familiares directos y amigos del presunto asesino, Antonio Anglés.

Antes de su muerte, las teorías alternativas de Blanco sobre grabaciones de películas snuff habían regresado a la actualidad gracias a la emisión 27 años después del documental sobre el caso en Netflix.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.