Comercios cerrados en Palma en protesta por los cambios en movilidad

Los comerciantes del centro de Palma han cerrado este jueves durante una hora sus negocios bajo el lema ‘El comerç urbà es traspasa’ en protesta por los cambios en movilidad en la ciudad que está impulsando el Ayuntamiento. Los participantes que se han sumado a la reivindicación, organizada por Afedeco y Pimeco, se han reunido en la plaza del Mercat y, desde allí, se han dirigido al pleno de Cort para hacer públicas las quejas de los comerciantes.

Más de 200 personas, entre miembros del pequeño y mediano comercio, de las patronales y vecinos de la ciudad han recorrido las calles de Palma por esta causa.

Protesta 'El comercio urbano se traspasa' en las calles de Palma
Protesta ‘El comercio urbano se traspasa’ en las calles de Palma (Foto: PIMECO)

Piden aparcamientos disuasorios y mejora del transporte público

El presidente de Afedeco, Antoni Gayà destaca que el Ajuntament de Palma «no debería de empezar la casa por el tejado, sino con los cimientos» con sus políticas de movilidad. En este sentido, ha argumentado que en algunos países europeos se han impulsado las peatonalizaciones, si bien ha sido una incorporación «a lo largo del tiempo», además de contar con «un sistema de transporte impresionante». El transporte de Palma, en cambio, ha criticado que es «precario».

Por ello, Gayà ha propuesto que se promuevan aparcamientoas disuasorios a las afueras dotados con un servicio que los conectara con el centro, permitiendo así que fuera «fácil moverse». Ha considerado que Cort «se ha equivocado» y «no entiende porque no pueden dar marcha atrás» en sus propuestas. «No es lo mismo peatonalizar que cerrar el tráfico, la gente no pasa», ha dicho, avisando de que «se convertirán en calles fantasmas«.

En este punto, ha considerado que lo ocurrido en la calle Velázquez es un precedente, en la cual «tuvieron que cerrar un 70 por ciento de los comercios» y, además, bajó el valor de los inmuebles. «Hoy en día, sin embargo, es peatonal y vuelve a tener vida», ha dicho. Con todo, han pedido que el grupo de gobierno municipal se reúna con las patronales y el sector para dialogar y que «no se decidan estas barbaridades sin consensuar».

Las reivindicaciones por parte de los comerciantes han llegado hasta el pleno del Ajuntament de Palma.